Publicidad

¿Dónde es más y menos probable que te devuelvan la cartera? El ránking de la "honestidad cívica"

¿Dónde es más y menos probable que te devuelvan la cartera? El ránking de la "honestidad cívica"
42 comentarios

En buena medida, la identidad de las ciudades modernas se ha construido a partir de estereotipos, especialmente de puertas hacia afuera. Asociamos una serie de valores e ideas a un lugar en función de su contexto cultural, social y económico. Así forjamos nuestra concepción de "civismo". De lugares "ordenados" frente a aquellos "caóticos"; de urbes "seguras" y honestas frente a otras peligrosas e inestables.

Tales ideas podrían condensarse en una pregunta de innegable connotación ética: si perdiéramos la cartera por la calle, ¿dónde sería más probable que nos la devolvieran?

Las respuestas. La pregunta motivó el año pasado la publicación de un análisis comparativo, elaborado por varios expertos de la Universidad de Michigan, sobre el grado de "honestidad cívica" de cada ciudad del mundo. Hablamos de él en su momento. Los investigadores repartieron 17.000 carteras extraviadas en 355 ciudades del planeta (40 países distintos). Cada cartera albergaba cantidades variables de dinero, desde los 11€ hasta los 90€. Una vez colocadas, se sentaron a observar.

El ránking. En origen, el trabajo se centraba en las actitudes de las personas afortunadas. ¿Qué era más probable, que las carteras vacías regresaran a sus dueños o que lo hicieran aquellas repletas de dinero? En contra de la intuición, el grado de honestidad se disparaba cuando el objeto contenía más billetes. La gente, en general, prefiere salvaguardar su integridad moral antes que quedarse con un dinero ajeno. En el camino, el estudio pudo comparar las actitudes ciudad a ciudad.

Este es el resultado.

Grafico

Diferencias. En todos los países excepto en dos (México y Perú) las carteras con dinero regresaban a sus legítimos dueños en mayor porcentaje a las vacías. Ahora bien, dicho porcentaje variaba enormemente ciudad a ciudad. Los países más solidarios resultaron ser los europeos: daneses y suecos devolvieron el 80% de las carteras repletas de billetes; polacos, holandeses, suizos y alemanes, por encima del 70%; y españoles, rusos, rumanos o franceses, por encima del 60%.

Ahí se cuelan también otros sospechosos habituales: los neozelandeses tienden a devolver las carteras con dinero (más del 80%) pero son menos celosos con aquellas vacías (60%). Algo similar sucede en Australia y en Canadá. Contrastes similares podemos encontrar en Reino Unido o República Checa. Allí donde el dinero es un factor determinante.

Equilibrio. Los contrastes no siempre fueron tan grandes. En Francia, Serbia, Portugal o Argentina las carteras con y sin dinero llegaron a sus dueños en similares porcentajes. Portugal marca el punto de inflexión: en torno al 50% de aquellas repletas de billetes se devolvieron. A partir de aquí, países donde si pierdes la cartera lo más probable es que no la recuperes: Chile, Sudáfrica, Tailandia, Ghana, India o Perú. China cierra el ránking, con tasas de devolución que oscilan entre el 6% y el 20%.

Contrato social. Como cualquier lector habrá podido entrever, hay una correlación entre el grado de riqueza de un país y la probabilidad de que la cartera llegue a su legítimo poseedor. ¿A qué se debe? Los autores lo atribuyen a la "honestidad cívica", que podríamos traducir por "contrato social". Los objetos extraviados se devuelven por el mismo motivo por el que pagamos impuestos o cumplimos la ley. Un compromiso moral, no jurídico, para con el resto de la sociedad.

A mayor grado de funcionalidad, desarrollo y prosperidad de un país, más confianza tenemos en sus instituciones. En el resto de personas. En la sociedad. Más creemos en su funcionamiento justo y equitativo. Y por tanto es más probable que devolvamos una cartera. Creemos que a nosotros también nos la devolverán. Algo que no se da en países más pobres o desiguales, donde la confianza social es baja.

¿Y Japón? Una ausencia llamativa en el estudio: Japón. De aparecer, lo haría encabezando el listado. El 73% de las tarjetas de identidad, el 85% de los teléfonos móviles y el 65% de las carteras siempre regresan a sus poseedores. La ascendencia de las antiquísimas leyes del país, un profundo sentido del deber cívico y la extensa red de pequeñas estaciones policiales donde entregar objetos perdidos (las kōban) componen una infraestructura de la devolución admirable (y muy japonesa).

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio