Publicidad

Las mujeres, "bellas"; los hombres, "racionales": la brecha de género en los adjetivos que empleamos

Las mujeres, "bellas"; los hombres, "racionales": la brecha de género en los adjetivos que empleamos
24 comentarios

Publicidad

Publicidad

El lenguaje que utilizamos configura de algún modo nuestra forma de ver, entender y comunicar la realidad. Por ello, desde la Universidad de Copenhagen han realizado una investigación para ver hasta qué punto existe un sesgo de género en él. ¿Resultado? Los adjetivos más utilizados para hablar de las mujeres están asociados a su apariencia y los que describen a los hombres a sus habilidades y personalidad. Algo que ilustra hasta qué punto los estereotipos sobre los distintos géneros siguen anclados en nuestro cerebro.

Más utilizados. "Hermosa", "encantadora", "sexy", "maravillosa" o "con clase" son algunos de los epítetos más utilizados a la hora de referirse a las mujeres en los libros analizados en el estudio. Por su parte, el top cinco referente a los calificativos positivos asociados a la figura masculina está formado por "justo", "racional", "pacífico", "prodigioso" y "valiente".

¿Por qué? El listado anterior es una prueba más que reafirma la importancia que tiene el aspecto físico de las mujeres a la hora de referirnos a ellas. De los once adjetivos utilizados tan solo dos no están asociados a la calificación de su aspecto: pura y vibrante. Sin embargo, los que se utilizan para hablar de los hombres describen un universo más amplio: su personalidad, sus aptitudes o su fiabilidad. Un ejemplo de ello son adjetivos como "honorable", "soberano" o de "confianza".

Tres millones. El estudio impulsado por la Universidad de Copenhagen se encargó de diseñar un modelo capaz de identificar los adjetivos que completaban la definición de aquellas palabras asociadas a un género concreto. Así, entre más de 11 billones de palabras presentes en libros publicados entre 1900 y el 2008 el sistema informático buscaba palabras como, por ejemplo, "azafata" "yerno", "hermana" o "cuñado" para analizar cuáles eran los adjetivos que las acompañaban.

Resultados. El análisis anterior extrajo una conclusión principal: se utilizan más adjetivos negativos para definir el cuerpo de las mujeres que el de los hombres. Descubrieron que las palabras con connotaciones negativas utilizadas para hablar de la apariencia física se utilizaban hasta cinco veces más para hablar de las mujeres que de los hombres. Igualmente, el uso de los adjetivos positivos o neutrales asociados al físico, se emplea en el doble de ocasiones para hacer referencia al colectivo femenino.

Cuadro EurekAlert!

La importancia del lenguaje. La profesora del departamento de informática y coordinadora de la investigación, Isabelle Augenstein, hace una lectura más amplia de los resultados anteriores y sostiene que un lenguaje parcial deriva en una visión sesgada de la realidad. Por eso, desde su punto de vista es importante desarrollar modelos de lenguaje automático que estén desprovistos de esta desviación de género. Según ella, si los algoritmos utilizados para desarrollar aplicaciones y nuevos sistemas informáticos beben de bases de datos sesgadas como las analizadas por su equipo, Augenstein, seguiremos perpetrando un lenguaje parcial de género.

Imagen: Vladimir Kudinov/Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir