Publicidad

Más de 7.800 supuestos abusos silenciados: qué hay tras la bancarrota de los Boy Scouts

Más de 7.800 supuestos abusos silenciados: qué hay tras la bancarrota de los Boy Scouts
21 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los Boys Scouts de América (BSA) acaban de declararse en bancarrota, tras años de denuncias por abusos sexuales. Según un registro interno llevado a cabo por la propia organización juvenil, estaríamos hablando de más de 7.800 supuestos perpetradores. Como es lógico, esta situación también afecta a los Scouts españoles que, al hilo de los recientes acontecimientos, han decidido habilitar un canal anónimo de denuncias.

Archivos de perversión. Este es el nombre que recibe el listado elaborado por Janet Warren, la profesora de la Universidad de Virginia contratada por BSA para investigar los supuestos casos de abuso que la organización registra desde 1940. En total, desde que comenzó su trabajo en 2013 y hasta que lo hizo público en 2016, contabilizó 7.819 denuncias por abuso sexual a manos de más de 1.200 adultos y líderes de la organización.

Quiebra. Según informan medios como The Washington Post, la razón por la que los Boy Scouts se han declarado en bancarrota se debe a una posición meramente estratégica que les permite ganar margen de maniobra a la hora de gestionar por la vía legal las denuncias. Por un lado, al estar en quiebra pueden seguir llevando a cabo sus actividades y, a su vez, esta situación les permite poder asumir las demandas económicamente.

De hecho, así lo hacía saber en un comunicado emitido ayer martes su director Roger Mosby: "A pesar de que sabemos que no hay nada que pueda deshacer el trágico abuso que han sufrido las víctimas, creemos que con el proceso del capítulo 11 (la quiebra) podremos otorgar una compensación justa a los perjudicados mientras que mantenemos la importante misión de los Boy Scouts".

¿Por qué? El estado de quiebra permite a los Boy Scouts poder ofrecer un acuerdo global al conjunto de víctimas que denuncien haber sufrido abusos por miembros de la organización. Es decir, la bancarrota les exime de ir a juicio con cada una de las víctimas y, por ende, les brinda la posibilidad de ahorrarse mucho dinero en costas judiciales e indemnizaciones.

Según informa uno de los abogados que representa a más de 300 víctimas, este movimiento estratégico es favorable para la organización que, de esta forma, se libra de destinar todos los fondos de los Scouts para combatir caso por caso en los tribunales.

Colectivo de víctimas. Más de 1.800 víctimas de entre 14 y 93 años se han agrupado recientemente bajo el nombre de "Abusados por los Scouts" con el objetivo de visibilizar la historia de abusos que acarrea la organización. Según sus miembros, la mayor parte de los casos tuvieron lugar en los años 70, una de las épocas doradas de la organización, aunque los primeras víctimas ya existían en la década de los 40 y las últimas que denunciaron lo hicieron en 2018.

El caso de España. Tanto la asociación Scouts España como el Movimiento Scout Católico acaban de comunicar que habilitarán un canal anónimo para poder recoger los casos de abuso sexual si los hubiese. Aun así, no se plantean abrir una investigación específica sobre el pasado debido a que "en los últimos siete años solo han recibido cuatro denuncias sobre abusos sexuales, de las cuales dos han sido resueltas en el juzgado".

Ambas asociaciones suman en conjuntos más de 63.000 miembros de entre seis y 21 años y cuentan con más de 12.000 educadores y colaboradores.

Imagen: Sean David/Flickr

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios