Publicidad

Todo lo que debes saber sobre los hidrogeles: ni explotan por sí solos ni sustituyen al jabón

Todo lo que debes saber sobre los hidrogeles: ni explotan por sí solos ni sustituyen al jabón
2 comentarios

El lavado y la desinfección de manos se han convertido en una constante de la nueva normalidad y al tandem móvil, cartera, llaves, ahora hay que sumar el hidrogel de bolsillo. Sin embargo, a la hora de llevar este producto encima, debemos tener en cuenta que no se trata de una crema de manos, sino de una solución inflamable y deshidratante para la piel.

Composición. La mayoría de los geles hidroalcohólicos están formados por tres componentes principales: alcohol (70-80%), glicerina(2-10%), agua y gelificante o emulsificante. Éstos últimos ingredientes están presentes en una concentración muy baja (en torno al 3%) y su función pasa por proporcionar consistencia al producto para facilitar su aplicación. Del mismo modo, el alcohol debe estar presente al menos al 70% para garantizar su función viricida y desinfectar las manos correctamente.

Precaución. El punto de inflamación del alcohol se sitúa entre los 12 y los 17º grados, dependiendo de si estamos ante una concentración al 100%, al 96% o al 70%. Esta característica física lo convierte en un elemento altamente volátil. Es decir, arde con relativa facilidad si entra en contacto con una llama o una chispa. Precisamente por esta razón no es recomendable dejar el hidrogel expuesto directamente al sol o cerca de focos de calor como una barbacoa.

Por ello, desde el propio Ministerio de Sanidad desaconsejan hábitos como fumar inmediatamente después de haberse aplicado el hidrogel y sugieren almacenar este producto en lugares ventilados donde no se produzcan variaciones de temperatura importantes.

¿Y las explosiones? Hace varios días comenzaron a circular por redes sociales unas fotografías que mostraban las supuestas consecuencias de dejar el gel hidroalcohólico en el coche. Finalmente, medios de comunicación de Brasil apuntaron que se trataba de un bulo originado en su país y que, por lo tanto, no podían demostrar que las explosiones estuviesen relacionadas con los hidrogeles.

En esta línea y ante la proliferación del mismo tipo de imágenes en España, Ricardo Díaz Martín, catedrático de Ingeniería Química y Materiales, explicó a nuestros compañeros de Motorpasión que "resulta muy complicado" que un bote de hidrogel explote de esa forma: "Se deberían dar condiciones muy extremas y negligencias muy claras como que el recipiente de gel hidroalcohólico fuese enorme (del orden de litros) con un cierre de rosca y se quedase en el salpicadero o en la bandeja trasera donde las temperaturas son superiores de hasta 70º C durante mucho tiempo en las horas centrales del día".

Es decir, a no ser que actúe un elemento externo (cigarrillo, chispa, etc) es muy complicado que el hidrogel se inflame por sí mismo debido a que el punto de autoinflamación del alcohol se sitúa en los 363 grados, una temperatura que no se alcanza dentro de un automóvil por el mero hecho de estar expuesto al sol.

Caseros, mejor no. Debido al boom de recetas que comenzaron a proliferar en Instagram y YouTube como respuesta a la escasez de unidades en farmacias, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos ha tenido que pronunciarse al respecto y pedir a la población que no hagan este tipo de disoluciones en sus casas. Por un lado, alertan del peligro de manipular estas sustancias sin tener conocimientos científicos previos y por el otro de su posible ineficacia. No utilizar alcohol en la concentración suficiente puede hacer que el producto desde el punto de vista viricida sea inocuo y emplear más de la cuenta puede desarrollar problemas dermatológicos.

¿Y el jabón? El mero hecho de que el gel desinfectante esté a la entrada de cada comercio y en casa puede desplazar al clásico lavado de manos tan defendido por las autoridades sanitarias. De hecho, según apuntan varios expertos a El Confidencial, el jabón debe ser siempre la primera opción y el hidrogel la alternativa a utilizar cuando no podamos lavarnos las manos. ¿Razón? El alcohol es una sustancia que favorece la deshidratación y usarlo cada vez que entremos en contacto con una superficie sin desinfectar puede ocasionar lesiones cutáneas o problemas de irritabilidad.

Imagen: Anna Shvets/Pexels

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios