Compartir
Publicidad

Alternativa para Alemania está reinstalando métodos de los nazis: que los niños se chiven de sus profesores

Alternativa para Alemania está reinstalando métodos de los nazis: que los niños se chiven de sus profesores
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Alternativa para Alemania, AfD, tercer partido del país y que figura actualmente como el segundo en las encuestas, se encuentra con un problema: la gente que no es de extrema derecha les rechaza. Tal es el punto que, según su versión, hay profesores que atacan y desprecian su proyecto político en clase, sin cortapisas, delante de sus alumnos. Llegando en momentos puntuales a haber llevado a los pequeños forzosamente a manifestaciones en contra de este partido.

Escuelas neutrales online: es el nombre de la campaña y la plataforma promovida a principios de este mes por el AfD en Hamburgo que, en base a su reciente éxito, estaba pensando en implantarlo en otros estados del país. Los representantes piden a niños y padres que denuncien en su web con nombre, apellidos y centro de trabajo a los profesores que, según ellos, están difundiendo mensajes ideológicos de izquierdas. Caer en esta práctica, dicen, sería infringir su código legislativo, ya que los profesores, como otros funcionarios, están obligados a representar una pluralidad de opiniones y mantener su opinión oculta. No pueden adoctrinar a favor o en contra de ningún grupo.

Al crear esta lista se provocan dos efectos: el primero, según sus instigadores, es ofrecer opciones de consulta a los padres que quieran proteger “la libertad de expresión” para con sus hijos, sabiendo donde no deben inscribirles. La segunda, tener una lista de su adversarios ciudadanos. Según el partido, ya han recibido más de 200 denuncias.

La Stasi ciudadana: el ejército de policía sin uniforme de la RDA durante la Guerra Fría que expandió la paranoia vecina, haciendo que todos recelasen de la gente de su alrededor por miedo a que les delatasen justa o injustamente. Se estima que 200.000 alemanes llegaron a denunciar a vecinos, familiares y amigos al Partido Comunista. Peor que eso fueron las denuncias vecinales que derivaban primero en despidos y después en traslados a los campos de concentración en la era nazi. Es con técnicas como estas como se fomenta un clima de pensamiento único en los Estados totalitarios, como han querido recordarle al AfD tanto el actual Ministro de Educación como la Federación Alemana de Sindicatos y la Asociación Alemana de Profesores.

Si no puedes contra ellos, únete: ayer mismo dos tercios de los maestros de la Escuela Lina Morgesntern en Kreuzberg, Berlín, se han puesto en contacto con el partido. Quieren que se les incluya en la lista de profesores propagandísticos, en un gesto de pura provocación. Su mensaje ha sido: "Otorgamos una gran importancia estar en la lista porque continuaremos asegurándonos de que los estudiantes de la escuela tengan la capacidad de entender el carácter de su partido […] seguiremos advirtiendo a nuestros estudiantes de todas las actividades racistas, inhumanas, sexistas, revisionistas, antisemitas o antidemocráticas que pongan en peligro nuestra coexistencia pacífica en la sociedad. […] Sabemos que lo que comienza con la denuncia y la intimidación termina con la detención de los disidentes en los campamentos". El texto, y lo ingenioso de la acción, ha hecho que se viralice en los entornos digitales alemanes.

Los límites de la neutralidad: ¿hasta dónde debemos respetar la libertad ideológica? ¿es respetable la opinión de aquellos que quieren limitar los derechos humanos? Pese a que la extrema derecha no ganaba representación parlamentaria desde 1957, seis millones de alemanes apoyaron en los últimos comicios algunas de estas ideas:

Acabar con la UE, proteccionismo económico, final del espacio Schengen, vuelta de la mili, intervención de televisiones y radio, expulsar a un millón de personas y no dejar entrar a nadie más, erradicación completa de cualquier práctica islámica, cambiar ayudas sociales por trabajos remunerados forzados, prohibición del aborto y exaltación de la familia… tradicional. “La reducción de nuestra población ancestral debe combatirse con una política nacional de población”, dicen. Todo esto nos suena de algo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio