Compartir
Publicidad

De la estación de esquí en el desierto al hotel bajo el agua: las mayores locuras de Dubai

De la estación de esquí en el desierto al hotel bajo el agua: las mayores locuras de Dubai
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antes del siglo XXI, Dubai sólo contaba con tres rascacielos. Los tres habían sido construidos en 1999. Desde entonces, la ciudad se ha convertido en la meca de la excentricidad arquitectónica y en el paraíso de cualquier edificio de proporciones o formas imaginables. El listado de ideas exorbitantes, se hayan ejecutado o no, es impresionante, y da cuenta del futurismo distópico en el que se ha sumergido una ciudad que ya atrae a millones y millones de turistas al año.

¿Cuánto durará? Al parecer, el objetivo de Dubai World, la empresa estatal dedicada a supervisar y planificar el descomunal desarrollo urbanístico de Dubai, es el de sostener a la ciudad con sus propios mimbres una vez el dinero del petróleo se acabe. Van camino de ello: Dubai es el sueño de todo arquitecto con tintes megalómanos, pero también una ciudad que aspira a convertirse en el centro financiero de Oriente Medio. Y estos son todos los símbolos de su ostentación.

1. Una estación de esquí en el desierto

La prueba última de la ostentación lujosa de Dubai. Si organizar un Mundial de Fútbol bajo las temperaturas más extremas del planeta era posible, ¿por qué no iba a serlo introducir un deporte de invierno en un lugar que apenas conoce la lluvia? Kilómetro y medio de pista de nieve artificial, un complejo hotelero y de ocio gigantesco y 6.000 millones de euros de inversión. El proyecto en cuestión ha sido bautizado como Meydan One y estará terminado para 2020.

Esqui
El edificio central será la pista de esquí artificial más grande del mundo.

2. El edificio más alto del mundo, sea cual sea

Antes de la crisis de crédito que afectó de forma severa a Dubai World, el país se había enzarzado en una carrera mundial por construir la torre más alta del planeta. No hablamos siquiera de Burj Khalifa, cuya finalización estaba prevista para 2009, sino de la Nakheel Tower, un proyecto por entonces aún difuso y sin límites claros. Se sabía algo, no obstante: iba a superar los 808 metros de la actual torre más alta del mundo, alcanzando quizás el kilómetro. La crisis derribó el proyecto por completo.

En 2009, países como Kuwait o Argentina (!) amagaban con construir rascacielos igual de impresionantes. Nadie lo hizo, y a día de hoy Burj Khalifa, 800 metros, es el más alto

Por aquel entonces, países como Kuwait o Argentina (!) amagaban con construir rascacielos igual de impresionantes. Nadie lo hizo, y a día de hoy los más de 800 metros de Burj Khalifa continúan siendo la cima arquitectónica de la humanidad. Rompe el techo de Dubai con mucha diferencia, hasta tal punto de que cuesta hacerse una idea de sus proporciones a través de fotografías.

Burj
Más de 800 metros de altura, Burj Khalifa (Imagen: Daniel Chodusov)

3. Un hotel bajo el agua

¿Qué significan las palabras "increíble pero cierto" en el contexto de una ciudad como Dubai, donde los límites de lo posible hace años que han sido superados? Poco, la verdad, pero si tuvieran que definir un sólo edificio de todos los presentes o ideados en Dubai, ese sería Hydropolis Underwater Hotel and Resort. Literalmente un hotel bajo el agua, con una no menos lujosa plataforma de bienvenida en tierra y un tren subacuático transportando a los huéspedes. 10 estrellas.

Hydropolis

Sigue en punto muerto. Fue presentado a finales de la pasada década, pero lo exagerado de la propuesta, unido a los problemas financieros que atravesó la ciudad de forma momentánea, congelaron su construcción. No está claro que se construya en el futuro.

4. Un archipiélago de países artificiales

Otro de los grandes símbolos de la ciudad, junto al Burj Khalifa. Alguien en Dubai pensó que era una excelente idea ganar terreno al mar, nada extraño en la historia de la humanidad, para crear formas artísticas y vender los lotes de terreno a precio de oro. Así, tenemos tres palmeras y un archipiélago replicando la forma de los continentes. Si tienes 30 millones de euros quizá puedas comprar tu pequeña porción del mundo y construir ahí tu lujosa mansión.

Dubai Palmeras

5. Una estrella de la muerte

El satanismo de Dubai llega a extremos tan inconcebibles que alguien propone crear una réplica de la Estrella de la Muerte en la ciudad y otro alguien acepta sin miramientos. Como tantos otros proyectos cercenados por la dura realidad, la idea de Rem Koolhaas aún no se ha llevado a cabo, y es improbable que finalmente se ejecute. Se trataba de un centro cultural, con hotel interno, por supuesto, con la forma exacta de la Estrella de la Muerte de Darth Vader.

Death Star

6. Un rascacielos con pisos giratorios

Quizá el proyecto más interesante, desde el punto de vista arquitectónico, de cuantos se han presentado en Dubai. Obra del arquitecto David Fischer, se trata de un gigantesco edificio de más de 400 metros donde cada una de sus 80 platas es independiente del resto y puede rotar a su antojo. Esto haría que la forma del rascacielos nunca fuera la misma, en permanente mutación. Presentado en 2009, contó con presupuesto, se paralizó, y desde entonces se ha relanzado varias veces.

7. El cuartel general de Chtuhlu

De Star Wars a Lovecraft, ¿cuántos sueños de tu adolescencia mitómana puede hacer realidad Dubai? Muchos, tantos como quizá poseas. De nuevo, nos encontramos ante un proyecto que se propuso y que, debido a la recesión, se canceló. Continúa congelado. Pero es tan maravilloso que nos vemos en la obligación de citarlo: hablamos de las Torres de Dubai, cuatro edificios que, a simple vista, parecen tentáculos, en un homenaje velado a nuestro señor y salvador Chtulhu.

Dubai Towers

8. Una cosa inexplicable llamada La Nube

Por más vueltas que le hemos dado a este proyecto de edificio no hemos sido capaces de encontrarle sentido, funcionalidad o belleza. Al igual que la torre rotatoria, La Nube, una obra conceptual propuesta por Nadim Karam, ha sido recibida con cierto entusiasmo por el mundo arquitectónico. Por su revolucionario estilo: una decena de torres sosteniendo a centenares de metros de altura un resort vaporoso que, de lejos, imita a una nube. Una nube lloviendo, se entiende.

The Cloud

9. Tres edificios bailando entre ellos

No nos referimos al emblemático edificio dedicado a Fred y Ginger en Praga, sino a una de las tantas propuestas realizadas por Zada Haid a Dubai. Tres edificios gigantescos, como no podría ser de otro modo en esta ciudad, con formas curvas y enredados entre sí, recreando la imagen de bailarines en armónico movimiento. Fue presentado en 2006, se pusieron incluso las primeras piedras en 2007 y posteriormente quedó en dique seco dada la magnitud del proyecto y la crisis posterior.

Signature

Imagen | Michael Theis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio