Compartir
Publicidad

Los hitos de la Historia de la ropa interior (desde Tutankamon a Nadal en calzoncillos)

Los hitos de la Historia de la ropa interior (desde Tutankamon a Nadal en calzoncillos)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde sus inicios, el ser humano ha sido capaz de adaptarse a distintos climas y situaciones diferentes de forma mucho más rápida y eficaz que la mayoría de los animales. Una de las formas que ha tenido de adaptarse a las distintas condiciones climáticas ha sido a través del vestido, que nació como una necesidad para protegerse del frío. Poco a poco, el hecho de vestirse fue convirtiéndose también en una forma de distinción social y personal que identificaba a una sociedad concreta y al individuo dentro de la misma.

La evolución del vestido a través de los años ha ido de la mano de la industria y de la moda, y esto también ha incluido el nicho de la ropa interior. Desde las antiguas calzas egipcias hasta el estilo cool y americano de la última colección de Tommy Hilfiger protagonizada por nuestro tenista Rafa Nadal, la ropa interior ha evolucionado junto con nosotros.

Tommy Hilfiger

Tutankamón fue el poseedor de los primeros calzoncillos

Tutankamon Howard Carter examinando la momia del faraón Tutankamón

No sabemos a ciencia cierta si fueron los primeros calzoncillos que se utilizaron, pero sí que son los más antiguos de los que tenemos noticia. Cuando Howard Carter encontró la tumba del faraón más famoso de Egipto, poco imaginaba que este hecho iba a suponer también un hito para la Historia de la Moda.

Y es que la momia de Tutankamón, datada en el siglo XIV a. C., es el resto arqueológico más antiguo del que disponemos si hablamos de ropa interior masculina. Entre el ajuar funerario del faraón se encontraron una especie de pañales de lino que se colocaban bajo la túnica. Además de una función higiénica y de protección, también tenían un significado social: en el Antiguo Egipto la figura masculina era mucho más importante que la femenina, por lo que los hombres (también las mujeres favoritas de la corte y algunas prostitutas de alto standing) eran los únicos que podían portar ropa interior.

Los pañales de los gladiadores romanos

Gladiadores Mosaico Zliten procedente de Libia (ca. S.II d.C.)

La época dorada del Imperio Romano fue el momento en el que el uso de la ropa interior se generalizó entre los hombres, que bajo su túnica llevaban una especie de pañales llamados subligaculum con fines higiénicos. Estos pañales eran una evolución de los antiguos perizoma etruscos, únicamente destinados a los hombres.

El subligaculum se puso de moda gracias a los gladiadores del circo romano, que los lucían bajo sus túnicas en el momento del combate. Esta prenda cubría y protegía sus genitales.

¿Por qué la ropa interior es tradicionalmente blanca?

TommyHilfiger

Si pensamos en un artículo de ropa interior es muy probable que lo primero que se nos venga a la mente sea un slip o unas braguitas blancas. ¿Por qué lo asociamos siempre con este color, sobre todo cuando pensamos en ropa interior más funcional?

En la Antigüedad, cuando comienzan a aparecer las primeras prendas de ropa interior, estas estaban generalmente fabricadas en lino blanco. Este era un material al alcance de todo el mundo y que además podía ser hervido por motivos de higiene. Hervir la ropa blanca es una costumbre que ha llegado hasta nuestros días para blanquearla.

Edad Media: las mujeres solo con camisa y calzas

EdadMedia Imágenes medievales: los hombres llevan calzones, las mujeres solo túnica y calzas

Durante la Edad Media, sobre todo después de la Guerra de los Cien Años y de la epidemia de peste negra (siglo XIV d.C.) comenzó a desarrollarse una cierta industria textil. Esta estaba orientada a la higiene en el caso de la población de a pie, y al lujo, con tejidos más ricos y adornados, en el caso de las clases altas.

Sin embargo, podemos decir que las mujeres no disponían de un conjunto de ropa interior completo. Mientras el uso de los calzones estaba muy extendido entre la población masculina, las mujeres solamente se cubrían con una camisa o túnica larga (también utilizada por los hombres) sobre la que se colocaba el vestido, y unas calzas que llegaban solo hasta la altura de la rodilla. La ropa interior todavía favorecía a los varones frente a las féminas.

En el Renacimiento ya se mostraba la ropa interior

Renacimiento Retrato de Margarita de Angulema, por Jean Clouet

No de la forma en que lo han hecho los jóvenes a finales del siglo XX, mostrando gran parte de los calzoncillos, pero sí a través de rendijas y aberturas que se practicaban en la ropa. Estos "cortes" en las prendas se denominaban stratagli o "acuchillado" y dejaban ver la camisa blanca que se vestía por debajo de las prendas de vivos colores, creando bonitos contrastes.

El "acuchillado" fue introducido en la Italia del Cinquecento a través de los lanzichenecchi o "servidores de la tierra": una tropa de soldados de origen alemán, conocidos por su bravura, su gran adiestramiento técnico e identificados por su característica forma de vestir. Del ejército, la tendencia del "acuchillado" pasó a las altas esferas italianas, que en ese momento marcaban la moda europea, y de allí al resto de países.

Y llegó el corsé: ¿moda o maldición para las mujeres?

Corset

La Edad Moderna dio a luz una de las prendas de ropa más representativas del género femenino: el corsé. Anudado primero en la zona delantera y más tarde en la espalda, el corsé se utilizaba para crear una figura de volúmenes más femeninos, comprimiendo la zona del vientre y acentuando el pecho, que sobre salía por encima de la parte superior.

¿Quién no ha escuchado la frase "para presumir hay que sufrir"? Pues podemos identificarla perfectamente con el uso del corsé. No fueron pocas las mujeres que sufrieron dolores e incluso deformaciones en la espalda por el uso del mismo. Incluso algunas de ellas llegaban a desmayarse por llevarlo demasiado ajustado para destacar más su fina cintura. ¿Sometimiento femenino o gran hit de la moda?

De la necesidad a la seducción

Underwear

Si bien la ropa interior nació de la necesidad de protegernos frente a las inclemencias del tiempo, con el paso de los siglos la lencería ha cobrado un sentido totalmente distinto. Hemos pasado de usar los tejidos más simples y de los diseños más sencillos a convertir la ropa interior en un arma de seducción, tanto en el caso femenino como en el masculino.

La ropa interior ya no solo cubre una necesidad, sino que su elección revela nuestra personalidad y la adaptamos a las distintas situaciones de nuestro día a día. Ropa interior técnica para hacer deporte, sencilla para trabajar o adornada con strass y bordados para seducir. El reciente éxito de novelas pseudo-eróticas como 50 sombras de Grey han revivido el gusto por otro tipo de materiales como el látex o el cuero, que son capaces de avivar el deseo en nuestras parejas.

Seguimos teniendo la necesidad de cubrirnos, pero ahora lo hacemos con estilo.

Del armario a la pasarela: la ropa interior sale a la calle

Corset

Aunque la ropa interior fue durante mucho tiempo un tema tabú, algo de lo que no se hablaba y solo se veía en la intimidad del domicilio de cada persona, las cosas han cambiado mucho desde finales del siglo XX. El diseñador gibraltareño John Galliano fue el primero en sacar la lencería del armario y subirla a la pasarela, creando una colección de vestidos de noche de alta costura solamente con ropa interior. Con él, el corsé y los ligueros salían a la calle, y lo hicieron para quedarse.

Christian Lacroix lo había hecho en los años 80, pero no de una forma tan explícita. La llegada a la moda de la calle de los corsés y la lencería entraban en estrecho contacto con el momento de empoderamiento de las mujeres en Europa y Estados Unidos. Y, como siempre, la moda fue un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos.

¿Qué se esconde debajo del velo?

Underwear

En los países de Oriente Medio es muy normal ver a las mujeres cubiertas con velos de la cabeza a los pies, y podemos pensar erróneamente que, dado que su vestimenta no trasciende al exterior, no es cuidada por las mujeres. Nada más lejos de la realidad: la mayoría de las mujeres que usan velo llevan bajo él preciosos vestidos y modernos conjuntos de ropa interior.

En Irán, las tiendas de lencería que se encuentran en los centros comerciales tienen su entrada vetada a los hombres: solo las mujeres pueden acceder, y las dependientas son siempre del género femenino. Una vez dentro podemos observar una grandísima variedad de conjuntos de ropa interior muy sexys, fabricados en distintos materiales y ricamente decorados. En los bazares la cosa cambia: la ropa interior se vende en plena calle y los vendedores suelen ser hombres.

Celebra el Underwear Day a lo grande

TommyHilfiger

¿Sabías que existe un "día de la ropa interior"? Pues sí: el Underwear Day se celebra el 5 de agosto de cada año desde 2003. La festividad fue creada por la tienda de lencería on-line Freshpair como un día para lucir las mejores galas de lencería, y cada año reúne en Nueva York a cientos de personas deseosos de mostrar al mundo lo que ocultan sus vaqueros y camisetas.

Cada año intentan batir el récord Guinness de mayor número de personas congregadas en ropa interior, aunque todavía no lo han logrado. El récord, de momento, lo sigue ostentando la ciudad de Salt Lake City, cuando en 2011 logró reunir a 2270 personas en lencería. Aunque no haya récord, la fiesta está asegurada: ¿a quién no le apetece pasear por Broadway en ropa interior al ritmo de la música?

Multa por enseñar la ropa interior por la calle

TommyHilfiger

Hace unos años una de las tendencias más en boga en cuanto a vestuario era la de llevar los pantalones muy bajos, incluso caídos, y enseñar por encima la ropa interior. Una moda que podía gustar más o menos, pero que podíamos ver a diario en los jóvenes que campaban por las calles de muchas ciudades.

En 2007 el estado de Luisiana en Estados Unidos fue el primero en legislar contra esta tendencia. Y lo hizo duramente: 500 dólares de multa y hasta seis meses de prisión para aquellos que pasearan por la calle desnudos, semidesnudos o mostrando su ropa interior. A través de estas medidas se pretendía volver a los valores tradicionales.

¿Sabías que existe ropa interior ignífuga?

Nomex Bombero con capucha fabricada en Nomex

La protección frente a agentes externos es una de las funciones que cubre la ropa interior, sobre todo si esta está dirigida a personas que trabajan con materiales de riesgo. Por norma general, los trabajadores que se ven expuestos a agentes peligrosos, como el fuego y las chispas en el caso de los soldadores de acero, se protegen la cara y las manos, pero ¿qué pasa con el resto del cuerpo?

En 2014, la Agencia Espacial Europea, junto a la compañía productora de ropa interior Björn Borg, crearon unas piezas de ropa interior especial para estas ocasiones, utilizando un tejido que se usa en los trajes de los astronautas: el Nomex. Este tejido no solo es altamente resistente, sino que además no retiene el calor. El Nomex, un tejido bastante duro y rígido, fue adaptado para conseguir la suavidad y sutileza de las prendas de ropa interior.

Después de este pequeño paseo por la historia de la moda interior, de los calzoncillos de Tutankamón a la última campaña de Tommy Hilfiger con Rafa Nadal, solo nos queda esperar las novedades de las próximas temporadas. De momento, nosotros nos quedamos con Rafa y sus bóxer ajustados tricolor.

Imágenes | Tommy Hilfiger, Tutankamón, Mosaico Zliten, Nomex, moda europea en el 1200-1300, retrato de Margarita de Angulema por Jean Clouet y Corsé de 1900 en Wikipedia, Amir Farshad Ebrahimi en Flickr y Pixabay

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos