Compartir
Publicidad

El pueblo de 'Se ha escrito un crimen' tiene tres veces la criminalidad de Detroit, y otras estadísticas de ficción curiosas

El pueblo de 'Se ha escrito un crimen' tiene tres veces la criminalidad de Detroit, y otras estadísticas de ficción curiosas
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vivir en Cabot Cove, al lado de Jessica Fletcher, era un peligro. Cualquiera que viera 'Se ha escrito un crimen', en alguna de las doce temporadas que estuvo en antena, lo sabe bien. Allí donde iba la escritora, caían cadáveres a su paso para que pudiera investigar sus asesinatos, por lo que no ha faltado quien ha especulado en internet con que Jessica era, en realidad, una asesina en serie más refinada que Hannibal Lecter. Pero esta sensación de que ir a Cabot Cove (o ser familia lejana de la señora Fletcher) era casi una sentencia de muerte, ¿está justificada?

Lo está. En 2012, un programa de BBC Radio 4 echó cuentas y desveló que en Cabot Cove, con una población de 3.560 personas, habían tenido en un año 149 muertes por cada 100.000 habitantes, lo que es, aproximadamente, el triple de la tasa de muertes violentas de Detroit en 2013. Esa ciudad estadounidense fue aquel año la más violenta del país, con 45 asesinatos por cada 100.000 habitantes. La tasa de asesinatos de Cabot Cove era también un 60% más alta que la de Honduras.

Los inocentes de la Estrella de la Muerte

Pero 'Se ha escrito un crimen' no es la única obra audiovisual de ficción que, si fuera realidad, habría motivado una intervención de la OTAN, como mínimo. Quizás algunos recordéis un célebre diálogo de la película 'Clerks', de Kevin Smith, en el que se discute que, cuando los rebeldes vuelan la segunda Estrella de la Muerte en 'El retorno del jedi', está llena de operarios civiles que todavía están construyéndola, lo que podría considerarse un crimen contra la humanidad.

Pero es que la destrucción de la primera Estrella de la Muerte tampoco es "limpia", que digamos. Según las especificaciones oficiales de la estación espacial (las hay, ¿o qué os pensábais?), la que vemos en 'Star Wars', que estaba operativa al 100%, tenía capacidad para 265.675 tripulantes, 52.276 artilleros, 607.360 soldados, 30.984 stormtroopers, 42.782 miembros del personal de apoyo y 180.216 pilotos. Resultado, que en esa primera Estrella de la Muerte murieron 1.179.293 personas. La población de Estonia es de 1,3 millones de habitantes, aproximadamente, y en la Primera Guerra Mundial, que duró cuatro años, el Reino Unido perdió algo más de un millón de personas, entre soldados y civiles.

El mito de los camisas rojas

Vale, la Alianza Rebelde estaba en guerra contra el Imperio Galáctico. ¿Pero y qué pasa con la Federación de Planetas de 'Star Trek'? Se supone que su propósito es pacífico, pero para la tripulación de sus naves, cada misión representaba el riesgo muy real de no volver a casa. En la web Cracked hicieron una comparación del porcentaje de la tripulación de cada nave que había muerto bajo el mando de cuatro capitanes diferentes, y estar enrolado con Scott Archer en 'Star Trek: Enterprise' era un peligro.

Enterprise

El 67% de los tripulantes a su mando murieron en las cuatro temporadas que duró la serie, lo que destaca enormemente frente al 37% de la capitana Janeway de 'Star Trek: Voyager', el 23% de Kirk en la serie original y el 7% de Picard en 'Star Trek: La nueva generación'. Aunque ahí hay un mito que resulta difícil de desmontar, y es que si llevabas una camisa roja en alguna de esas series, estabas marcado para el matadero sin remedio (algo que da pie a la recomendable novela 'Redshirts', de John Scalzi). O tal vez no.

La revista Significance Magazine, dedicada a analizar y explicar todo tipo de estadísticas, publicó un artículo en el que se analizaba matemáticamente la tasa de supervivencia de los camisas rojas en la serie original de 'Star Trek', y resultaba que las noticias de sus muertes habían sido enormemente exageradas. El autor del artículo, Matthew Barsalou, apuntaba que, en las tres temporadas, habían muerto 55 tripulantes de la Enterprise, 24 de ellos vistiendo camisas rojas, nueve, amarillas, y 17 en colores no especificados. Y aunque parezca un número alto, no lo es en relación a la tripulación total de la nave.

A bordo de la Enterprise había 430 personas, de las cuales, 239 trabajaban en ingeniería, seguridad u operaciones, que son los que llevaban uniformes rojos. Así que, mientras casi el 10% de ellos murieron durante la emisión de 'Star Trek', los camisas doradas perdieron al 13,4% de los suyos, lo que es una tasa de mortalidad más elevada, aunque es cierto que por poco.

Los millones de Tony Stark y otras estadísticas

Curiosidades numéricas de series y películas hay bastantes más, por supuesto, y no todas se refieren a muertes. Algunas sí, como que el Batman de Tim Burton mató a más gente en 'Batman' y 'Batman vuelve' que Jeffrey "el carnicero de Milwaukee" Dahmer, 20 asesinatos frente a 17, pero uno de los pasatiempos principales de internet es, además, averiguar qué millonario ficticio es más rico. Smaug, el dragón de 'El hobbit', tiene casi las mismas reservas de oro que el Fondo Monetario Internacional, pero lo de Tony Stark, por ejemplo, es otra cosa.

La revista Forbes publica de vez en cuando su lista de los 15 personajes de ficción más acaudalados, y aunque Iron Man estaba en 2013 por debajo de Smaug (y del tío Gilito, y de Carlisle Cullen, de 'Crepúsculo'), se le calculaba un valor de 12.400 millones de dólares. La Torre Stark está valorada en unos 600 millones de dólares, y JARVIS costaría unos diez. Los ocho trajes que aparecen en 'Iron Man 3' estarían valorados en unos 7.000 millones de dólares. El PIB (producto interior bruto) de Japón superó por poco los 4.600 millones en 2014.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio