Compartir
Publicidad

La crisis de los opiáceos de EEUU empeora: temen la expansión de una sustancia capaz de tumbar a un elefante

La crisis de los opiáceos de EEUU empeora: temen la expansión de una sustancia capaz de tumbar a un elefante
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La policía de dos de los condados más poblados de Ohio han anunciado este mes que están ante un incremento sin precedentes de muertes por carfentanil, pero se han ido denunciando más y más muertes por sobredosis de este fármaco en estados muy distantes. En total, se ha conectado como causa de muerte de más de 1.200 personas sólo en 2017.

El carfentanil es una droga sintética que se desarrolló en los años 70 con el objetivo de sedar a grandes animales, como jirafas o elefantes. Hay muchos sitios donde se cuenta que es entre 2.000 y 5.000 veces más potente que la heroína, pero es mejor entender que la cantidad de droga necesaria para provocar una sobredosis en humanos: si para morir de un chute de heroína hacen falta entre 75 y 375 miligramos, para morir por ingesta de carfentanil hacen falta 0.02 miligramos

Morir por un soplido: uno de los riesgos de que los traficantes y consumidores se estén pasando a este tipo de compuestos es el de la muerte por contacto. Se ha recomendado a los agentes de la DEA y servicios sanitarios que usen máscaras y guantes cuando entren a laboratorios de estupefacientes o traten con pacientes, ya que si llegan a tu cuerpo cantidades inadecuadas de carfentanil podrías morir al instante. Es decir, es tan letal que puede usarse como arma química.

La crisis de los opiáceos de Estados Unidos. La espiral de muertes por sobredosis empezó en el país en los años 90, pero en los últimos cinco años el fenómeno ha tomado tintes de epidemia: sólo en 2018 murieron 72.000 personas por sobredosis, cifras diez veces peores que durante la crisis de la heroína de los 70.

El fentanilo: no es tan potente como el carfentanil, pero es el gran culpable de la mayoría de muertes por sobredosis de opiáceos en el país: entre 15.000 y 19.000 de las muertes anuales. Unas cifras que le hacen ganarse un lugar privilegiado en la historia de la guerra contra las drogas.

Tema nacional de primer orden: a día de hoy está muriendo más gente por el consumo de drogas que por armas de fuego. Esto y el consumo masivo de medicamentos ha provocado que se acorte la esperanza de vida de los estadounidenses una media de tres años, mientras también merma la competitividad y productividad en el mercado laboral. De ahí que sea uno de los asuntos que más debería importar desde el punto de vista político. Trump ha abordado la cuestión desde una doble perspectiva: 3.000 millones de dólares de inversión extraordinaria para el tratamiento y la investigación de la adicción y una idea política de financiar el muro con México para detener la llegada del fentanilo desde fuera de sus fronteras.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio