Compartir
Publicidad

Stephen Hawking está en realidad muerto y lo han sustituido por un robot (o al menos eso dice la gente)

Stephen Hawking está en realidad muerto y lo han sustituido por un robot (o al menos eso dice la gente)
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Stephen Hawking es, sin lugar a dudas, el científico vivo más conocido a nivel internacional. No solo se trata de una de las mentes más reconocidas del mundo, sino que tiene una historia de superación realmente extraordinaria: la que le ha permitido estar en primera línea de la física contemporánea mientras luchaba, durante 55 años, con la esclerosis lateral amiotrófica.

Y, sin embargo, es también una de las personas sobre la que hay más teorías y conspiraciones corriendo por Internet. La que más éxito tiene nos explica que Hawking murió en 1985 y fue sustituido por otra cosa. Algunos sugieren que un doble, otros que un robot. Y, lo peor de todo, es que sea como sea, puede que estén en lo cierto, porque ¿a quién vais a creer a vuestros propios ojos o a un tipo al que "no se le escapa una" en Internet?

Demasiadas coincidencias en la casa de los Hawking

Hawking1

Stephen Hawking fue diagnosticado de ELA con 21 años, en 1963. En aquel momento, los médicos le dieron dos años de vida. No era una cifra disparatada. En 2011, la supervivencia media a la esclerosis lateral amiotrófica en España estaba en los 5 años.

Y, sin embargo, Hawking acaba de cumplir 75 años. Y, claro, hay gente a la que no se le puede engañar: es más que evidente que lo reemplazaron. Miles Mathis, famoso teórico de la conspiración y el padre de esta teoría, se basa en dos cosas: lo sospechoso de la larguísima vida de Hawking y en el análisis de las fotografías.

Es decir, para Mathis hay dos Hawkings: el verdadero (que vivió hasta los 80) tenía la cara alargada, el cuello flaco y el pelo oscuro. El segundo es rubio, tiene mofletes y, conforme pasa el tiempo, tiene la cara cada vez más redonda.

Hawking6

Revisando el registro fotográfico, Mathis ve claro que, a principios de los años 80, Hawking tuvo que morir inesperadamente. Ante esto, y "siendo muy conscientes de su proyección internacional", se buscó a un personaje parecido y se le sustituyó sin que nadie se diera cuenta. Los más que evidentes cambios morfológicos se achacaron, sencillamente, al avance de la enfermedad.

Mathis no da muchos más datos y es realmente una pena. Pero a poco que se ponga uno a investigar se da cuenta de que todo ocurrió en Suiza a mediados de 1985. Fue entonces cuando, en una visita al CERN , Hawking cogió una pulmonía. Llegó a estar tan enfermo que el equipo médico planteó a su mujer si era el momento de dejar de darle asistencia médica.

No se sabe bien qué ocurrió en aquellas semanas, pero la mujer rechazó esa idea y decidió que siguieran tratándolo. Aquí empiezan las coincidencias: aunque el NHS, el sistema sanitario inglés, se ofreció a cubrir los gastos médicos, la familia se puso en manos de una fundación norteamericana que costeó todos los gastos del físico inglés.

En este momento ocurren tres cosas: Hawking comienza a usar el sintetizador de voz por el que es mundialmente reconocido, rompe con su familia de siempre y cambia radicalmente su perfil para comenzar a estar mucho más activo en el debate público internacional.

Los tres cambios del nuevo Hawking

En 1986, Walter Woltosz, el CEO de Words Plus, cedió "Equalizer" a Hawking. Equalizer era un software que, mediante bancos de palabras grabadas, permitía comunicarse a los pacientes con ELA. Esto sacó del aislamiento a Hawking (que durante los 70 ya solo se relacionaba con su círculo cercano) y comenzó a hacer apariciones públicas muy a menudo.

Hawkingcompared

En 1988, publicó "Una breve historia del tiempo", el libro de divulgación que lo convirtió en una estrella internacional y que lo situó a la cabeza de los grandes intelectuales anglosajones de esa época (junto con Dawkins, Dennet y algunos más).

Para acabar, en febrero de 1990, Hawking dejó a su mujer y se fue a vivir con Elaine Mason, una de las enfermeras que la misteriosa Fundación norteamericana había contratado. El físico contraería matrimonio con ella en 1995.

Para Mathis y el resto de sus seguidores, todo esto es demasiado sospechoso. ¿No es posible que todos estos cambios se deban a una operación orquestada para usar la imagen pública del físico inglés en pos de una agenda política determinada? ¿No está claro que es un doble o, casi mejor, un animatronic controlado por ciertos poderes fácticos cientifistas?

Al fin y al cabo, hoy por hoy, Hawking sigue haciendo comentarios políticos cada vez que puede: contra la inteligencia artificial, contra la búsqueda de vida extraterrestre o contra líderes como Donald Trump. ¿No suena todo demasiado parecido a una conspiración de la élite progresista internacional?

La verdad oculta de Stephen Hawking

sdfsdf

No deja de ser curioso que todas estas teorías alocadas en torno a Stephen Hawking surgieran tras la defensa que el físico inglés hizo del CERN justo cuando la campaña en su contra era más intensa. Recuerden que, según decían muchos colectivos, los científicos allí reunidos iban a destruir el mundo.

Hace unos días hablábamos del caso de Avril Lavigne y de cómo había mucha gente aburriéndose en Internet. Pero conforme nos acercamos al oscuro mundo de las conspiraciones en Internet nos damos cuenta de que no se trata solamente de un hobby o un pasatiempo: son una herramienta fundamental de la batalla ideológica y política internacional.

La idea de que Hawking es un robot cascarrabias es muy potente y, aunque parezca mentira, contribuye a que en ciertos círculos la imagen de la ciencia se vea comprometida. Donde unos vemos un tipo excepcional en muchos sentidos, otros ven solo una forma de manipularlos. Y gota a gota, se abren espacios resistentes a la ciencia. Algo que, por otro lado, no nos debe sorprender.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos