Compartir
Publicidad

Por qué Kobe Bryant ha sido el mejor jugador de la NBA después de Michael Jordan

Por qué Kobe Bryant ha sido el mejor jugador de la NBA después de Michael Jordan
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Anoche, Kobe Bryant anunciaba su retirada del baloncesto al final de esta temporada de la NBA. Esta decisión llevaba sobrevolando al jugador de Los Angeles Lakers desde hace prácticamente dos años, cuando encadenó graves lesiones en el talón de Aquiles y en las rodillas que le hicieron perderse buena parte de ambas temporadas. En esta 2015/16, Bryant parece estar recuperado en lo físico, pero él mismo ha reconocido varias veces que su juego "apesta", y la mala racha de los Lakers tampoco ayuda a su motivación por seguir.

Así que, en cuanto llegue abril, The Black Mamba colgará las botas, y lo hará con cinco anillos de campéon, un premio MVP y dos MVPs de las Finales, 17 participaciones en el All-Star, como el jugador que ha estado más temporadas en una misma franquicia (20, toda su carrera), el tercer máximo anotador en la historia de la NBA y el máximo anotador de la historia de los Lakers. Pero lo mejor para comprobar el legado de Bryant es verlo en acción.

El rookie más joven

Kobe Bryant, drafteado directamente desde el instituto, fue, con 18 años y 72 días, el más joven en debutar en la NBA, en la temporada 1996/97. Jermaine O'Neal y Andrew Bynum superaron después ese récord, pero su impresionante físico y su admiración por Michael Jordan quedaron muy claros en su año de novato. En 1997 ganó también el concurso de mates del All-Star.

El primer All-Star

En 1997/98, y con 19 años, Bryant estableció otro récord, el de ser el titular más joven del All-Star. Empezó a ganar más relevancia en unos Lakers en los aún jugaba Nick Van Exel, y se quedó muy cerca de ser nombrado Sexto Hombre del Año.

El lockout

Sólo se disputaron 50 partidos en la campaña 1998/99 por culpa de las negociaciones para renovar el contrato de los jugadores con sus equipos y el lockout consiguiente, pero Kobe Bryant ya era uno de los mejores escoltas de la Liga. Aunque los Lakers no tuvieran todavía demasiada suerte en los Playoffs.

Jackson-Kobe-Shaq

En 1999 llegan a Los Ángeles Phil Jackson, desde el banquillo, y Shaquille O'Neal para dominar la zona. La unión de esos dos hombres con Bryant llevó a los Lakers al primero de sus tres anillos seguidos de principios de los 2000, y empezó a construir también la leyenda del escolta en los Playoffs. El séptimo partido de la final de conferencia contra Portland Trail Blazers dejó claro no sólo que Kobe podía asumir la responsabilidad en su equipo, sino que sabía también cuándo pasar el balón, como en el alley-oop a O'Neal que sellaba la victoria angelina.

El anotador voraz

En toda su carrera, Bryant ha sumado hasta el momento 121 partidos anotando 40 puntos o más, incluyendo el del vídeo contra los Raptors de Vince Carter, en la temporada 2000/01, o los 45 que les endosó a los Spurs en el primer encuentro de la final de conferencia Oeste de aquella misma campaña. Comenzaban a verse grietas en su sociedad con Shaq, pero los Lakers no se veían aún afectados por ello.

Clutch player

Un clutch player es un jugador en el que se puede confiar para que sea decisivo en los minutos finales de partidos muy apretados, alguien que mantenga la cabeza fría para anotar las canastas que dan la victoria a su equipo. En los Playoffs de 2001/02 (los de la épica final de conferencia contra Sacramento Kings), Bryant fue ese jugador. También terminó siendo el más joven en ganar tres campeonatos, con 23 años.

Rachas de récord

A principios de 2003, Bryant encadenó una racha de nueve partidos consecutivos sumando 40 o más puntos, incluyendo 52 contra los Rockets, y acabó la temporada con una media de más de 30 puntos. No sólo anotaba, sino que también estaba siempre en las listas de los mejores defensores de la NBA, pero su primera época dorada con los Lakers estaba llegando a su fin.

El año de la vergüenza

La temporada 2003/04 quedó marcada para Bryant por su arresto, antes de que el balón echara a rodar, acusado de violar a una camarera de un hotel en Colorado. El caso acabó en un acuerdo fuera de los tribunales, pero la reputación del escolta se vio seriamente dañada, perdiendo hasta su contrato de patrocinio con Adidas. En lo deportivo, los Lakers galácticos de Kobe, Shaq, Karl Malone y Gary Payton cayeron en las Finales ante los Pistons.

Kobe contra todos

Kobe

Mediados de la década de los 2000 fue un periodo complicado para los Lakers y para Bryant. O'Neal se fue traspadado a Miami Heat (donde ganaría su cuarto anillo en 2006) y Kobe se quedó solo como la gran estrella de Los Ángeles. Pero parecía estar más pendiente de responder a las críticas de Phil Jackson desde su libro 'The last season', donde lo llamaba "inentrenable", que en aplicarse en la cancha. Ni siquiera logró entrar en el equipo ideal defensivo del año.

Los 81 puntos

El récord de puntos en un partido en la NBA lo tiene Wilt Chamberlain, con 100, en 1962. El único que se ha acercado de verdad a esa marca fue Bryant. en 2006, cuando endosó 81 puntos a Toronto Raptors. Un mes antes había sumado 62 en tres cuartos contra los Mavericks, que en aquel momento del partido llevaban, en conjunto, 61 puntos.

El nacimiento del 24

Alleyoop

La temporada 2006/07 trajo algunas novedades para Kobe. Se cambió el dorsal del 8 al 24, buscando empezar una nueva etapa, pero en los deportivo, no había demasiados cambios en los Lakers. Llegaban a los Playoffs, pero hacían poca cosa allí, y el escolta se dedicaba a acaparar casi todo el juego ofensivo del equipo. Llegó anotar 65 puntos contra los Blazers y a ganar su segundo MVP del All-Star, pero no estaba contento y hasta pidió que, o la directiva cambiaba el rumbo de la franquicia, o él pediría ser traspasado.

¡MVP! ¡MVP!

Curiosamente, Kobe Bryant sólo ganó un MVP de la temporada en toda su carrera, en 2008. Aquella campaña vio la llegada de Pau Gasol a los Lakers, en febrero, y el inicio de una nueva era dorada para el equipo, otra vez con Phil Jackson en el banquillo y con Lamar Odom y Derek Fisher como los otros pilares fundamentales de su juego. Aunque perdieron las Finales contra los Celtics, no era más que el principio para aquellos Lakers renovados.

El cuarto anillo

Orlando Magic serían las víctimas del hambre de los angelinos por resarcirse de la derrota contra Boston del año anterior, y de las ganas de Bryant por engrandecer su estatura en los Playoffs. Su cuarto campeonato llegaría después de que promediara 32,4 puntos y 7,4 asistencias, siendo el primero jugador que lograba esas cifras en unas Finales desde Jerry West en 1969. Y gracias a la sociedad que formó enseguida con Gasol.

El mejor Laker

Ese mate en un partido contra Memphis Grizzlies, en febrero de 2010, garantizaba a Bryant un puesto en la historia de la NBA al superar a Jerry West como máximo anotador en la historia de los Lakers. No sería su única alegría en aquella temporada 2009/10, porque en junio conquistaría su quinto anillo, además, rompiendo una de las "maldiciones" más enraizadas en la trayectoria de la franquicia: ganando por primera vez a los Celtics en el séptimo y último partido de las Finales.

Un All-Star de elite

En los últimos años de su carrera, Kobe Bryant ya no conseguiría llevar de nuevo a los Lakers tan lejos como antes, pero empezaría a superar una marca histórica tras otra. Por ejemplo, en 2011 igualó el récord de Bob Pettit de MVPs del All-Star, con cuatro, y acabó la campaña como el sexto máximo anotador en la historia de la NBA. Otras estrellas, como LeBron James y Kevin Durant, estaban eclipsando definitivamente la suya.

De Dwight Howard al final

Triple

La campaña 2011/12 empezó, de algún modo, el declive de la Black Mamba, aunque todavía siguió encadenando exhibiciones anotadoras. Pero el resto del equipo ya no estaba a la altura, ni siquiera en el breve, y accidentado, paso de Dwight Howard por los Lakers, y la marcha de Gasol a Chicago certificó el inicio del proceso de reconstrucción en el que la franquicia está sumida actualmente. Cambios de entrenador, la muerte de Jim Buss (legendario propietario del equipo), los problemas físicos y los malos resultados deportivos han terminado haciendo mella en Bryant, al que ahora deberán suceder jóvenes Lakers como Julius Randle, Jordan Clarkson o D'Angelo Russell.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio