En 2008, Wall-E lanzó muchas predicciones sobre nuestro futuro. Ha acertado en la mayoría de ellas

En 2008, Wall-E lanzó muchas predicciones sobre nuestro futuro. Ha acertado en la mayoría de ellas
5 Comentarios

Hace más de una década, en 2008, Pixar lanzó una película titulada Wall-E. Este film futurista sirvió como un relato con moraleja para todos los que nos deslumbramos con ella entonces. Después de que Wall-E (un robot compactador de basura) encontrara una planta, viaja al espacio a bordo de la nave Axiom y emprende una misión para proteger a la planta y devolver a los humanos a la tierra. Wall-E de Pixar pintó una visión sombría de nuestro futuro, pero ¿cuánto de todo aquello era exacto? Hay algunas cosas que predijo bien (y mal) sobre el futuro.

La última misión de SpaceX, la compañía espacial de Elon Musk, confirmó una sospecha que hemos tenido durante mucho tiempo: la película de Pixar es la película de ciencia ficción que mejor predijo nuestro futuro.

A grandes rasgos: coches autónomos, humanos pegados a las pantallas de sus dispositivos, basura por todas partes, una empresa que gobierna a todo el mundo. ¿Suena familiar, no? O acabas de ver una película de animación o simplemente has observado el mundo que nos rodea. Debutando en un momento en que la economía alcanzó su punto más bajo desde la Gran Depresión, la sociedad distópica que rodea al robot trabajador asustó a muchos con sus predicciones aprensivas.

La película muestra una Tierra que se volvió inhabitable por el cambio climático, con los últimos humanos vivos, turistas espaciales obesos que se comunican únicamente a través de videollamadas y dependen de batidos sustitutivos de la comida para su sustento. Hay similitudes inquietantes con gran parte de nuestra realidad actual, con eventos climáticos extremos aumentando en frecuencia, tasas de obesidad altísimas, llamadas de Zoom que se apoderan de nuestras vidas y el surgimiento de empresas de reemplazo de comidas como Soylent y Huel.

Wall-E.

La nave de los personajes se llama Axiom y aquí es donde entra en juego SpaceX. El lanzamiento de la compañía el 8 de abril transportó a tres turistas a la Estación Espacial Internacional para un viaje de 12 días, y se denominó "Axiom Mission 1", seguramente no fue una casualidad.

WALL-E es aparentemente la historia de dos robots que se enamoran. Pero también es una fábula sobre las trampas del consumo y la adicción a la tecnología. "Por lo general, disfruto tener razón, pero no en este caso. No quería tener razón en tantas cosas en esta película", explicaba Andrew Stanton, escritor y director de WALL-E, en este artículo de Bloomberg.

La cinta comienza con el robot de limpieza de basura deambulando por una Tierra post-apocalíptica y abandonada. Intermitentemente, tiene que buscar refugio cuando golpean las tormentas. Eso refleja la realidad: el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático avisó el año pasado que los eventos climáticos extremos que solían ocurrir solo una vez por década ahora ocurren cada tres años.

Una empresa para gobernarlos a todos

En la narración de la película, el cambio climático es causado por un consumo excesivo desenfrenado. La culpa recae directamente en los pies de una empresa, el monopolista Buy'N'Large. Tiene más que un parecido pasajero con Amazon, que se espera que registre ventas superiores a 500.000 millones este año, y que controla alrededor del 40% del mercado de comercio electrónico de Occidente. La empresa con sede en Seattle fue la inspiración para Stanton hace incluso 15 años.

Hay más paralelismos con Amazon y su fundador Jeff Bezos. Buy'N'Large también opera la nave espacial de la película; mientras tanto, Bezos es dueño de Blue Origin, una compañía de cohetes que también ofrece viajes para turistas espaciales.

Wall-E BnL

Pero fue otro multimillonario tecnológico quien ayudó a Stanton y su equipo de redacción a desarrollar su visión de la dirección del viaje de la humanidad: Steve Jobs. El cofundador de Apple también fue director ejecutivo de Pixar y pasó la mitad de la semana laboral en la sede de la empresa en Emeryville, a las puertas de Silicon Valley. Eso significó que Stanton vio el iPhone un año antes de su lanzamiento en 2007. Estaba en una fiesta en la que Jobs no pudo evitar mostrar el dispositivo. "Creo que su ego se apoderó de él", comentaba Stanton.

Consumismo excesivo

En la película, los rascacielos son reemplazados por prominentes montañas de basura que se extienden más alto que las nubes. Los insectos se consideran una rareza ya que los recursos naturales necesarios para alimentarlos casi han desaparecido. Wall-E pasa sus días condensando las pilas de basura mientras se suma a las crecientes montañas de desechos. La eliminación de basura ya es un problema importante en nuestro mundo, ya que solo los estadounidenses generan más de 735 kilos de basura por persona por año.

No es ningún secreto que los años de cartas escritas a mano y llamadas telefónicas casi han terminado, y han sido reemplazadas por mensajes de texto abreviados que apenas se parecen al uso real del idioma. Los humanos obesos que primero consumieron la basura que puso en marcha al robot Wall-E han llevado esta tendencia al siguiente nivel. Coches eléctricos y autónomos transportan a la población obesa, equipados con una pantalla que obstruye la línea de visión del pasajero. Los pasajeros dependientes se sientan y recorren las calles mientras beben enormes botellas "Buy 'n Large". Los humanos en el film están a voluntad de la corporación de producción en masa mientras pasan sus días viendo anuncios de B 'n L y consumiendo productos de B 'n L.

Wall-E

En el mundo real, la era de los teléfonos inteligentes está muy cerca, empujando los ojos de los usuarios hacia las trincheras de sus dispositivos. Las redes sociales, la navegación por Internet, Pokémon Go y todo lo que la gente desee aparece al alcance de la mano en cuestión de segundos. Parece algo maravilloso, pero mientras, la delgada línea entre la realidad y la ficción tecnológica continúa desdibujándose. Y películas como Wall-E terminan prediciendo todo lo que está ocurriendo.

Temas
Inicio
Inicio