Compartir
Publicidad

La nada mágica razón por la cual una playa desaparece y décadas después reaparece de nuevo

La nada mágica razón por la cual una playa desaparece y décadas después reaparece de nuevo
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo que el mar te da, te lo puede quitar. Y unas décadas después, es posible que te lo devuelva. Es lo que ocurre con algunas playas del mundo que pierden su arena en un momento dado, para recuperarla varios años más adelante. Tal vez el caso que más atención está captando ahora mismo es el de Dooagh, un pequeño pueblecito irlandés situado en la costa de la isla Achill.

Hace 33 años la playa desapareció por completo de la noche a la mañana. Y ahora, sus habitantes celebran su vuelta hace unos días. Para ellos, la noticia ha atraído el turismo a la zona arrastrando consigo las carteras de los visitantes. Aunque muchos piensan que se trata de un hecho excepcional, lo cierto es que detrás de él se encuentra una explicación científica muy sencilla. 

La ciencia de las mareas

Dooagh

El movimiento de las olas en una playa arrastra todo lo que hay a su paso. Desde arena y piedras hasta algas y otros elementos. Lo normal es que en ese vaivén, el resultado neto es que la arena se mantiene en su sitio en apariencia, ya que la realidad es que los granos individuales se desplazan en diferentes direcciones. Pueden quedar sepultados por otros o arrastrados al fondo del mar.

Los principales elementos que influyen en las mareas y la generación de olas son dos: la atracción de la luna y el sol. Más por la primera que por el segundo. Cada día se producen dos mareas, que dan como resultado dos puntos en el que la marea está alta y otros dos cuando está baja Pero este movimiento no siempre es igual.

El sol y la luna son las dos fuerzas más poderosas que influyen en las mareas

Debido al movimiento de traslación de la tierra alrededor del sol y de la órbita de la luna alrededor nuestra, esa fuerza de atracción será mayor o menor. ¿Y cuándo es más fuerte de lo normal? Depende de la distancia de ambos cuerpos celestes. Cuanto más cerca esté el sol o la luna de nuestro planeta, mayor será su fuerza.

En el caso del sol, esto se produce en dos momentos del año: el equinoccio de primavera y el de otoño. Los días 21 de marzo y 21 de septiembre (aproximadamente) la duración del día y de la noche es idéntica en todos los puntos de la tierra. En estos días, la atracción que ejerce sobre la tierra es mayor que el resto del año, influenciando las mareas.

Olas1

Cada 15 días, ambos astros ejercen su fuerza de manera simultánea en un fenómeno que se conoce como marea viva. Ambos astros son capaces de ejercer una atracción combinada sobre la tierra, creando mareas más significativas.

Sin embargo, hay otro fenómeno que cuenta con una frecuencia mucho menor. Es el de las súper mareas, cuando los tres astros se alinean de manera inusual ejerciendo una fuerza superior sobre las mareas. Es así cuando se generan subidas del nivel del mar fuera de lo normal:

El video superior se grabó durante el eclipse de marzo de 2015, cuando se produjo esta súper marea alrededor del monte Saint-Michel en Francia. Se trata de un time-lapse que muestra el movimiento del mar durante las 6 horas que dura una marea.

Por sí solo, esto no explica la desaparición y posterior reaparición de las playas a lo largo del planeta.

Un cúmulo de razones

Achill Isla

La costa de Irlanda se enfrenta a una de las peores fuerzas que ejerce el mar sobre tierra. Su exposición al Atlántico hace que sea especialmente vulnerable a sus cambios. Cuando combinamos esto con las súper mareas y un fondo marino que coincide en no tener algas que lo sujeten, tenemos un cóctel explosivo.

En el caso de Dooagh, la playa no desapareció únicamente hace 33 años, sino que lo hizo también en 1890. Para reaparecer de nuevo en 1927 y hace escasos días de nuevo, en 2017. Las desapariciones coinciden con estas súper mareas en momentos en que la costa se encuentra más débil y expuesta a los elementos.

La playa de Dooagh desapareció también en 1890, para reaparecer en 1927

A pesar de que los cambios se perciben de manera brusca, los pescadores y surferos de la zona de Dooagh llevaban tiempo avistando bancos de arena mar adentro. De forma que estos bancos de arena estuvieron dando vueltas por la zona hasta acabar de nuevo por encima del nivel del mar, revelando de nuevo una playa.

Dicho todo esto, la playa podría desaparecer de nuevo dentro de unos años, iniciándose el ciclo otra vez. Los habitantes de este pequeño pueblo irlandés deberían aprovechar la playa mientras puedan. Porque en el próximo equinoccio podría desaparecer de nuevo.

Imágenes | bluesbbyRonnie Robertson y Dion Hinchcliffe.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos