Compartir
Publicidad

La entrevista borrada al 'negro' de Ibáñez que nos recuerda los problemas de autoría en el cómic en España

La entrevista borrada al 'negro' de Ibáñez que nos recuerda los problemas de autoría en el cómic en España
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El bocata de Nocilla, la raspadura en la rodilla y el Mortadelo. El dúo más famoso de la historia del tebeo español ha criado a, por lo menos, dos generaciones de españoles en el humor quintaesencialmente patrio, y sus aventuras han dejado una huella emocional ineludible. Su creador es, además, uno de los pocos autores dentro de nuestras fronteras que puede ir con la cabeza alta en cuanto a sus ventas. No todo el mundo es capaz de elaborar personajes tan carismáticos como para poder seguir sacando tomos 60 años después.

En fin, que a Ibáñez no se le discute.

Pero, como han dicho estos días en redes sociales los aficionados al medio a raíz del asunto que nos concierne, los “negros” de Ibáñez son el secreto a voces peor guardado de la industria. Juan Manuel Muñoz ha sido y es uno de ellos, el entintador de Mortadelo y Filemón, que se sigue editando en Ediciones B. Canino, un medio cultural, publicó hace dos semanas una entrevista a este creador en la sombra. El artículo tuvo considerable éxito en las redes, en parte porque profesionales del noveno arte quisieron difundir esa realidad que comparten muchos trabajadores anónimos y también porque muchos lectores de Mortadelos desconocían esta coautoría ocultada durante décadas.

Días después, Canino hace público que se ha retirado la entrevista de la web por petición del entrevistado, es decir, por el propio Juan Manuel Muñoz. Pese a las especulaciones de los usuarios de las redes sociales, desde Canino nos confirman que el gesto ha nacido directamente del entintador. Teme que sus palabras hayan sido demasiado duras.

Pero lo que contó Juan Manuel Muñoz, en realidad, no tenía nada de raro. En la entrevista, que ya no se puede consultar, no se ponía en duda la creatividad y autoría del maestro barcelonés, cuyo proceso de trabajo actual es la realización de guiones y borradores por parte de Ibáñez mientras Muñoz se encarga del perfilado y entintado (aunque en algunos momentos puntuales también haya realizado él mismo otras tareas).

El problema, como se desprendía de la entrevista, son las reticencias a lo largo de esos 35 años de colaboración estrecha por parte de Ibáñez de visibilizar la mano del dibujante. Su firma no está en ni uno sólo de todos esos volúmenes a los que ha dedicado su vida profesional. No es sólo cuestión de royalties, sino, también, de reconocimiento artístico.

Pero esto no es ningún escándalo. En Todo el Colodrillo publicaba en 2010 una cronología de los apócrifos e inspiraciones de Ibáñez. En resumen, las siguientes cuestiones:

Los plagios franceses

Son relativamente conocidos los plagios e inspiraciones del español de Franquin, el creador de Spirou y Fantasio, el Marsupilami o Tomás el Gafe. En esta página, por ejemplo, hay unas decenas de chistes y viñetas calcadas de Tomás el Gafe y Spirou.

Tinta

Esto es consecuencia del modelo de trabajo de la casa Bruguera, que imponía plazos de entrega absolutamente agotadores a sus historietistas e incluso de la imposición de los jefes de copiar estilo y personajes del cómic que estuviese funcionando fuera de España, y que, para cuando le tocó a Ibáñez, éste fue el franco-belga. Muchos de los autores de esta época imitaban o calcaban de vez en cuando (Sacarino no es más que una variación de Tomás el Gafe), y por si hubiera dudas, el propio Franquin pareció tomárselo con deportividad.

Y los equipos de realizadores fantasma

Pero hace mucho que no estamos en los años 70, como también hace tiempo que terminó el reinado de Bruguera. Ibáñez, que se independizó de la casa y consiguió recuperar a sus personajes más populares a través de Ediciones B, casa bajo la que sigue publicando sus Mortadelos. En estos años, y en parte justificado por la prolijidad que permitía la demanda de los lectores, Ibáñez ha necesitado equipos de personas para cumplir los plazos de publicación de todos los personajes de su universo.

Desde 1973 y hasta 1984, aún con Bruguera, estuvo el Estudio Sanchís. Desde 1985 y por tres años, el Bruguera Equip. dentro de Bruguera y los colaboradores de Ibáñez para sus proyectos propios. En 1988 arranca su etapa con Ediciones B y nacerá lo que se llamó como el Equipo B., herederos realmente del Bruguera Equip. 40 años y un reguero de nombres entre los que destacan Anna Maria Palé, agente literaria de Ibáñez, y Juan Manuel Muñoz, su más longevo colaborador y el que continúa haciéndose cargo de ciertas facetas, como hemos visto.

Desde 1969 Mortadelo y Filemón han pasado por más de 500 álbumes publicados, más de 200 de ellos son “historias largas”. Por comparar, Asterix, que también sigue en activo, va por el número 35. La industria cultural de nuestro país siempre ha sido bastante precaria, así que, cuando decenas de miles de niños demostraron su interés por las peripecias de los peores agentes de la T.I.A. las editoriales se volcaron en poner todos los medios posibles por mantener semanalmente viva la franquicia, aunque ello haya supuesto publicar historias mediocres, plagiar o explotar a terceros. Pero, y como decía Juan Manuel Muñoz en el post de Canino ahora desaparecido:

Por motivos que no acabo de comprender, siempre me ha mantenido en la sombra. No ha sido fácil para mí escucharle una y otra vez negar mi existencia. Quizás cree que decir públicamente que tiene un ayudante desde hace más de 35 años lo desmerece como creador. Es posible que algún día justifique la injusticia que ha cometido conmigo, que he dedicado prácticamente toda mi vida profesional a sus personajes. Y por supuesto las editoriales han tenido su parte de responsabilidad en este ocultamiento, intuyo que para no contrariar a Ibáñez.

La hora del reconocimiento

Dl U256447 001

Si el post se ha borrado por voluntad del entrevistado, no hay ningún problema. Si hubiese sido un movimiento suscitado por presiones de Ibáñez o de la editorial, no habría sido la mejor de las decisiones, ya que pasajes de la entrevista han circulado estos días gracias al efecto Streisand. Pero más interesante aún ha sido el debate suscitado. El periodista de cómics Álvaro Pons dedicaba un extenso hilo a decenas de “ayudantes” o “asistentes” de gigantes del cómic (Will Eisner, Bob Kane o Akira Toriyama o Hergé) invisibilizados.

Pons También explicaba cómo el sistema de estudio de autor (al modo de talleres que tenía, por ejemplo, Miguel Ángel) ha sido una práctica habitual durante décadas, pero que tanto en Japón como en Estados Unidos bastantes estudios y autores han promovido la correcta acreditación de guionistas, entintadores, coloristas y demás facetas en un proceso de trabajo que, muchas más veces de las que pensamos, es compartido entre varios. Aunque no aparezca en los créditos de Mortadelo y Filemón, al menos unos cuantos sabremos reconocer ahora la aportación de Juan Manuel Muñoz.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio