Publicidad

"Me encantaría tener esto en una camiseta" la frase que delató al ejército de bots que roban ilustraciones

"Me encantaría tener esto en una camiseta" la frase que delató al ejército de bots que roban ilustraciones
1 comentario

A pesar de estar en 2019 y que las descargas del mundo del cine y la música estén casi extintas, en internet los plagios y la suplantación de los derechos de autor no han desaparecido. Simplemente, han dejado de afectar de forma masiva a los grandes estudios para poner su atención en los creadores emergentes. ¿La última moda? El escaneo de contenido a través de bots capaces de detectar cuáles son las ilustradores que más están dando que hablar en redes sociales.

Robo de ilustraciones. Es una de las batallas más habituales con las que los artistas digitales tienen que lidiar por compartir su trabajo en redes sociales. Dentro de la apropiación indebida de este tipo de obras, la práctica más común es la venta de camisetas en portales como Esty, Amazon, Moteefe o La Tostadora. Desde aquí, los estafadores dan la opción de estampar en camisetas o chapas los diseños que los bots han identificado en redes sociales como tendencia y se llevan todos los beneficios en materia de derechos de autor.

El papel de los bots. La ilustradora conocida en Twitter como @Hannahdouken se dio cuenta de que una de las reacciones que más se repetían en redes sociales cuando publicaba una nueva ilustración giraba en torno a una misma petición: "quiero esto en una camiseta". Y cayó en la cuenta de que quizás estas palabras servían como señal para activar el trabajo de los bots que roban ilustraciones en Twitter.

Para comprobar si su hipótesis era la correcta, subió una nueva ilustración donde podía leerse la siguiente frase "Este site vende trabajo artístico robado. No lo compres de ellos". A continuación, pidió a sus seguidores que compartiesen o comentasen la publicación escribiendo "quiero esto en una camiseta", con el fin de comprobar si esto captaba la atención de los bots.

Vendedores delatados. Más de 23 mil usuarios dieron like a la publicación anterior y seis mil contribuyeron a retuitearla. ¿Resultado? En menos de un día, los bots ya habían escaneado la ilustración y la estaban ofreciendo en portales como Amazon, Mofeete, RedBublble, Teepublic y muchos otros más, según recoge tanto el hilo de Twitter como este artículo de Medium. Pero, por si esta evidencia no fuese suficiente, @nirbion, otro diseñador gráfico presente en Twitter, replicó la estrategia consiguiendo exactamente los mismos resultados. A las pocas horas, los bots habían caído con todo el equipo.

¿Y los derechos de autor? Las condiciones legales de la mayoría de tiendas tipo RedBubble, fijan en el vendedor la responsabilidad de plasmar contenido propio y original en las prendas que pone a la venta. Y, aunque también ofrecen la posibilidad de enviar un formulario para notificar la infracción por derechos de autor, a lo máximo que se compromete la empresa es a retirar los productos a la venta, pero no a indemnizar al creador estafado. 

Como suele suceder en estos casos, los enlaces donde estaban a venta las camisetas creadas a raíz de la trampa tendida a los bots han sido eliminados. La única prueba vigente son los pantallazos anteriores y la repercusión de la iniciativa a través de Twitter.

Imagen: SephWan/Twitter

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios