Compartir
Publicidad
Publicidad

Solidaridad: la palabra que ha definido a los mexicanos tras el terremoto más devastador en 30 años

Solidaridad: la palabra que ha definido a los mexicanos tras el terremoto más devastador en 30 años
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

México vivió ayer uno de los terremotos más devastadores de su historia reciente, uno que, por intensidad y grado de destrucción humana y material, sólo se compara al gravísimo seísmo que sacudió el país en 1985. Las consecuencias del temblor se hicieron notar en Puebla y en Ciudad de México, la populosa capital del país.

Y si bien el grado de devastación fue alto, con una treintena de edificios derruidos en el centro de la megalópolis y con alrededor de doscientas víctimas mortales, la respuesta del pueblo mexicano a la catástrofe, su solemnidad y solidaridad en momentos de absoluta desesperación, fueron un ejemplo del orgullo de México y de su capacidad para multiplicarse en tareas de ayuda. Un pequeño punto de luz en un día repleto de oscuridad.

Equipos de ciudadanos espontáneos desbrozando escombros con un pico y con una pala, personas que deciden señalizar el tráfico, llamadas a la apertura de las contraseñas WiFi en todos los puntos de la ciudad, reparto de víveres, cadenas humanas, apertura de albergues públicos o privados, hoteles ofreciendo noches gratis, médicos y veterinarios acudiendo al lugar de los hechos, arquitectos evaluando daños desde Twitter o Facebook.

Todo se sumó para configurar una respuesta fantástica e histórica a un terremoto de proporciones trágicas y que paralizó la capital mexicana durante largas horas del día de ayer. Esta es sólo una muestra recopilatorio del otro lado del temblor: el lado en el que la gente se sobrepuso a la adversidad y optó por ayudar y echar una mano para levantar Ciudad de México de nuevo.

Cadenas humanas para ayudar en la recogida de escombros

Personas vigilando el tráfico en ausencia de semáforos

Mapeos de Ciudad de México en tiempo real para tener información inmediata de los daños

A través de OpenStreetMap, como contamos en su momento, diversos ciudadanos anónimos pueden subir a la plataforma actualizaciones del estado de al ciudad tras situaciones de catástrofes. La idea es actualizar el mapa de la región afectada de la forma más rápida posible, ofreciendo a las autoridades y a la ciudadanía herramientas para lidiar mejor con sus consecuencias. Y ayer en México funcionó.

#RevisaMiGrieta: el hashtag impulsado por arquitectos para evaluar riesgos en las casas

De forma orgánica, diversos expertos en estructuras, daños arquitectónicos e ingeniería se pusieron a disposición de los afectados para evaluar los daños causados a su vivienda. El objetivo era instruir sobre los peligros de mantenerse en el edificio o no y posibles soluciones a tomar. Cuentas como @foonts (con un hilo que acumula centenares de respuestas y 5.000 retuits) o @taboada_mx se pasaron la noche ayudando.

La iniciativa derivó en #RevisaMiDieta, un hashtag de Twitter que permitió a muchas personas enviar fotografías de los daños de sus casas a expertos arquitectos para saber si estaban en peligro o no.

Gente repartiendo comida, agua y otros productos de necesidad en plena madrugada, en moto

Listados de veterinarios que trataron y seguirán tratando a mascotas heridas gratuitamente

Telmex y AT&T liberaron sus redes y sus conexiones WiFi para que pudieran ser usadas por todos

La compañía de Carlos Slim decidió liberar más de 5.500 puntos WiFi en las zonas afectadas por la catástrofe. La idea es que todas las personas pudieran contactar con sus seres queridos, realizar llamadas de emergencia o notificar en las redes sociales que se encontraban a salvo. AT&T y Telcel hicieron lo propio. Por Twitter se repartieron códigos para acceder a las redes.

Diversos hoteles y alojamientos se lanzaron a ofrecer noches gratuitas a los afectados por el temblor

Y hasta propietarios de ¡grúas! se ofrecieron a utilizarla allá donde fuera necesaria

En concreto, @chingoncini, que puso a disposición de los servicios de rescate dos gigantescas grúa de 15 metros y 7 toneladas para ser utilizadas en cualquier punto afectado por al catástrofe. El llamado se extendió rápidamente por Twitter y los retuits se dispararon hasta los 27.000.

El "canta y no llores" a capela en medio de la incertidumbre de la noche

Y el "Cielito lindo", porque nada une a un país como la tragedia

Auténticas marabuntas de ciudadanos anónimos y servicios de emergencia

La estampa en muchos rincones de Ciudad de México se parecía mucho a esta grabada y difundida por @osmar_islas: un estruendoso jaleo de personas amontonadas sobre los escombros de un edificio pasándose cubos, palas, gritando, intentando evacuar a quien pudiera quedar debajo de los restos y salvar el mayor número de personas posibles. Una aglomeración emocionante.

Una respuesta incesante, que no se detuvo frente a nada

Un vistazo desde el aire: tanto de la destrucción como del empeño de los mexicanos por combatirla

Sismomex: una página espontánea y colaborativa para echar una mano a todos

Un voluntariado digital en el que se añadieron centros de acopio, objetos necesitados en los lugares de rescate, listado de personas desaparecidas que los familiares aún estaban buscando y mapas que sirvieran para hacerse una idea de la situación sobre el terreno. Sismomex habilitó información sobre diversas ciudades, no sólo sobre la capital, y permitió centralizar la deslavazada información de las redes sociales.

Simplemente México

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos