La España vaciada llega al reality show: Ruralmind, el concurso que promocionará invertir en el campo

La España vaciada llega al reality show: Ruralmind, el concurso que promocionará invertir en el campo
6 comentarios

Si las películas y las series se han olvidado de representar la realidad rural, no pasa nada, ahí estarán los realities. Ruralmind es el nombre de un concurso de 20 episodios que se emitirá el próximo octubre en Twitch y que permitirá “atraer el crecimiento al medio rural de una forma divertida que llame la atención".

Las claves del programa. Villarrín de Campos, en Zamora, 390 habitantes. Santa Eulalia de Gallego, en Zaragoza, 97 habitantes. Villanueva de los Infantes, Ciudad Real, 5.000 habitantes. Estos son los tres municipios seleccionados donde 40 emprendedores presentarán iniciativas de negocio y, ya de paso, nos enseñen cómo están funcionando los coliving allí ubicados, ya que detrás del concurso está la Asociación Nacional de Coliving y Coworking (ANCYCO) en colaboración con Vivatopia.

 

Los premios no son muy cuantiosos, 3.000 euros para cada ganador y 2.000 euros para que cada pueblo ejecute alguna de las ideas de negocio expuestas. Pero los organizadores confían en que a los visitantes les pasará lo mismo que les pasó a ellos años atrás: directores turísticos, gestores de márketing… Muchos profesionales de hoy podrían ir a habitar estos espacios y cambiar el estrés y la vida costosa de la ciudad por la calidad de vida del campo, siempre que les compensen los contras, por supuesto.

España vaciada. Según el último informe del Centro de Estudios Demográficos, en los próximos años una de cada tres localidades españolas con menos de 1.000 habitantes habrá pasado a la historia. Eso son el 22,7% de los municipios de nuestro país, o 1.840 pueblos, la inmensa mayoría de ellos de la meseta. Joquín Recaño, el profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona detrás del estudio, considera que esta realidad ha entrado en fase de “metástasis” poblacional y que empieza a afectar a las capitales de comarca o las ciudades pequeñas y medianas a las que antes no afectaba. Todo en detrimento de un único gran núcleo urbano: Madrid. Una metropolización del país así como la influencia de las economías de escalas imperantes en nuestra estructura económica. Frente a todo esto, las múltiples quejas y alianzas de los damnificados clamando por una reversión de la dinámica.

Del coronavirus no salimos más rurales. Cuando la pandemia llegó a nuestras vidas y se descubrió que, técnicamente, se podía teletrabajar en mucha mayor medida que la cultura de la oficina nos quería hacer ver, se produjeron movimientos poblacionales. La gente volvió a sus pueblos o se aventuró a nuevos territorios. Hubo un pequeño boom. Este reportaje de Héctor G. Barnés en El Confidencial sofoca esas ilusiones con los testimonios de los vecinos más de un año después de que empezase todo esto. Muchos ya han vuelto a las ciudades, desanimados por la dificultad de ese modo de vida, y el perfil del que se queda dista mucho del deseado: son jubilados o prejubilados “con la vida resuelta, rehabilitan una casa o se la compran y vienen a pasar sus últimos días de vida en el pueblo”.

Foto: Santiago López Pastor.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio