Publicidad

Borat entra en campaña: ridiculiza a uno de los asesores de Trump con una pillada aparentemente sexual

Borat entra en campaña: ridiculiza a uno de los asesores de Trump con una pillada aparentemente sexual
210 comentarios

“¡Guárdate la salchicha! ¡Tiene 15 años, es demasiado mayor para ti!”, un hombre travestido con ropa barata de mujer entra en la habitación del hotel. En ella se está llevando a cabo una trampa con intenciones humorísticos: Rudy Giuliani, exalcalde de la ciudad de Nueva York, actual abogado e importante asesor de Donald Trump, parece que está a punto de quitarse los pantalones ante una falsa entrevistadora de televisión republicana de joven aspecto. Quedan 11 días para las próximas elecciones estadounidenses y Sacha Baron Cohen es el responsable del último castigo contra los conservadores.

Así se ha ejecutado la broma: en el clip que dejamos a continuación puedes ver el montaje completo de lo sucedido, un clip de la película Borat Subsequent Moviefilm, segunda parte del mítico mockumentary que revolucionó a las audiencias mundiales en 2006, y que se estrena hoy mismo en Amazon Video. En la escena está la actriz de 24 años Maria Bakalova que, por lo que se ha publicado a prensa, se mantiene en la película dentro del papel de hija de Borat de 15 años, razón por la que se comporta y presenta con un aspecto adolescente.

El equipo de Giuliani, en plena campaña política, accedió a hacer una entrevista para un pequeño (y falso) noticiario republicano con el objetivo de defender el buen hacer de Trump durante la pandemia. La “hija de Borat” se “disfraza” de chispeante presentadora, coquetea en un par de ocasiones con el hombre, de 72 años, toman alcohol y cuando terminan de grabar le invita a pasar a la habitación contigua y se quitan mutuamente los equipos de sonido. Él llega a darle palmadas en la cintura y a pedirle su teléfono. Borat entra para interrumpir el acto con el mensaje de antes, justo en el momento perfecto para no saber cómo habría seguido actuando el exalcalde.

“Es todo una fabricación”: cuando el vídeo empezó a circular por los medios la respuesta del equipo del político fue inmediata. "El vídeo de Borat es una completa invención. Me estaba metiendo la camisa después de quitarme el equipo de grabación. En ningún momento, antes, durante o después de la entrevista, fui inapropiado y si Sacha Baron Cohen implica lo contrario es un embustero".

Venganza: para los republicanos es un contraataque de los demócratas ante su último destape. Steve Bannon, ex asesor de Trump, dijo que existían emails y documentos recuperados de un ordenador que supuestamente pertenecía al hijo de Biden que demostraba corruptos vínculos entre Biden y Ucrania. Giuliani consiguió el ordenador (desde hace un par de años él parece ser el conseguidor de multitud de trapos sucios de los adversarios del Presidente) y después se lo dio a New York Post (no confundir con The New York Times). Ningún medio de primera línea se ha hecho eco de la noticia y Facebook y Twitter han limitado la difusión del artículo original por considerarlo “poco fiable”.

La trama se complica: porque fue precisamente el abogado de Trump a quien se vio reunirse en septiembre de 2019 en Madrid con un asesor del presidente electo de Ucrania. The Wall Street Journal publicó que Trump había pedido varias veces al dirigente ucranio que trabajara con su abogado y con el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, para que investigara por corrupción a Hunter Biden, hijo del exvicepresidente demócrata. Estos hechos fueron una de las piezas clave en uno de los últimos procesos de destitución a los que se enfrentó el actual morador de la Casa Blanca.

Borat contre tous: como en anteriores ocasiones, para su nueva película el comediante enmascarado ha intentado poner a ciudadanos y figuras públicas en situaciones que les dejan en evidencia o les ridiculizan, cumpliendo así el objetivo de su sátira: pintar al país más poderoso del mundo como un reino de paletos irredimibles. Pero mucho ha cambiado el clima social entre su primera edición, cuando provocaba escándalos por entonar de forma ofensiva el himno americano, y el momento actual. El actor británico ha reconocido que en su último rodaje ha llegado a temer por su integridad física cuando se coló en una convención por el derecho a portar armas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios