Compartir
Publicidad

Guía de higiene menstrual: ¿qué métodos son los más económicos y beneficiosos para el medio ambiente?

Guía de higiene menstrual: ¿qué métodos son los más económicos y beneficiosos para el medio ambiente?
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad
“Beauty in Blood", Jen Lewis

La nueva propuesta de la CUP ha causado revuelo en ciertos medios. La organización política asamblearia catalana lanzaba una moción para que los clásicos talleres escolares sobre menstruación no los hagan Evax o Tampax, sino el Servicio de Información y Atención a la Mujer (SIAD), un organismo público sin intereses comerciales. Hasta aquí, ningún problema.

El truco, claro, es que informaban de que se publicitarían “métodos alternativos de recogida de sangrado: copas menstruales, compresas de ropa y esponjas marinas". Según la Candidatura, éstas son "alternativas más saludables, más sostenibles y más asequibles económicamente".

De ahí el alzamiento de cejas de ciertos internautas, que veían en esto un retroceso en el universo de la higiene femenina.

O que, incluso, haya dado pie, rápidamente, a memes:

Cup Menstrual

Mayoría de tampones

La historia de la menstruación ha estado, hasta estas últimas décadas, bastante marginalizada, oculta en conversaciones femeninas y la necesidad de elaborar los productos necesarios entre ese 52% de la población. Como es lógico, siempre ha habido productos para la regla que han ido evolucionando con las nuevas técnicas y materiales disponibles para las mujeres y hoy disponemos de una inmensa variedad de opciones, pese a que la mayoría de mujeres (más del 80%) usa desde hace unos 80 años compresas o tampones.

Chalabi Tampons Map 1

Los que, como las mujeres sabrán, tienen un precio doloroso. Papel higiénico, compresas y tampones tienen un IVA del 10% (subió desde el 8% el verano de 2012), el mismo que la importación de antigüedades y objetos de arte.

Este gravamen es uno de los primeros en salir cuando se habla de productos de primera necesidad que los recaudadores hacen pasar por uno de lujo. Pero... ¿puedes vivir sin tampones o compresas?

Eso nos lleva directamente al planteamiento inicial de las CUP: ¿es cierto que estos otros métodos minoritarios en nuestra sociedad son, como decían desde el partido catalán, más saludables, sostenibles y baratos? Hoy nos toca analizarlo.

Compresas y tampones

8287308084 01755ecf25 Z

Los reyes del mercado. Son el producto estrella de los grandes almacenes, y los encontrarás fácilmente. Son cómodos de usar (o estamos muy acostumbradas, vaya), y entre estas dos opciones con los tampones estarás más segura de no dejar demasiado rastro de olor (si es que es algo que te preocupa, que no tiene por qué).

Eso sí, su precio varía enormemente (aquí hicieron un análisis del mercado bastante aproximado). Elijamos la opción más económica: la compresa de Mercadona de a 4 céntimos la unidad. Si recambiamos 6 compresas por día y optamos por hacer balance con una menstruación de 4 días (hay mujeres a las que les dura 3, otras 6 o incluso más) nos salen 0.96 céntimos el ciclo, es decir, unos 12 euros al año. Claro que si usas Tampax te puede salir a 12 céntimos la unidad, y eso se nos iría a 3 euros el ciclo y 36 al año.

En ocasiones estos apliques pueden ser irritantes y dejar desechos como fibras, pero la fórmula de fabricación ha mejorado mucho durante estos años y la inmensa mayoría de usuarias no tiene problemas.

Otro de los comentarios más extendidos en contra del uso de tampones, especialmente desde las compañías que ofrecen alternativas a su uso, es el síndrome de shock tóxico, cuyo nombre es bastante explicativo y puede llegar en casos extremos a amputaciones y muertes, pero esto sólo se produce si mantienes el tampón dentro muchas muchas horas. Las mujeres están bastante concienciadas en cambiarse el tampón en periodos inferiores a 8 horas y no es necesario alarmarse por esto.

Maxresdefault ¿Y vosotros? ¿Alguna vez habéis visto un líquido rojo en anuncios de compresas?

De lo que no se pueden librar estos productos es de su mala fama en cuanto al impacto medioambiental. Una mujer usa en su vida unos 11.400 tampones o compresas, y se componen de materiales tanto naturales (algodón) como sintéticos (rayón, poliéster, polietileno, polipropileno, etc).

Dependiendo del método empleado en su eliminación podrán afectar al agua (si se deshacen de ello por el inodoro) o en los sistemas de separación de basura locales (si lo tiran a la basura), donde pueden tardar siglos en degradarse, sobre todo cuando se tira con el clásico embajale que los acompaña. Y si por cada copa tiramos casi 4000 tampones o compresas y de éstas últimas hay cientos de millones de mujeres que las usan en todo el mundo pues echa cuentas.

Y si las echas verás que es un gran desperdicio, pero que en el gran esquema de las cosas de nuestros problemas con la gestión de desechos no es algo que destaque por encima de, digamos, nuestro reciclaje de latas de refrescos. Una mujer produce 135 kilos en su vida de residuos de regla. El total de lo que tirará a la basura entre todas sus cosas, es de más de 28 toneladas. Todo suma, pero unas cosas más que otras.

Impacto económico: aproximadamente 360-1080 euros en toda una vida

Impacto medioambiental: un 2.5 en la escala Chernóbil

Copa menstrual

La Copa Menstrual Como Alternativa Segura Y Ecologica Jpg 1558103047

Son de silicona médica hipoalergénica (el mismo material usado para hacer válvulas de corazón, por ejemplo), así que, como nos dice Clara F. del Barrio, farmacéutica especializada en salud reproductiva, “por comparación, en cuanto a salud vaginal la copa gana por goleada. La silicona no interacciona en absoluto con la mucosa y el vacío impide la proliferación de bacterias sobre el flujo”.

Se venden de diferentes tamaños para cada distinto suelo pélvico de igual forma que los tampones y compresas tienen diferentes capacidades. Y, aquí está el truco, se cambian cada menos tiempo, un par de veces al día. Un tampón medio absorbe 6ml, y a la copa pequeña le caben 20ml. Como sabes, son todo lo bueno para el medio ambiente que no son tampones y compresas.

Dicen que una copa te dura 10 años. Las experiencias de algunas usuarias no son tan optimistas, aunque tampoco podemos hacer un análisis más preciso, ya que las copas llevan muy poco tiempo en el mercado. Pongamos que, como dicen, con 3 copas podrás vivir toda tu vida menstrual. Teniendo en cuenta que su precio más extendido son 30 euros, te salen 90 euros frente al altísimo gasto que hemos visto en compresas y tampones.

Eso sí, a algunas usuarias se les puede hacer incómodo vaciar la sangre en ciertos espacios públicos, hacer el mismo gesto de sacada de la copa de la vagina o la limpieza al término del ciclo. Algún que otro compañero de piso torcería el gesto si cada 28 días tiene una cacerola hirviendo con esos aparatos en el fogón de la cocina. Aunque eh, si llevamos décadas haciendo lo mismo con los biberones, igual el problema es más de acostumbrarse.

Impacto económico: aproximadamente 90-150 euros en toda una vida

Impacto medioambiental: un 0.2 en la escala Chernóbil

Ropa interior absorbente

Panties Period 8640

Se suman dos cosas: no dejan de ser los paños de toda la vida estilizados y que a día de hoy se fabrica de todo, de to-do. Las tienes de todas las formas que quieras, variando el grado de atractivo-comodidad según lo que busques. Casi mejor si te las compras oscuras, eso sí. Desde su propia página web explican que puedes llevarlas puestas sin preocuparte durante lo que serían dos puestas tradicionales de tampón. Es decir, que si tienes un flujo un poco excepcional, deberás cambiarte de ropa interior más de una vez al día. Y eso en los días de poco flujo, pues algunas chicas necesitan llevar un tampón extra en ocasiones.

Las puedes lavar como una prenda normal, obviamente, y si ya usas ropa interior cuando tienes la regla normalmente, no producirás una mayor huella ecológica. Además, como nos indica Clara F. del Barrio, son una gran opción para hombres trans. Ojo: 5 prensas (para un ciclo) son 145 dólares.

Impacto económico: aproximadamente 435 euros en toda una vida

Impacto medioambiental: un 0 en la escala Chernóbil

Las compresas reutilizables o Moonpads

Moonpads

Eso mismo que llevábamos en la antigüedad es, para los más ecológicos, la mejor opción, tal y como indicaban desde la CUP. Se fabrican con algodón de Primal (o sea, tan biodegradable como la tela), te duran sus 10 años de vida y se lavan para usos posteriores. Sus precios son muy variables, y en Etsy las tienes con diferentes estampados y diseños por unos 8-10 dólares el paño (6 paños cada 10 años = 144-180 euros). Sus defensoras aseguran que son más cómodas que las de plástico, pero sigues sin librarte de que la sangre entre en contacto con el oxígeno y se oxide. Otro inconveniente según sus usuarias: el lavado. Implica un gasto de agua considerable a diario durante la menstruación.

Impacto económico: aproximadamente entre 144 y 180 euros en toda una vida

Impacto medioambiental: un 0 en la escala Chernóbil

Esponjas marinas

Sea Pearls 7349

En principio, una gran idea. Hay menos riesgos tóxicos que con fibras sintéticas, se limpian fácilmente durante y después del ciclo y su capacidad de absorción es similar a la de un tampón. También puedes tener relaciones sexuales sin tener que quitártela, como con este otro invento similar (el menos ecológico y económico de esta lista, lo único). Pero son delicadas, y no puedes sacártelas con mucha brusquedad o se corre el riesgo de que la esponja se rompa. Un par de unidades te puede salir por unos 15-20 euros, y si te duran los 6 meses máximos que indican en esta página, te sale parecido a lo que puedes gastar con compresas.

Impacto económico: 1080 euros

Impacto medioambiental: un 1 en la escala Chernóbil

¿Estamos escogiendo mayoritariamente la opción más contaminante?

Puede que no, que las esponjas no sean el método más económico de entre los que hemos visto, pero los paños y especialmente las copas menstruales sí tienen ventajas notables, en ahorro, frente a las tradicionales compresas y tampones. Además, en todos los casos, son más ecológicos a la elección tradicional de tampones y compresas, por lo que la propuesta de la CUP no está basada en datos falsos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio