Cuando Hitler envió a científicos al Himalaya para buscar el origen de la raza aria

Cuando Hitler envió a científicos al Himalaya para buscar el origen de la raza aria
10 comentarios

Apenas faltaba un año para que estallara la Segunda Guerra Mundial cuando un equipo de alemanes con botas embarradas aterrizó de manera totalmente discreta, y casi subrepticia, a lo largo de las fronteras orientales de la India. ¿Estaban allí para una misión de sabotaje en caso de que la paz con Inglaterra no funcionara y un conflicto se volviera inevitable? ¿Estaban examinando las vulnerabilidades del Raj? ¿Querían medir la disposición de los soldados indios reclutados por los británicos?

No. Tenían otra misión. Una mucho más singular y rocambolesca. La de descubrir la "fuente de origen de la raza aria".

En 1938, Heinrich Himmler, jefe de las SS y arquitecto clave del Holocausto, envió un equipo de cinco miembros al Tíbet para buscar los orígenes de la supuesta raza superior. Adolf Hitler creía que los nórdicos "arios" habían entrado en la India desde el norte unos 1.500 años antes, y que los arios habían cometido el "crimen" de mezclarse con la gente "no aria" local, perdiendo los atributos que los hacían racialmente superiores a todas las demás personas en la tierra. De hecho, expresó una profunda antipatía por el pueblo indio y su lucha por la libertad, articulando sus sentimientos en sus discursos y escritos.

Sin embargo, según Himmler, el subcontinente indio todavía merecía una mirada de cerca. Y aquí es donde el Tíbet entró en escena. Aunque los tibetanos desconocían por completo la agenda racista de Hitler, la misión de 1939 sigue siendo una advertencia sobre cómo las ideas, los símbolos y la terminología extranjeros pueden ser mal utilizados. El autor Vaibhav Purandare lo relata en su libro Hitler y la India: La historia no contada de su odio por el país y su gente, publicado por Westland Books.

Hitler

En Alemania, esta combinación de mitos antiguos y teorías científicas del siglo XIX comenzó a convertirse en la creencia de que los alemanes eran la manifestación más pura de la raza aria inherentemente superior, cuyo destino era gobernar el mundo. Y estas ideas recibieron peso científico gracias a teorías mal fundamentadas de la eugenesia y la etnografía racista. Alrededor de 1919, la Sociedad Vril dio paso a la Sociedad Thule, una organización fundada por el barón Rudolf von Sebottendorf, basada en las tradiciones de varias órdenes como los jesuitas, los Caballeros Templarios, la Orden de la Golden Dawn y los sufíes.

Promovió el mito de Thule, una isla legendaria en las heladas tierras del norte que había sido el hogar de una raza superior, los arios originales. Como en la leyenda de la Atlántida (con la que a veces se la identifica), los habitantes de Thule se vieron obligados a huir de alguna catástrofe que destruyó su mundo. Pero los supervivientes habían conservado sus poderes y estaban ocultos, tal vez en túneles secretos en el Tíbet, donde podrían ser contactados y otorgarles estas fuerzas a sus descendientes.

Una expedición insólita

Con tal propósito, en 1935, Himmler estableció una unidad dentro de las SS llamada Ahnenerbe, o Oficina de Herencia Ancestral, sólo dedicada a averiguar adónde había ido la gente de Atlantis después del "rayo azul y el diluvio", y dónde aún quedaban rastros de la raza. La "operación de búsqueda" recibió la luz verde de Hitler en 1938, cuando enviaron un equipo de cinco alemanes al Tíbet.

Ernst Schäfer.

Para entender la misión, solo hace falta echar un pequeño vistazo a sus integrantes. Uno era Ernst Schafer, talentoso zoólogo de 28 años que había estado dos veces antes en la frontera entre India, China y Tíbet. Se había unido a las SS poco después del triunfo nazi de 1933 y estaba loco por la caza y la "recolección de trofeos" para su casa de Berlín. En una salida de caza, mientras intentaba dispararle a un pato desde un bote en el que estaban él y su esposa, resbaló al apuntar y le disparó a su esposa en la cabeza accidentalmente, matándola.

El segundo hombre clave era Bruno Beger, un joven antropólogo que se había unido a las SS en 1935. Beger tomaba medidas de los cráneos y detalles faciales de los tibetanos y fabricaba máscaras. "Especialmente para recopilar material sobre las proporciones, los orígenes y desarrollo de la raza nórdica en esta región", decía.

El barco que transportaba a los cinco alemanes atracó en Colombo, Sri Lanka, en mayo de 1938. Desde allí, tomaron otro a Madrás (ahora Chennai) y un tercero a Calcuta (ahora Kolkata). Las autoridades británicas en la India desconfiaban de los alemanes que penetraban en sus fronteras y los consideraban espías. Por eso al principio se mostraron reacios a permitirles pasar. El oficial británico en Gangtok, en el estado de Sikkim, que era un reino montañoso independiente en ese momento, tampoco estaba entusiasmado con la concesión de la entrada a los hombres al Tíbet a través de Sikkim.

Bruno Beger.

Pero finalmente, ganó la determinación del equipo nazi. A finales de año, los cinco alemanes, con banderas con la esvástica atadas a sus mulas y equipaje, habían entrado en el Tíbet. No llamaron la atención. Principalmente porque la esvástica también era un signo omnipresente en el Tíbet, conocido localmente como "yungdrung", símbolo de buena fortuna. Incluso hoy en día, el símbolo es visible fuera de las casas, dentro de los templos, en las esquinas y en la parte trasera de tempos y camiones.

Mucho antes de la misión de 1939 al Tíbet, los nazis habían tomado prestados símbolos y lenguajes asiáticos y los habían utilizado para sus propios fines. Varios artículos destacados de la retórica y el simbolismo nazi se originaron en el idioma y las religiones de Asia. El término "ario", por ejemplo, proviene de la palabra sánscrita arya, que significa noble.

En los Vedas, las escrituras hindúes más antiguas, el término describe una raza de personas de piel clara de Asia Central que conquistaron y subyugaron a los pueblos de piel más oscura (o dravidianos) del subcontinente indio. La evidencia lingüística respalda la migración multidireccional de un pueblo de Asia central, ahora conocido como indoeuropeos, a gran parte de la India y Europa en algún momento entre 2000 y 1500 a. C., aunque no está claro si estos indoeuropeos eran idénticos a los arios de los Vedas.

Expedición nazi.

La misión en el Tibet, frustrada por la guerra

Afortunadamente para los alemanes, el decimotercer Dalai Lama había muerto en 1933 y el nuevo tenía solo tres años, por lo que el reino budista tibetano estaba siendo controlado por un regente. Uno que trató excepcionalmente bien a los alemanes, al igual que su pueblo. Beger, que hacía máscaras faciales, incluso actuó como una especie de médico suplente para los lugareños durante un tiempo.

Pero lo que los budistas tibetanos no sabían era que, en la perversa imaginación de los nazis, el budismo, al igual que el hinduismo, era una religión que había debilitado a los arios que habían llegado al Tíbet y había provocado la pérdida de su espíritu y su fuerza.

Y justo cuando parecía que Schafer y los demás podían dedicar más tiempo a explorar para su verdadera "investigación" con el pretexto de llevar a cabo investigaciones científicas en áreas como la zoología y la antropología, comenzó la guerra. La expedición se vio así interrumpida abruptamente en agosto de 1939 al iniciarse la contienda.

Nazis.

Para entonces, Beger había medido los cráneos y rasgos de 376 tibetanos, había tomado 2.000 fotografías, hizo moldes de cabezas, rostros, manos y orejas de 17 personas y recogió las huellas de dedos y manos de otras 350. También había reunido 2.000 "artefactos etnográficos", y otro miembro del contingente había tomado 18.000 metros de película en blanco y negro y 40.000 fotografías.

¿Qué sucedió con todo aquello? Schafer llevó la mayoría de sus "tesoros" a un castillo en Salzburgo al que se mudó durante la guerra. Pero una vez que llegaron las Fuerzas Aliadas en 1945, el lugar fue allanado y la mayoría de las imágenes y otros materiales se desbarataron. Los otros supuestos "resultados científicos" de la expedición corrieron la misma suerte en la guerra: se perdieron o se destruyeron.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio