Compartir
Publicidad

Cómo saber si eres aburrido en Facebook, Whatsapp o la vida real

Cómo saber si eres aburrido en Facebook, Whatsapp o la vida real
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Existen dos clases de personas y nadie quiere ser las aburridas. Pero, hasta ahora, nadie sabía muy bien cuáles son los factores que hacen que alguien sea un plomo y no el rey de la fiesta. Sin embargo, un grupo de psicólogos ha llevado a cabo un experimento con casi 500 personas para clasificar a la gente aburrida según sus conversaciones.

Y han encontrado unos cuantos rasgos que sí, definen perfectamente a esa gente tan sosa que necesitaría medio Mediterráneo para saber a algo. Guay por la ciencia, pero vamos a llevarlo a lo que de verdad importa en la interacción humana: las redes sociales. Las conversaciones preparadas incluían 43 rasgos distintivos de personalidad, y estos son los que más definen a una persona aburrida, según los participantes del estudio. ¿Son traducibles a lo que hacemos en Facebook? Puedes apostar tus likes a que sí.

"Soy un tío aburrido / no soy nada divertido"

La canción de Kaka de Luxe define perfectamente el rasgo de un tío aburrido que más odia el resto de la gente: el egocentrismo negativo. Alias "lo mío siempre es peor y voy a hablar de ello aunque no le importe absolutamente a nadie". Es algo que hacemos poco en las redes, y que no hay que confundir con quejarse en general.

Más que nada porque el mismo estudio reconoce que la gente interesante comparte más sobre lo que le pasa. ¿Has tenido un mal día? Todo el mundo lo tiene, pero a nadie le importará si no cuentas por qué. Y "porque soy yo" no es una respuesta válida. En general, se considera así cualquier variante de algo que en Twitter tiene nombre propio, y respuesta a la altura:

No seas banal

El segundo defecto más aburrido: hablar sobre cosas poco interesantes para los demás. Si has tenido un mal día porque un tiburón se ha intentado comer tu tabla de surf, vas bien. Es algo interesante, informativo y puede mover a tus círculos sociales. Si no has podido surfear porque no había olas y te tiras trece semanas hablando de ello a gente que este año no ha podido ni acercarse a una piscina, vas a perder amigos.

Fotos tuyas sujetando la torre de Pisa, inundar un grupo de whatsapp con 200 fotos y vídeos de tu pareja y tú en el puente de los candados, explicar durante un mes y medio por qué tu nuevo coche es mejor que el Interceptor de Mad Max. Ya sabes. Todo eso. Y el meteotuit: "está lloviendo".

"Yo, mi, me"

Si actúas así en Whatsapp, mal asunto.

Esa amiga tuya que emigró a Australia hace dos meses te abre un chat para contarte qué tal le va. Media hora más tarde cierra el chat y decide borrarte de su lista de amigos una temporada. ¿Qué ha pasado? Lo más seguro es que hayas dedicado todo ese tiempo a contarle todo lo que te ha pasado esta mañana. O el viernes pasado. O las aventuras de finde con esas seis personas de las que ella no ha oído hablar y que son exactamente iguales a las aventuras de los últimos 15 años con las últimas 60 personas. Mientras, lo único que sabes de ella es que vive en un país en el que hay Internet.

El hombre que no estaba allí

¿Cuándo fue la última vez que pusiste un like o un comentario a un amigo? Por algo que no fuese su cumpleaños, quiero decir. Responde a la gente, participa en las conversaciones, da las gracias si un post te ha parecido interesante. Y ojo: participar no significa decir que sí a todo.

Favear todo no te hace caer mejor

En serio, no lo hagas. Es irritante. Y, según el estudio, pocas cosas hay más aburridas que alguien que intenta todo el rato congraciarse gratuitamente. Vamos a poner un ejemplo fácil: te gusta alguien. Le has mandado una solicitud de amistad y te ha aceptado. Bravo. Ahora, por favor, no te dediques a ponerle likes a todo lo que haya puesto en su muro en los últimos 4 años. Ni siquiera en los últimos cuatro días. Ni a todo lo que ponga. No sólo quedas como una persona aburrida, sino que da mal rollo.

Escasa afectividad

En realidad, esto es algo que se aplica más a tus citas de Tinder que a la conversación online previa, pero conviene tenerlo en cuenta: si no miras a los ojos, tienes la gestualidad de Keanu Reeves y el tono de voz de un Terminator, lo llevas mal. A las aplicaciones de ligoteo en sí se aplica mejor nuestro siguiente punto.

El tipo que no ponía emojis...

Esto es importante para chatear. No sólo porque el emoji sea para el whatsapp la inflexión vocal en una conversación, sino porque conlleva un exceso de seriedad que te hace parecer como alguien con el sentido del humor de un zapato.

...Y que tardaba muchísimo en responder

Escribiendo...

Escribiendo...

Escribiendo...

Céntrate un poco

Hay una persona, en todo grupo de whatsapp, que se dedica a subir vídeos de lipdubs mientras el resto intenta decidir a qué hora se queda y qué se cena. O que no se entera de la conversación porque está permanentemente distraída. Tú no quieres ser esa persona.

Pon a prueba el autocorrector

Si cuando pulsas cualquier tecla -aunque sea la "w" o un paréntesis-, las tres opciones que te aparecen por defecto son "sí", "ajá", y "vale", tienes un problema de comunicación. La gente aburrida tiende a comunicarse con expresiones simples y vacías.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio