2.000€ por difamar a Pfizer: la campaña antivacunas que intentó comprar a influencers franceses y alemanes

2.000€ por difamar a Pfizer: la campaña antivacunas que intentó comprar a influencers franceses y alemanes
8 comentarios

Si bien es sabido que muchos influencers participan de forma encubierta en campañas publicitarias, algunas de estas son más peligrosas que otras. El lunes pasado empezó a filtrarse una de las más potencialmente más dañinas de las que tenemos constancia, un plan de desinformación sobre las vacunas mediante grandes estrellas de la red de Francia y Alemania.

“Saca tus propias conclusiones”: la campaña contra la seguridad de Pfizer

El primero en desvelar lo que estaba pasando fue el YouTuber y divulgador científico Léo Grasset, conocido con el nombre de Dirty Biology. Compartió en Twitter capturas de la proposición de una agencia identificada como Fazze, basada supuestamente en Londres y que hacía de intermediario de un cliente “de incógnito” pero que contaba con un “presupuesto colosal”.

Pedían a este joven con 1.2 millones de seguidores que compartiese un vídeo de entre 45 segundos y un minuto en Instagram, TikTok o YouTube en el que argumentara que la tasa de mortalidad de la vacuna Pfizer es tres veces superior a la de AstraZeneca, que las vacunas de tecnología ARN mensajero son en general peligrosas y que los medios tradicionales habrían ocultado esta información.

Al final tendría que animar a los seguidores a sacar “sus propias conclusiones” y pensar en sus seres queridos, no diciendo en ningún momento que era contenido pagado. También añadirían al final links a páginas con “información” pertinente sobre estos hechos, aunque según Numerama, uno de los primeros medios en investigar este asunto, esos links facilitados eran diferentes posteos en redes sociales de cuentas creadas hacía poco tiempo compartiendo la misma tabla escaneada, que se supone proviene de unos datos de la Agencia Europea de Medicamentos que compartió Le Monde (no hay ni rastro de ese supuesto artículo de Le Monde).

Al poco tiempo de que Dirty Biology difundiese esto otros dos influencers, Sami Ouladitto y Et ça se dit Médecin, un cómico y un divulgador de cuestiones sanitarias de 400.000 y 84.000 seguidores respectivamente, tuitearon que habían recibido la misma propuesta.

A raíz de la resonancia que ha tenido este desenmascaramiento en el país vecino, los periodistas galos han descubierto que otro influencer alemán con 1.5 millones de seguidores denunció una oferta idéntica el pasado 18 de mayo. En todos los casos los comunicadores han pedido al público que estén atentos por si ven a algún otro famoso difundir los mensajes que se les propusieron a ellos, pues podría haber aceptado decir esas cosas a cambio de dinero.

La radio pública Franceinfo, AFP y Le Monde han indicado que las pocas pistas que tienen conducen a Rusia. Fazze asegura ser una agencia de comunicación asentada en Londres, pero la dirección que facilita su web es falsa y no hay ninguna empresa registrada en Reino Unido con ese nombre. En 2018 la web tenía su domicilio en las Islas Vírgenes, y las tres redes sociales con las que permite conectar Fazze son Facebook, Twitter y Vkontakte, la red social más utilizada en Rusia.

Los empleados públicos a los que se ha podido detectar vinculados a la compañía han ido borrando sus perfiles en redes sociales estos días, y su CEO y la directora de ventas indicaban en sus LinkedIns que son de origen ruso y que operan allí. Hay que recordar que por el momento todo esto son especulaciones: nada de lo mencionado sirve como prueba inculpatoria de Rusia o de empresas de su territorio.

Según Et ça se dit Médecin la agencia le ofreció “más de 2.000 euros” por esta acción, lo que, dadas las cantidades que suelen ganar este tipo de perfiles por campañas publicitarias, entra en contradicción con ese “presupuesto colosal” que decían que manejaban.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio