Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Es Mercedes Milá la presentadora más impresentable de la televisión española?

¿Es Mercedes Milá la presentadora más impresentable de la televisión española?
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Eres una importante comunicadora y promocionas en prime time un libro que defiende ideas anticientíficas. Dices cosas como que ciertas enzimas pueden prevenir enfermedades cardiacas e incluso el cáncer, y otras ideas tan peligrosas como que el cloro en el agua es mala. Aparece un bioquímico que desmonta esos mitos que estás propagando entre la población. Y lo primero que se te ocurre decir al tipo que te critica es “adelgaza, que estás gordo".

Es normal que mucha gente se haya sentido enfadada por la respuesta que la periodista y presentadora Mercedes Milá le dedicó a José Miguel Mulet en el último programa de Risto Mejide. Pero, aunque indignante, no es un comentario sorprendente. Milá lleva décadas siendo la estrella de las sobradas, la mayor defensora de la bastedad como vía rápida para ganar la atención de los espectadores. Estos son algunos de los “milanismos” más recordados dentro de su carrera.

Mearse en la ducha y cagar en el mar

Sí, por encima de cualquier otro momento célebre, Milá será siempre la tipa que le reveló a todo el mundo su costumbre urinaria, algo que causó un revuelo similar a si hubiese dicho que cenaba placenta humana por las noches. Podríamos decir que tuvo suerte: esas declaraciones las hizo antes de que existiera Twitter, aunque la plataforma ya existía cuando dijo que cagaba en la playa.

Expulsar a los hinchas del plató

La de echar a la gente de sus programas es una costumbre que iría ampliando con los años, pero la primera vez que recordamos que hiciera algo así fue en un episodio de Queremos saber más en el que se invitó a los ultras del Real Madrid para tocar un tema tan delicado como el racismo en el fútbol. Al final terminó por echar a los Ultrasur.

Tocar paquetes por doquier

Se lo hizo a Maxim Huerta y a Joaquín Prat Jr. en un programa de GH. También a un presentador de Sé lo que hicisteis al que no dejaba de sexualizar mientras él trataba de hacerle una entrevista para, acto seguido, tocarle los bajos. Milá no ha tenido reparos en hablar del físico de otros hombres, a veces en contextos en los que el cuerpo está más expuesto, como en el famoso programa de telerrealidad, y otros en los que los interlocutores no lo esperaban en absoluto. Sí, lo mismo que ha hecho ahora con Mulet.

"Has planificado Gran Hermano como si fuera un negocio y eso no te lo perdono"

La expulsión repentina de uno de los participantes del programa sorprendió a muchos, aunque tal vez no tanto como la justificación. Habían grabado al participante dentro de la casa hablando de sus planes promocionales antes de empezar el programa. La frase que encabeza este epígrafe y que le soltó Milá a Danny es, tal vez, una de las mayores hipocresías vistas jamás en un programa que se basa en la venta constante de la imagen al público.


Gran Hermano catorce - Mercedes Milá entrevista... von Sh0xTL

El pepinillo de Pablo Motos

Reconocemos que esta intervención no es que nos moleste precisamente, con una persona poniendo en su sitio al presentador del late night más importante del país. Pero eso no significa que las réplicas entre Pablo Motos y Milá durante su entrevista fueran de las más incómodas que se han visto jamás en El Hormiguero. “¿Haces siempre lo mismo con tus invitados? ¿Una patada en la boca? Este domingo es el último de los tres primeros meses, desgraciado”, le dijo antes de ponerse a hablar del pene del presentador.

“Si Jesucristo bajara a la Tierra, entraría en 'Gran Hermano”

Gracias, Milá.

Y las declaraciones de esta semana

Puede que todos estos recuerdos sean molestos y cuestionables, pero nada es para nosotros comparable a la promoción de ideas supersticiosas para la salud pública para, acto después criticar de la forma más rastrera al emisario que intenta contrarrestar tus bulos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos