Compartir
Publicidad

Media Internet se rio de Sean O'Brien por bailar... Y la otra media le organizó una fiesta con famosos

Media Internet se rio de Sean O'Brien por bailar... Y la otra media le organizó una fiesta con famosos
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sean O'Brien tiene 46 años, es de Liverpool, trabaja en el sector financiero, es obeso y le gusta bailar. El foro 4Chan decidió ridiculizarle online hasta que la escritora Cassandra Fairbanks dijo basta. Fairbanks pidió ayuda a Twitter para encontrar a este #DancingMan y darle una fiesta inolvidable.

¿El resultado? Este fin de semana O'Brien ha estado en Hollywood por primera vez, disfrutando de una fiesta de categoría, con Moby de DJ, Andrew WK y Ellie Goulding actuando para él, Pharrell Williams felicitándole por vídeo... Y O'Brien bailando con la misma libertad que nos merecemos tú o yo.

¿Cuándo empezó todo?

En febrero, algún cabeza de chorlito de los muchos que habitan 4Chan -un foro que casi nunca sale en titulares por algo bueno-, subió un par de fotos de O'Brien bailando en un concierto. "Vimos a este espécimen intentando bailar la semana pasada. Dejó de hacerlo cuando nos vio riéndonos de él". El post tenía una intención clara: que el resto de espectadores online siguiese riéndose de O'Brien.

Las imágenes saltaron a principios de marzo a Imgur, una de las principales comunidades de imágenes de Internet, alimentada principalmente por los cerca de 170 millones de visitantes de Reddit. Tanto Reddit como algunos usuarios de 4Chan afearon la conducta del anónimo posteador. Casi al mismo tiempo, el tema saltó a Twitter, con un mensaje claro: meterse con alguien por su físico o su destreza está feo.

"Encontrad al bailarín"

Desde Twitter, la escritora y activista Cassandra Fairbanks inició una campaña para encontrar a O'Brien, rebautizado como #DancingMan. Miles de mujeres se unieron bajo el hashtag #FindDancingMan ("Encontrad al bailarín") y Fairbanks pudo localizar a O'Brien ese mismo fin de semana. O'Brien aceptó la propuesta con una cuenta de Twitter ex profeso: @Dancingmandfound.

Y no fue el único que quiso sumarse a una fiesta concebida como respuesta al acoso y al insulto, cibernético o no: Pharrel Williams también quiso aportar su granito de arena:

El siguiente paso fue una campaña de crowdfunding que recaudó el doble de lo previsto, algo más de 40.000 dólares, para que O'Brien tuviese su propia fiesta en Los Angeles.

La fiesta de su vida, por una buena causa

O'Brien ha tenido un fin de semana de cuento de hadas, con un mensaje claro: nadie tiene que avergonzarse de su físico, ni mucho menos permitir que otros le hagan sentirse así. Entre visitas a programas de televisión o realizar el lanzamiento de honor en un partido de béisbol de Los Angeles Dodgers, O'Brien se aclimató pronto la fiesta tuvo lugar en el Avalon, uno de los clubes más míticos de Los Angeles, con el artista Moby a los platos y con uno de los mayores fiesteros del mundo como compañero de correrías: el cantante Andrew WK.

Pharrel Williams no pudo acudir, pero mandó todo su apoyo a O'Brien por videoconferencia. Que tampoco pasaba nada: la fiesta tuvo más de 1.000 asistentes, y no sólo sirvió para que O'Brien y sus mil nuevos mejores amigos se lo pasasen en grande...

...También para recaudar fondos en la lucha contra el ciberacoso y el bodyshaming, una técnica de los abusones que cualquiera que haya tenido un par de kilos de más en el colegio conoce en primera persona. O'Brien, Fairbanks y todos los que han contribuido a la fiesta de #DancingMan han demostrado algo precioso, que muchas veces olvidamos con el cinismo que usamos a modo de coraza en las redes sociales. O, como declaraba un sobrecogido O'Brien antes de la fiesta: "Siempre habrá maldad en el mundo, pero los buenos son muchos más" .

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio