Publicidad

30% más de vídeo cada año: así puede revolucionar el diseño de redes sociales y nuestro uso de ellas el 5G

30% más de vídeo cada año: así puede revolucionar el diseño de redes sociales y nuestro uso de ellas el 5G
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El 5G va a cambiar muchas cosas, y de ellas parece que una puede ser el diseño y nuestro uso de las redes sociales.

Así se desprende de la lectura del informe del pasado noviembre de 2019 de Ericsson. Según sus estimaciones, y basándose en los datos empíricos de uso de un selecto grupo de consumidores actuales de 5G de la compañía surcoreana SK Telecom, el consumo de vídeo en streaming crecerá un 30% anual hasta convertirse en el 76% de todo el tráfico móvil. Ello quiere decir que, aunque estiman que el tráfico de redes sociales también va a crecer en general, las redes sociales per se dejarán de ser el tipo de plataformas líderes de uso para la gente y lo será el contenido audiovisual.

Es una consecuencia en parte lógica. Según datos de los profesionales que trabajan con las redes 4G, el 60% de los vídeos que los estadounidenses consumen a día de hoy se hacen conectados a redes caseras. Es decir, que mucha gente se espera a ver el vídeo que se ha cruzado por Internet en casa o directamente renuncia a esos contenidos salvo que esté navegando conectado al WiFi.

¿De cuánto volumen de datos de vídeo estamos hablando? Los clientes de SK Telecom nos dan la pista: pasaron de usar una media (que no mediana) de consumo de 9.5GB de datos al mes a gastar 26.6GB. A día de hoy los estadounidenses y los europeos tienen una media parecida, 8.5 y 8.8 GB respectivamente, aunque la mediana estadounidense se sabe que es de 3.9GB. Esto es importante porque infiere que hay un grupo de usuarios mucho más tendente al vídeo que otros. Son una minoría, al menos de momento.

En cualquier caso, Ericsson predice que con su 5G los estadounidenses pasarán a consumir 45GB al mes en 2025, y los europeos 36GB, aunque habrá grandes diferencias entre las zonas a las que lleguen las mejores redes, lógicamente. Esto puede suponer toda una revolución de las tarifas, servidores y servicios: a día de hoy el plan de streaming medio en EEUU garantiza sólo resoluciones de 480p. Efectos secundarios: es muy probable que esto de la puntilla definitiva a las cadenas por cable de televisión, redes que se volverán obsoletas cuando puedes ver “la tele” cómo y donde quieras.

¿Realidad virtual? Es la predicción en el aire, si esta apertura de caudal va a hacer que las redes sociales y los usuarios se vuelquen con las opciones de realidad virtual y aumentada que tantas empresas están desarrollando (Microsoft, Apple, etc). No hay que usar tanta imaginación para vernos paseando por Tokio desde casa usando los datos de streamers que se graben en primera persona en tiempo real. Facebook, por ejemplo, sería uno de los más beneficiados si consigue que terminen de cuajar sus propuestas de Second Life inmersivos dentro de su plataforma (o dicho de otra manera, "el futuro es vídeo", ahora sí que sí y no como antes).

Nuestros primeros 100 años de internet. Que puedas usar algo no significa que lo vayas a hacer. A veces una tecnología es, tal cual, lo suficientemente buena. Hace tiempo se compartió este post de Maciej Cegłowski, desarrollador web y empresario, en el que explicaba cómo el último gran salto tecnológico de la aviación se dio hace 50 años y llevamos desde entonces usando en esencia el mismo producto con ligeras mejoras.

Para Ceglowski, nuestro uso de internet, el de las redes sociales, lleva siendo en esencia el mismo desde los años 70: conectar con amigos, hacer chistes y gatos. Se deduce entonces que, aunque podamos usar TikTok o conectar por realidad virtual con nuestros amigos, es probable que sigamos gastando mucha parte de nuestro tiempo consultando medios y chateando. Que, aunque Netflix y Disney+ nos vendan microseries para ver en la parada del autobús, es muy probable que prefiramos estar en Whatsapp o leyendo Xataka.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir