Publicidad

Este hombre sin mascarilla que grita "habeas corpus" tiene razón: no pueden detenerle por no llevarla

Este hombre sin mascarilla que grita "habeas corpus" tiene razón: no pueden detenerle por no llevarla
137 comentarios

El mes pasado empezó a ponerse de moda entre los insurrectos a las normativas en prevención Covid entonar en alto el término legal “habeas corpus” a modo de demanda de amparo legal cuando la policía se le llevaba. La invocación sí está reconocida en nuestro ordenamiento, como ya explicamos.

Acompañamos la explicación de cómo funciona el término con las tres intervenciones policiales más compartidas por aquellas fechas, siendo en los tres casos, además de escenas de lo más rocambolescas, muestras fallidas de su uso que podían ser contraproducentes con el ciudadano en cuestión.

Por ejemplo, el policía quiso llevar a comisaría a una señora que no llevaba encima su DNI para cogerle los datos a la hora de ponerle la multa, pero al solicitar esa intervención del juez, la mujer se arriesgaba a tener que pasar hasta 48 horas en el calabozo a la espera de que un magistrado analizase su caso. Si no hubiese dicho nada, en cuestión de horas habría podido volver a la calle con total normalidad.

Pero hoy sí está circulando por redes sociales una situación en la que, de no faltar más información que la que se presenta en el vídeo, los agentes se habrían equivocado y estarían llevando a cabo una detención ilegal por la que el juez podría dictar la liberación del sujeto.

El infractor no lleva mascarilla en la vía pública, lo que sabemos que está prohibido. Con cierta chulería, aunque manteniendo el respeto verbal con los agentes y sin ninguna oposición física, el tipo les dice que no le pueden detener y que en todo caso sólo podrían multarle.

Hay un rifirrafe en el que un policía le dice que tiene que ponerse la mascarilla inmediatamente, pero el hombre dice que no tiene ninguna encima, con lo que no puede cumplir su orden. Proceden a esposarlo y le dicen que está detenido por desobediencia. Otro policía asegura que se ha negado a conseguirla. El tipo ya ha dicho en alto el término y antes de que se lo lleven pide a un conocido que llame a quien suponemos que será su abogada o alguien de confianza que le ayude a conseguir el necesario apoyo legal.

José María de Pablo Hermida, abogado por el bufete Mas y Calvet de Madrid, explica en su cuenta de Twitter que, en efecto, no llevar mascarilla es por el momento una infracción administrativa. Visto lo visto, sólo podrían haberle puesto una multa y en ningún caso llevarle detenido. Sergio Carrasco Mayans, abogado en Fase Consulting, es de la misma opinión.

Ahora bien: ¿ha cometido el susodicho un delito de desobediencia como dicen los agentes? De Pablo asegura que no se dan las circunstancias adecuadas: “incumplir una ley no es desobediencia”. Primero porque el desacato a la autoridad debe quedar muy claro, debe tratarse “de una orden concreta dirigida personalmente a un sujeto concreto”.

Para que esa desobediencia permita la detención, es necesario que sea grave, ya que la desobediencia leve se despenalizó en 2015. ¿Cómo de grave es desobedecer a una norma de salud pública en mitad de una pandemia? Es posible que los jueces lo consideren algo de alto rango. Pero, hay un problema: para que exista esa desobediencia “se debe tratar de una orden que el sujeto pueda cumplir. Si, como parece desprenderse del vídeo, el detenido no llevaba encima ninguna mascarilla, la orden de ponérsela es imposible de cumplir. Luego no hay desobediencia”.

Como también corrobora Carrasco, “lo suyo habría sido acompañarle para comprar la mascarilla como mucho”. En caso de que el sujeto, escoltado por los agentes para confirmar que cumpliese la norma, se hubiese opuesto a comprarse esa mascarilla, ahí sí hablaríamos de un caso de desobediencia.

Por supuesto, y como también señalan los juristas, lo que hemos visto puede no representar el episodio completo de la intervención, en la que podría haber ocurrido que el hombre hiciese algo antes de que se empezase a filmar. Pero, a modo de estudio de casuística, este vídeo representa a la perfección un caso de uso adecuado del habeas corpus.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios