Compartir
Publicidad
¿El modo más rápido de ir de la Tierra a la Luna? Las gigantescas bolas de plasma descubiertas por el Hubble en una estrella moribunda
Un mundo fascinante

¿El modo más rápido de ir de la Tierra a la Luna? Las gigantescas bolas de plasma descubiertas por el Hubble en una estrella moribunda

Publicidad
Publicidad

Todo el personal que la NASA tiene en su Jet Propulsion Laboratory de California está fascinado. Resulta que el telescopio Hubble ha sido capaz de detectar, a lo largo de unos años, varias bolas de plasma que salen eyectadas de una estrella que se está muriendo.

Y no, el que una estrella escupa gigantescas bolas de fuego que viajan rápidamente por el espacio no es precisamente un evento demasiado común. ¿Qué son? ¿Por qué salen de una estrella que está en su última fase de vida con todos sus recursos agotados? Hay varias teorías y una explicación para todo.

V Hidrae: la estrella moribunda

V Hydrae Situación de V Hydrae en nuestro cielo nocturno.

Situémonos bien. La estrella responsable de todo este descubrimiento es V Hydrae, considerada una de las diez estrellas más rojas que podemos ver desde nuestros cielos estrellados. Se puede apreciar como un punto rojo entre las constelaciones de Hydra y Crater, observable sólo desde el hemisferio norte del planeta.

V Hydrae se muere: está ya en su fase de gigante roja tras haber convertido todo su hidrógeno en helio

V Hydrae se encuentra a unos 1.200 años luz de La Tierra, de modo que lo que el telescopio Hubble ve de esa estrella son eventos que realmente ocurrieron hace 1200 años. Pero lo realmente importante aquí es que la estrella se encuentra en una fase final de su vida y se ha convertido en una gigante roja.

Esta estrella era antes parecida a nuestro Sol, pero tras agotar todo su hidrógeno ha empezado a crecer y crecer ya que el helio resultante de todas las reacciones nucleares que hay en la estrella ya no es capaz de aguantar su propio peso. Al mismo tiempo su temperatura baja, de ahí que pase a tener ese color más rojizo. Es algo que ocurrirá también con nuestro sol dentro de varios miles de millones de años y significará también el fin para nuestro planeta. Carl Sagan lo explicó muy bien en el noveno episodio de sus documentales Cosmos, y puedes verlo en el minuto 27:30 de este vídeo. Aunque la vida ya será imposible en ese entonces.

Las bolas de plasma: "balas" de gas que se vuelven invisibles

Nebulosa

He ahí el enigma. Los astrónomos han enfocado el telescopio Hubble hacia V Hydrae periódicamente desde 2002 hasta 2013, detectando una de esas bolas de plasma saliendo disparada de la estrella en 2011. Ocurre, parece ser, cada 8,5 años.

Y esas bolas de plasma no son ninguna broma: estamos hablando de esferas llenas de gases a 9400ºC (dos veces la temperatura de la superficie de nuestro Sol) y con un tamaño que dobla tranquilamente el del planeta Marte. Viajan a una velocidad estimada de 800.000 kilómetros por hora, con lo que tardarían sólo media hora en ir desde la Tierra a la Luna.

Poco a poco, estos "proyectiles" de plasma se van enfriando a medida que siguen avanzando y se alejan de V Hydrae. El enfriamiento hace que se expandan y pierdan color hasta que se vuelven invisibles a nuestros ojos. Aún así se han detectado estas bolas de gas a 37.000 millones de kilómetros de la estrella, ocho veces la distancia equivalente a la que hay entre el Sol y los límites de nuestro Sistema Solar.

La teoría más aceptada por ahora: V Hydrae es en realidad una estrella binaria

Hydrae Plasma Representación artística de cómo otra estrella puede ser la responsable de "disparar" esas bolas de plasma.

El dilema que han tenido los científicos aquí es que se sabe que algunos cuerpos estelares lanzan chorros o proyectiles de materia al espacio. Pero una gigante roja no es uno de esos cuerpos. Sabemos por ejemplo que los quasares lanzan chorros de partículas a la velocidad de la luz, pero una estrella normal y corriente (y mucho menos una que se está muriendo) no es capaz de hacer eso.

Así que los astrónomos, viendo la periodicidad con la que esos chorros se lanzan, han empezado a formular teorías. Y la que la NASA considera más válida es la de que hay otra estrella orbitando alrededor de V Hydrae, una estrella más pequeña y joven cuyo campo gravitatorio arrastra materia de la gigante roja y lo atrae hacia ella creando un disco de acreción a su alrededor.

Estrella Binaria Representación artística de una estrella binaria y su disco de acreción. Imagen: Eso Astronomy/Flickr

Es lo que defienden Raghvendra Sahai, Mark Morris y Samantha Scibelli, de la Universidad de California y la Universidad de Nueva York. Esta estrella no se ve en las observaciones del Hubble, pero tendría sentido ya que el disco de acreción que genera sí que es capaz de eyectar materia al espacio. No se sabe exactamente cómo, pero es el resultado de la acumulación de esa materia en el disco de acreción y de las fuerzas orbitales de las dos estrellas. Es la explicación "más plausible" según Sahai.

Es más: parece que el fenómeno podría ser también la explicación de las llamadas nebulosas planetarias, masas de gas con formas propias que se suelen ver alrededor de estrellas que se mueren. Su nombre no implica que estas nebulosas sean capaces de formar o destruir planetas, se bautizaron así simplemente por sus formas a veces esféricas semejantes a las de un planeta.

Desde luego, otra demostración más de que sólo conocemos una pequeña parte de nuestro universo.

En Magnet | Así se ve el sol desde los distintos planetas del sistema solar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio