Macron ha decidido convertirse en un meme desde que comenzó la guerra. A nivel de imagen, un éxito

Macron ha decidido convertirse en un meme desde que comenzó la guerra. A nivel de imagen, un éxito
19 comentarios

La opinión pública cree cada vez menos en los discursos oficiales. Se trata de ser y no de prometer. En consecuencia, ¿Qué imágenes pueden "desvelar" el modo de ser? Este es el objeto central de la comunicación política. En Francia, el actual presidente de la república, Emmanuel Macron, lo sabe muy bien. Hace unos días, se le veía con una apariencia inspirada en el mandatario ucraniano Volodimir Zelensky, haciendo acto de presencia con unos vaqueros, sudadera militar y barba de varios días. Las fotos corrieron por Francia como la pólvora.

¿Por qué? ¿Quién hay detrás de todo esto? Una fotógrafa llamada Soazig de la Moissonière y una estrategia llamada Behind the scenes que presidentes como Barack Obama aplicaron en sus campañas durante años.

 

Así como Pete Souza siguió e inmortalizó a Barack Obama en la Casa Blanca, Soazig de la Moissonière tiene acceso a los aposentos del Elíseo para retratar a Macron detrás de las bambalinas. Hace unos días, ella misma le hizo unas fotografías en las que Macron aparece en blanco y negro que muchos han comparado con las del presidente Kennedy durante la crisis de los misiles en Cuba. A esta fotógrafa le gusta combinar primeros planos (los ojos o la mano derecha de Macron) con fotos de perfil e imágenes más grandes en las que también se puede ver a los colaboradores cercanos del presidente y un gran cuadro de Pierre Soulages.

 

Las similitudes son sorprendentes. En su columna "El ojo de Salhia Brakhlia", un diario de la BFMTV se interesó por la obra de Soazig de La Moissonnière, quien en particular realizó el retrato oficial de Emmanuel Macron. La joven de 36 años sigue al inquilino del Elíseo en todos sus viajes y apariciones públicas. Lo que destacaba Salhia Brakhlia es que a diferencia de las fotos de François Hollande hechas públicas, las de Emmanuel Macron lo muestran en sus "momentos privados". Una práctica similar a la de Pete Souza, el fotógrafo oficial de Barack Obama.

 

 

 

De hecho, más ejemplos de clichés hablan por sí solos: como la exinquilina de la Casa Blanca, la compañera de Brigitte Macron fue fotografiada de espaldas frente a una ventana, como Barack Obama, también fue fotografiado en su oficina trabajando.

Sin embargo, como ocurre con la mayoría de estos retratos, aquí hay mucho simbolismo si sabes dónde buscar. Para Macron, un centrista radical autoproclamado de 39 años y exbanquero de inversiones que obtuvo una victoria aplastante en las elecciones presidenciales y parlamentarias, el retrato es una oportunidad para enviar algunos mensajes sutiles sobre el tipo de líder que será.

 

 

Una estrategia electoral

Soazig de La Moissonnière no duda en publicar sus fotos en su cuenta de Twitter e Instagram. Durante el mandato de cinco años de François Hollande, solo las fotos tomadas durante las actuaciones oficiales se publicaron en las redes sociales, según explicaba Stéphane Ruet, el exgerente de imagen del Eliseo. Según el entorno Macron citado por el periódico BFMTV, Soazig de La Moissonnière "lo conoce muy bien. Es en quien más confía. Conoce las emociones de Emmanuel Macron".

Es una de las primeras compañeras del presidente. Ya la campaña de 2017 de Emmanuel Macron estuvo muy inspirada en los años de Obama. Y desde 2016, Soazig de la Moissonnière ha revelado algunos secretos de su trabajo en el seno del poder, capturando la vida de Macron en el Elíseo, en el Falcon presidencial o bebiendo una pinta de cerveza en Bruselas.

 

Habitualmente muy comedida, Soazig de la Moissonnière participó en el juego de preguntas y respuestas a través de las historias de Instagram. "¿Cómo son sus relaciones con el presidente: jefe-empleado o es más cool genero Jacques Chirac?" preguntaba un suscriptor. La respuesta: "Él me conoce, lo veo como tú. Nos llevamos bien".

A los 38 años, la empleada de la presidencia admitía que su trabajo "no siempre es fácil" sino "desafiante". Afortunadamente, los resultados son sobre todo muy positivos. "Es una experiencia infernal. Recibo muchos encuentros, viajes, intercambios, alegrías, dolores. Y siempre las ganas de renovarme", aseguraba.

Para las imágenes en Instagram, Soazig de la Moissonnière esbozó cuál podría ser el estilo de la campaña 2022: la campaña "detrás de escena". Esta lógica se remonta a los años de Kennedy. El verdadero innovador fue entonces Jacques Lowe con JFK. Pete Souza aplicó con éxito el método con Ronald Reagan. La lógica: el ser humano detrás de la función y el backstage detrás del escenario oficial.

 

La opinión pública cree cada vez menos en los discursos oficiales. Se trata de ser y no de prometer. Por el momento en Francia, esta lógica todavía no está muy presente. En TikTok, Eric Zemmour se compromete con esta evolución con éxito: bolos, fútbol... son extractos que hacen simpático al candidato y son objeto de audiencias muy fuertes.

Para Obama, la cultura "detrás de la escena" se había convertido en una forma de comunicación por derecho propio, hasta el punto de convertirse incluso en el título de un breve video semanal oficial. ¿Se ha convertido ya en un patrón presidencial para las elecciones de la nueva década?

 

 

Temas
Inicio