Compartir
Publicidad
Publicidad

Los alucinantes cuadros de Mikalojus Konstantinas Čiurlionis, pinturas más allá del tiempo y el espacio

Los alucinantes cuadros de Mikalojus Konstantinas Čiurlionis, pinturas más allá del tiempo y el espacio
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Pocos periodos en la historia de la pintura han sido tan prolíficos e intensos como la reta final del siglo XIX y los primeros compases del XX. Allá donde hubiera intelligentsia cultural surgían escenas de lo más variopintas, en ocasiones al albur del intenso movimiento nacionalista y rupturista, obnubiladas por el futuro, la tecnología y el progreso.

También en la por aquel entonces lejana y difusa Lituania surgieron mentes pictóricas brillantes. Y ninguna otra fue tan emblemática como la de Mikalojus Konstantinas Čiurlionis, nacido en 1875 y muerto tan pronto como en 1911. Su vida transcurrió siempre en torno a la cultura polaco-lituano de su época, por aquel entonces tan fusionadas como los propios rastros de su historia. Y empezó, de forma paradójica, en la música.

A Čiurlionis se le atribuye sinestesia, un fenómeno de la percepción a través del que algunas personas son capaces de ver la música y oír los colores. Tras pasar su juventud componiendo sonatas y cantatas de todo tipo en polaco (pese a ser lituano y representar un mito cultural del país, no aprendió el idioma hasta la recta final de su vida), Čiurlionis comenzó a relacionarse con el mundo pictórico y artístico.

Fue entonces cuando dejó la música y se volcó en el arte, poco antes de morir ingresado por depresión en 1911. En el corto periodo de tiempo en el que Čiurlionis se dedicó a la pintura exploró los caminos de la historia oral y arcaica de Lituania, de la cultura folk y campestre de su región y los mezcló con profundas reflexiones filosóficas a cuenta de Kant y un amplio abanico de referencias filosóficas.

El resultado fue un catálogo pictórico de lo más interesante, repleto tanto de referencias a los reyes lituanos y a las historias tradicionales del pueblo llano como al universo, al sentido del cosmos y a la divinidad en sus muchas y muy diversas facetas, no sólo la cristiana. Los colores suaves pero vívidos de su paleta y sus formas a ratos oníricas, casi surrealistas y futuristas, colocaron a Čiurlionis rápidamente a la vanguardia del simbolismo.

Su carácter vanguardista se fusionó de forma fantástica con un sentido tradicional del arte lituano, y sus cuadros, post-mortem, se convirtieron en símbolos de la producción intelectual lituana y en orgullo generalizado del país. Esta es una pequeña muestra de sus hitos pictóricos, de obras de arte que, a ratos, parecen transgredir el tiempo y el espacio, ubicadas en un no-lugar donde lanzan preguntas al aire en forma de luz y color.

Cuadro1
Cuadro2
Cuadro4
Cuadro3
Cuadro5
Cuadro6
Cuadro7
Cuadro8
Cuadro9
Cuadro10
Cuadro11
Cuadro12
Cuadro13
Cuadro14
Cuadro15
Cuadro16
Cuadro17
Cuadro18
Cuadro19
Cuadro20
Cuadro21
Cuadro22
Cuadro23
Cuadro24
Cuadro25
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos