Del "coma" al estado "prácticamente vegetal": las dudas en torno al caso del poeta Manel Monteagudo

Del "coma" al estado "prácticamente vegetal": las dudas en torno al caso del poeta Manel Monteagudo
5 comentarios

“Manel, el hombre que pasó 35 años en coma tras una caída: ‘me dormí con 22 años y me desperté con 58”, reza el titular de El Mundo de una noticia del pasado martes. No lo han publicado sólo ellos, sino prácticamente todos los medios generalistas de España. Para unos, Manel Monteagudo es alguien que “afirma” haber pasado esos 35 años en coma, mientras que otros dan por segura la historia.

Elaine Esposito, de Illinois, ostenta el récord Guinness mundial como persona que pasó más tiempo en coma, 37 años, período tras el cual murió. Munira Abdulla, de Emiratos Árabes, habría despertado tras 27 años de coma en 2019 protagonizando una hazaña sin precedentes. Manel, nacido en la localidad de Noia, La Coruña, sería entonces el (hasta hoy) desconocido protagonista de una de las mayores rarezas de la historia de la medicina.

Despertar y empezar a escribir libros

Hay más datos que han llevado a la ubicua suspicacia de los internautas. Manel no habría despertado ahora, sino en 2014, y llevaría seis años de rehabilitación en los que, como poeta, ha escrito tres libros, entre 2019 y 2021 y unas "Reflexiones poéticas" de 2015, apenas un año tras su despertar. Sus apariciones en prensa, sin embargo, empezaron en estos dos últimos años, donde anticipa la inminente publicación de unas memorias. Ni rastro en los grandes medios de ese insólito fenómeno en Galicia entre 2014 y 2019.

Manel, que cayó en su coma en 1979, recién cumplidos los 22 años en un accidente laboral como electricista naval en Irak, se casó técnicamente después del percance. Monteagudo contó a EFE que, en una época donde la convivencia sin un contrato matrimonial era “más complicada”, casarse fue la manera que encontró Conchi para poder cuidarlo en su casa, para lo que "trajo un cura”. Al despertar en 2014, cuando llevaba 35 años de coma, se encontró con que tenía dos hijas, una de 20 y otra de 30 años. “Es más fácil contarlo que vivirlo”, reconoce.

Para rematar, muchos creen haber encontrado una prueba fehaciente de su mala fe en una respuesta ya borrada en el artículo de El Mundo sin firmar, aunque el mismo comentario se mantiene intacto en otros medios que ponen el origen de la entrevista en "agencias". Entre los motivos por los que a Monteagudo le parecía una ficción la España en la que había despertado tres décadas después estaría que nuestro país hubiese ganado el Mundial de 2010. Preguntó entonces si los otros eran cojos puesto que “¡siempre nos quedábamos en cuartos!”. Sin embargo, en los años de su juventud en los que estuvo consciente, o bien no había sistema de cuartos y octavos (era un sistema de liguillas) o España era eliminada en la primera fase. El mito de perder siempre en cuartos viene de Mundiales y Eurocopas posteriores.

Siendo justos, los recuerdos son muy traicioneros, y este equívoco podría no ser fruto de un complot, sino simplemente un falso recuerdo implementado de alguna forma.

Sobre el coma que se convierte en un estado "prácticamente vegetal"

Nos hemos puesto en contacto con el Ayuntamiento de Noia, municipio de 14.000 habitantes. Ninguna de las tres personas con las que hemos hablado conocía la historia de Manel Monteagudo. Aunque raro, es plausible el desconocimiento, ya que éste es sólo su pueblo natal y el poeta afirma en las entrevistas que su mujer lo trasladó a vivir a Vigo después del accidente. En Noia afirman que la noticia les ha pillado de nuevas, que están siendo bombardeados a preguntas de periodistas y que están corroborando la sorprendente biografía.

Monteagudo (que, por entrevistas promocionales que dio para una de sus anteriores publicaciones, puede que se llame en realidad José Manuel Blanco Castro) afirma cuando le preguntan que estuvo “en coma”, aunque otras veces se refiere a su estado como el de “dormido”. En la ficha de autor de julio de 2021 en la web de la Asociación de escritoras y escritores en Lingua Galega afirma que estuvo “prácticamente vegetal” durante 35 años, hasta que “en 2014 le dieron el alta médica”. El coma es “un estado de inconsciencia completa sin apertura de ojos”, mientras que un estado vegetativo es un estado “de inconsciencia completa con cierta apertura de ojos y períodos de vigilia y sueño”.

En otra entrevista a La Voz de Galicia en diciembre de 2019 contó algo más sobre su estado: el 28 de febrero de 1978 “fue ingresado en un hospital iraquí en estado de coma, en el que permaneció durante 64 días. Parcialmente recuperado, pero con secuelas”, regresó a España y estuvo ingresado en el Sanatorio Modelo de A Coruña durante 16 meses. “Posteriormente, permaneció encamado en su casa otros 14 meses”. Dice que su etapa en España la vivió “prácticamente vegetal”, y repite la misma historia que circula estos días, que “no recuerda haberse casado, ni haber tenido dos hijas, y es a ellas a quien atribuye el mérito de haber sobrevivido”.

Onda Cero asegura haber podido hablar con un vecino de la localidad de Noia, que dice lo siguiente: "tengo 33 años. Desde que tengo uso de razón, [Manel] ha hecho vida normal en su casa a mi lado. Hemos tenido relación cordial, de vecinos, durante 30 y pico años. Ahora ha salido esta historia y nos ha impactado a todos. Es un barrio pequeño y vivimos todos muy cerca. La historia no tiene mucho recorrido". Desde la radio también han hablado con Monteagudo. Al ser preguntado por el nacimiento de sus hijas, ha dicho: "por respeto a mi mujer, no puedo hablar de ese tema". Al preguntarle si alguien más puede corroborar su historia, su respuesta ha sido: "francamente, nadie más que yo lo puede confirmar".

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio