Paratetis, el lago más grande que el Mediterráneo que cubrió Europa durante miles de años antes de secarse

Paratetis, el lago más grande que el Mediterráneo que cubrió Europa durante miles de años antes de secarse
33 Comentarios

Hace unos meses, en Magnet hicimos un listado de los lagos más grandes del mundo. Nos sorprendía entonces saber que el lago más inmenso (y por mucho) es el Mar Caspio, un nombre que curiosamente ya insinúa su pasado, cuando era contiguo al océano hace unos 11 millones de años. Este enorme lago salino tiene casi el mismo tamaño que Japón.

También igual de increíbles son los cinco Grandes Lagos, que corren a lo largo de Canadá y la frontera de Estados Unidos y que forman una de las mayores colecciones de agua dulce de la Tierra. Esta serie de lagos interconectados representa alrededor del 20% del agua dulce del mundo y sustenta a más de 100 millones de personas.

Sin embargo, si nos remontamos muchos siglos atrás. Hay un lago que supera a todos estos con una diferencia abismal. Hablamos del lago más grande y colosal que ha existido nunca en el planeta Tierra del que se tengan registros. Hablamos del megalago Paratetis.

Para que os imaginéis su imponente tamaño, cubría un área mayor que el actual mar Mediterráneo y hoy se extendería desde los Alpes sobre Italia hasta Kazajstán en Asia central. Tiene más de 10 veces el volumen actual de todos los lagos de agua dulce y salada del mundo y en su apogeo habría cubierto un área de unos 2,8 millones de kilómetros cuadrados, según datos de Science Alert.

Aquí un mapa para que os hagáis una idea del tamaño:

Lago Paratetis.

Este vasto cuerpo de agua, que se formó hace 9,75 millones de años, llegó a albergar especies que no se encuentran en ningún sitio, incluidas las ballenas más pequeñas del mundo. Su ecosistema acuático era único y albergaba desde moluscos y crustáceos hasta delfines que evolucionaron con los siglos para adaptarse a su entorno restringido.

Y, sin embargo, se secó hasta desaparecer hace millones de años.

¿Cómo es posible que un titán así pudiera secarse? Es lo que decenas de estudios científicos se han empeñado en resolver. A medida que los niveles de agua bajaron y los niveles de sal aumentaron, muy pocas de estas criaturas sobrevivieron. ¿Por qué sucedió todo esto? Según este estudio publicado en Nature, por cuatro cataclísmicos impulsados ​​por el clima que encogieron el lago, con niveles de agua cayendo hasta 250 metros.

Evolución y desecación del lago Paratetis.

Según los investigadores, durante el peor momento de secado, el lago perdió hasta un 70% de su agua y más de dos tercios de su superficie. Eso hizo que la salinidad del agua en la cuenca central del lago, similar a los contornos del Mar Negro actual, se disparara, de casi un tercio de la salinidad de los océanos actuales a un nivel similar al del agua de mar.

Un cambio en el clima (nos suena a todos)

El estudio hace hincapié en que los cambios de temperatura y precipitación en Eurasia también afectaron los cambios en la tierra, por ejemplo, los entornos abiertos reemplazaron a los entornos forestales y cambiaron los tipos de bosques. Aunque aún no se ha descubierto cómo estas evoluciones se alimentaron y se afectaron entre sí, según dicen los autores.

No sólo eso. Además del importante cambio que se produjo en la vegetación continental, los expertos estiman que fue durante esta etapa cuando se formaron los desiertos del Sáhara y la Península Arábiga. Incluso, los cambios en el clima que desecaron el lago también influyeron en la evolución de los animales terrestres de esas zonas, según explicaba la bióloga evolutiva Madelaine Böhme de la Universidad de Tübingen en este otro estudio publicado en Communications Earth & Environment.

El Paratetis dejó de existir entre hace 6,7 millones y 6,9 millones de años aproximadamente, cuando la erosión creó una salida en el borde suroeste del lago. Esta salida, que es muy probable que ahora esté sumergida bajo el mar Egeo, hizo que naciera un pequeño río que poco a poco encontró su camino hacia el Mediterráneo.

Actualmente, los únicos restos de Paratetis que quedan en nuestro mundo son la cuenca del Mar Caspio (que todavía es un lago) y el Mar Negro, que está conectado con el Mediterráneo. El otro vestigio sobreviviente, el Mar de Aral, está a punto de sufrir el mismo destino que Paratetis, en lo que los científicos consideran "uno de los mayores desastres ecológicos provocados por el hombre". Es cuestión de tiempo que todos desaparezcan.

Temas
Inicio