Publicidad

La era del ratán, la decoración repleta de mimbre y aires coloniales que está por todas partes

La era del ratán, la decoración repleta de mimbre y aires coloniales que está por todas partes
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Sillas y lámparas de mimbre, obsesión viajera, culto a lo vintage y materiales naturales. Es el nuevo estilo decorativo que inunda Instagram o Pinterest, y tiene un nombre: ratán. Antes de colonizar el catálogo de Ikea, la tendencia tuvo un papel relevante en el movimiento nacionalista negro de Estados Unidos, y ahora regresa a los escaparates y a las redes sociales en forma de moda inevitable, similar a lo que sucedió en su momento con el estilo nórdico

¿Qué es? El ratán es un material de origen vegetal que proviene de una palmera trepadora habitual de países como China, India, Filipinas, Indonesia y la zona del África Occidental. La longitud de sus varas (alcanza hasta 180 metros), su resistencia y ligereza lo convirtieron en una materia prima a tener en cuenta en la fabricación de muebles. A principios del siglo XX, comenzaron a utilizarse las varas de ratán para fabricar las mesas y sillas en las que hoy se inspira Ikea.

La tendencia. Según cuenta la interiorista Justina Blackeney en este artículo de Vox, el ratán fue una tendencia decorativa que pegó muy fuerte entre los 50 y los 60, tal fue su penetración que han tenido que pasar varias décadas para que el espíritu vintage de algunos jóvenes lo haya ayudado a resucitar. Junto a la atracción por lo antiguo, otra de las razones por las que el ratán ha comenzado a ganar espacio son las plantas. 

La moda de llenar de vegetación espacios como los salones ha impulsado la introducción de esta estética más asociada hace unos años a jardines y terrazas. Ahora, las mesas de ratán y las lámparas de bambú o mimbre no solo están presentes en nuestros dormitorios sino que dan ese punto de decoración sostenible y calmada que transmiten los jardines cuando estamos de vacaciones. De hecho, según el libro The New Bohemians Handbook el objetivo de este material es ese: hacerte sentir tan relajado como cuando estás de viaje.

Obsesión millennial.  La democratización de los viajes gracias a los billetes low cost, su retransmisión en redes sociales y la globalización en general han provocado que todos los apartamentos estén cortados por el mismo patrón. El auge de los influencers y su estilo de vida ha propiciado también que las tendencias decorativas pasen rápidamente de corrientes artísticas aisladas a ideas de negocio potencialmente explotables. Y esto es lo que ha pasado con el ratán. 

Y es precisamente debido al auge de este tipo de productos en las redes, por lo que podemos vincular el ratán con las corrientes de decoración actuales. Si buscas en Instagram #rattan aparecen más de 42.000 publicaciones sobre esta tendencia. Al igual que las redes sociales tienen la capacidad de disparar la venta de flotadores gigantes en Aliexpress, con las tendencias de decoración sucede un efecto contagio similar.

 

Nicho de mercado. Gigantes de la producción de muebles como Ikea, Target o Leroy Merlin llevan un par de años impulsando la moda del ratán, el mimbre y otros sucedáneos en sus catálogos. La idea de negocio nace de la oportunidad de mercado de vender una lámpara cortada imagen y semejanza de las que se han puesto de moda en Pinterest por 59€. A pesar de que la cadena sueca es una férrea defensora del estilo escandinavo, poco a poco va introduciendo elementos más alejados, pero aún dentro de las propuestas de valor de la compañía.

El trono de Black Panther. A pesar de que los muebles de ratán se remontan en torno al año 1600, no fue hasta principios del siglo XX cuando no se popularizaron y empezaron a comercializarse. Uno de los primeros éxitos fabricados en este material fue la silla pavo real, elaborada por los prisioneros de una cárcel Manila en Filipinas.

Smithsonian/Marvel

Las sillas se enviaron a Estados Unidos donde comenzaron a venderse en la exposición internacional de Panamá y a popularizarse entre las casas de celebrities como Elizabeth Taylor. Tal fue la fiebre por este modelo, que formó parte del atrezzo de la película La Familia Adams y, posteriormente, protagonizó la propaganda política de los Panteras Negras. De hecho, fue la apropiación cultural de Huey Newton (líder del partido) lo que inspiró el trono que luce  T’Challa’ el protagonista de la saga Marvel que lleva el nombre del movimiento nacionalista. 

A futuro. A pesar de que la tendencia del ratán venga de tan atrás, su punto más álgido desde su regreso en 2015 es el momento presente. El mero hecho de que Ikea haga suyos los diseños a partir de este material lo convierte en algo mainstream. A juzgar por los adelantos de la colección 2020 de los suecos, parece que la fiebre por el ratán no remitirá este año. Según Blakeney, eso sí, el ratán representa la transición necesaria entre el minimalismo de los últimos 15 años y las corrientes maximalistas que volverán de nuevo.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir