Compartir
Publicidad

Otras 3 teorías muy locas que nos dejan los dos últimos capítulos de Juego de Tronos (y un amor de meme)

Otras 3 teorías muy locas que nos dejan los dos últimos capítulos de Juego de Tronos (y un amor de meme)
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Obviamente todo lo que se va a comentar aquí está repleto de spoilers. Si no has visto los dos últimos capítulos de Juego de Tronos, cierra esta ventana, apaga el ordenador, tira tu móvil por la ventana y huye a una cueva remota donde hibernes incomunicado hasta que te hayas puesto al día.

Ok, ha sucedido: nuestros gélidos amigos al otro lado del muro han protagonizado un estelar comeback en el quinto episodio de la sexta temporada de Juego de Tronos, dando una enésima vuelta de tuerca a la trama de la serie y, cómo no, espoleando toda clase de teorías sobre el devenir de Poniente y del fantasioso mundo ideado por George R. R. Martin. Yup, lo que ha pasado en estos dos últimos episodios es tan importante como lo que había pasado en los tres anteriores. Juego de Tronos está, por fin, dejando entrever o liquidando algunas de las cuestiones más relevantes de todo su arco narrativo.

¿Cuáles? Ya vimos cómo, por ejemplo, en uno de sus viajes al pasado de la mano del Cuervo de Tres Ojos, Bran presenciaba el momento en el que su padre acudía a salvar a su hermana, teóricamente, de los brazos de Rhaegar Targaryen, y cómo ese momento nos dejaba a punto de caramelo una de las teorías que más han resonado desde el inicio de la serie: R + L = J. Pero en aquel instante sucedía algo más importante, quizá difuminado: Bran llama a su padre, y este reacciona. "La tinta está seca", le informaba su maestro, negando su capacidad de interactuar con el pasado. ¿Pero y si no lo estaba?

Y en estas, llegó el capítulo quinto. Veamos tres nuevas teorías que surgen a su albur (y al del cuarto).

1. Bran es capaz de alterar el pasado

Breve recapitulación: en su progresivo interés por sus poderes, Bran inicia un viaje en solitario hacia el pasado, mientras el Cuervo de Tres Ojos duerme. Para su desgracia, acude a una escena repleta de caminantes blancos, pasea entre ellos y se topa frente al principal jinete del Apocalipsis a Night King, el zombi definitivo. Este se percata de él, le toca, descubre su ubicación en el mundo real y acude a por él, rodeado de miles de caminantes. La escena termina con el esperable baño de sangre, pero Bran se salva, y algo más importante sucede.

Bran Zombi Qué has hecho, insensato.

El joven Stark, en un último viaje al pasado junto a su maestro, se vale del pequeño Hodor niño para tomar el cuerpo del gigante Hodor adulto, detener a las hordas de caminantes blancos y salvarse. En el camino, Hodor se convierte en Hodor precisamente por culpa de Bran, lo que lleva a una única conclusión: Bran no sólo puede acudir al pasado y ver lo que pasa, sino que puede cambiar lo que pasa. Esto, además de un millón de posibles paradojas temporales (bienvenida, ciencia ficción), resulta en otras teorías.

La principal: Bran tiene la culpa de todo. Una idea aventurada es que el Bran del futuro, consciente del poder del que le ha investido el Cuervo de Tres Ojos, viaja al pasado, trata de prevenir a Aerys II Targaryen de todo lo que va a suceder (el Rey Loco, responsable último de todo el cirio sobre el que se origina nuestra historia) y fracasa, volviendo majareta a Aerys y provocando, no evitando, todo lo que finalmente sucede. Bran, así, sería el arquitecto moderno del juego de tronos y del estado de las cosas de Poniente, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. Sus viajes en el tiempo, su interacción con el pasado, lo alterarían todo.

La importancia de Bran sería tal que él y no otro sería el legendario Bran The Builder que, en la mitología Stark, funda Invernalia y construye El Muro para frenar la invasión de los caminantes blancos (que él mismo, a raíz de lo sucedido el domingo, habría provocado). Bran, de hecho, estaría por todas partes en la historia de los Stark. En esencia, él tendría la culpa de todo.

2. Pero en realidad no es capaz de hacerlo

Ok, pero algo falla en esta teoría: ¿por qué Hodor es Hodor y sólo sabe decir "Hodor" (una abreviación fonética de "Hold the door", lo que insistentemente grita en el último capítulo Meera* al pobre gigantón mientras sostiene una puerta asediada por los zombis) incluso antes de que sucedan los hechos narrados en esta temporada? La respuesta sería la siguiente: Bran puede interactuar con el pasado, y puede cambiar lo que sucedió ayer, pero es incapaz de alterar los resultados de su presente o del futuro, la línea temporal.

Hodor ¿Entonces Hodor es Hodor en el presente porque Bran viaja desde el presente a su niñez y le posee para que le salve desde el pasado del ataque de los caminantes blancos que se produce en el futuro, de tal modo que la vida de Hodor y Bran están conectadas circularmente desde el pasado hasta el futuro, pasando por el presente, haciendo de la historia una serie de hechos encadenados de la que es imposible escapar? ¿Era eso, no?

Por ejemplo, cuando el hipotético Bran viaja al pasado y advierte a Aerys II de que si acaba con la vida del padre y del hermano de Ned Stark, la razón por la que tanto los Stark como los Baratheon se levantan en armas contra la dinastía Targaryen y revolucionan el estado de las cosas en Poniente (guerra civil mediante), todo se irá al garete, lo único que consigue es volverlo loco. Aerys pierde la cabeza ante la visión de un hombre del futuro, y fruto de su enajenación pierde el juicio, acaba con la vida del padre y del hermano de Ned y vuelta a empezar. Bran, así, no es tan determinante, la tinta sí está seca.

Por supuesto, todo esto lleva la palabra "paradoja" escrita en la frente (es inevitable si nos ponemos a viajar en el tiempo). Las líneas temporales serían así circulares, las mismas que, por ejemplo, sugieren que el Cuervo de Tres Ojos es en realidad Bran, y que entrena en el futuro al joven Bran para que le suceda. Teoría alentada, por cierto, por esta imagen que pasa algo desapercibida en el capítulo:

Arbol Yup, esa es la cara del Cuervo de Tres Ojos tallada en un árbol hace centurias por los Niños del Bosque.

Sí, eso es la cara del Cuervo de Tres Ojos hace miles de años, cuando los Niños del Bosque crean al primer caminante blanco para defenderse de los humanos. Lleva ahí siglos y siglos y siglos. Bran, en esencia, podría ser el responsable de todo y de nada al mismo tiempo, en función de cómo enfoque cada uno la teoría. Sí, es tan complicado como parece, pero también es muy excitante, porque a la mezcla de zombis vs. dragones acabamos de sumar los viajes en el tiempo, y la posibilidad de que Bran sea una suerte de demiurgo trascendente o el personaje más importante y determinante de toda la serie.

3. Jon Snow y Sansa son la pareja del futuro

De un modo u otro, y sí, hay quien está sugiriendo una relación romántica entre ellos.

Pero hay otra teoría un tanto más cabal: en su proceso de convertirse en una avezada jugadora del tablero de tronos al que todos los grandes personajes de la serie se someten, Sansa podría ser la autora de la carta que en el capítulo 4 convence a Jon Snow de tomar Winterfell pese a su precaria situación estratégica. Así, no la habría escrito Ramsay, sino su propia hermana, obligando a Jon Snow a mover ficha y a encaminarse hacia el verdadero objetivo de Sansa (recuperar su hogar). Es el personaje más insistente en la empresa, y su último movimiento (movilizar a los Tully) redunda en su empeño.

Jon Snow Sansa

Pero hay algo más, profundamente desconcertante a todos los niveles. La reunión de Jon Snow y Sansa Stark ha espoleado algunas teorías bastante subterráneas sobre una posible relación romántica entre ambos. Para ello, hay que dar por buena R + L = J (Jon Snow no es hijo de Ned Stark, y por tanto no es medio-hermano del resto de sus vástagos), y asumir que todos los guiños íntimos que de repente la serie nos ofrece entre ambos no son fruto de su renovado amor fraternal sino de algo más intenso. No, si desde ahora (como yo) ves algo raro en todas sus escenas, no estás solo. Ya hay shippeos.

La idea es que, en el futuro, ambos terminarían casados y gobernando el Norte, permitiendo a Jon Snow encabezar uno de los siete reinos. Es lo suficientemente loca como para no tenerla demasiado en cuenta, y sería un giro brutal incluso para Juego de Tronos. Lo que parece evidente es que, en el Norte, la pareja del futuro, romántica o no, sí es Jon Snow y Sansa. Su alianza política y militar les convierte en un actor determinante.

Shippeo extra: lo de Tormund y Brienne

Lo más divertido de las dos últimas semanas es el rollo declarado que sí tienen entre ellos Tormund y Brienne, una relación salvaje (aplauso) que quizá otorgue grandes momentos en el futuro. No ha pasado nada, pero Tormund no deja escapar una sola oportunidad para guiñar el ojo a Brienne, o para devorar de forma brutal su comida en su frente (es lo que más allá del Muro se entiende como "seducción").

Tormund

Y claro, hay vídeos, gifs y memes de cada momento que han cruzado sus miradas:

via GIPHY

via GIPHY

via GIPHY

Una foto publicada por @sterling_arts_design el

Meme1
Meme2
Uno
2

La historia tiene hashtag propio: #Briemund.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio