Compartir
Publicidad

Pequeños gestos que cambiaron para siempre la historia de estos deportes

Pequeños gestos que cambiaron para siempre la historia de estos deportes
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya lo decía Einstein: si quieres resultados diferentes, no hagas lo mismo de siempre. Esta máxima se puede aplicar también al mundo del deporte, y sobre todo a aquellas disciplinas que han ido forjándose para adaptarse a los deportistas que han ido encontrando nuevas fórmulas para superar a sus rivales.

Estos cambios no siempre han sido bienvenidos, y en ocasiones ha habido alguno que ha llegado a prohibirse. Pero otros que no sólo han conseguido ser aceptados y adoptados por deportistas y normativas, sino que ya es difícil imaginarse cómo se podría practicar algunas modalidades deportivas sin ellos.

La locura de saltar de espaldas

Untitled

El ejemplo más claro lo tenemos en Dick Fosbury, que cambió para siempre el salto de altura durante su actuación en los Juegos Olímpicos celebrados en México en el 1968. Hasta entonces todo el mundo intentaba saltar de frente o de lado a la barra con las técnicas de la tijera, el rodillo ventral o la del rodillo costal.

Pero entonces llegó Fosbury con una ingeniosa locura que hizo historia: aproximarse al listón de forma transversal y saltar de espaldas a él. Esta técnica hoy se conoce como "Fosbury Flop", y no sólo le proclamó campeón olímpico, sino que sigue siendo utilizada por todos los que practican este deporte.

La jabalina al estilo español

El atleta vasco Félix Erausquin también revolucionó el lanzamiento de jabalina cuando con 48 años empezó a realizar sus lanzamientos basándose en la técnica de los palankaris o lanzadores de barra vasca. Se trataba de sustituir la carrera previa por varios giros sobre el propio eje como en el lanzamiento de disco o de martillo, lo que le permitió batir el récord de España un año después.

La técnica fue perfeccionándose hasta que uno de sus alumnos, un joven Miguel De la Quadra Salcedo, llegó a batir el récord mundial superando por primera vez los 100 metros y llegando a los 112. Lamentablemente la IAAF consideró que era una técnica peligrosa para los inexpertos, por lo que modificó hasta tres veces el reglamento para prohibirla, y no se homologó ninguna de las marcas obtenida con ella.

La ley de los intracomunitarios

Rm

Jean-Marc Bosman no es Pelé ni Maradona, pero consiguió hacerse un hueco en el fútbol y cambiarlo para siempre desde los tribunales. Por él se prohibió que los clubes cobrasen por un traspaso cuando el contrato con el jugador había concluido, pero también consiguió que a partir del 1995 los jugadores comunitarios dejasen de contar para el límite máximo de 3 extranjeros por alineación.

La Ley Bosman fue fallada por el Tribunal Europeo de Justicia después de que el futbolista denunciase a su anterior vlub, el belga RFC Lieja finalizase. Su contrato había acabado, y este ni veces lo que les había costado.

El propio Bosman se ha lamentado de que esta ley con su nombre haya convertido el fútbol en un negocio, que los jugadores ganen cifras astronómicas y que ya no se respeten los contratos. La libre circulación de jugadores comunitarios también han llevado a que pasemos de alineaciones con tres jugadores no españoles como la de arriba a otras con sólo tres jugadores nacionales en la de abajo.

Ni las prohibiciones frenaron los mates

Los mates son uno de los movimientos más espectaculares del baloncesto. Fue popularizado por jugadores de la talla de Bob Kurland y Mikan, que también pasaron a la historia por aprovecharse de su tamaño a la hora de desviar balones que iban a canasta, por lo que se acabó creando una ley de interposición o goaltending que prohibía desviarlos cuando ya estuvieran en trayectoria descendiente.

Pero volvamos a los mates. Aunque se le atribuye al juego de Kareem Abdul Jabbar, fueron las roturas de tableros y hasta 1500 lesiones producidas en la temporada 66/67 las que provocaron que durante 9 años se prohibieran en el baloncesto universitario.

Darryl Dawkins es el que veis en los gif, y su costumbre de machacar aros y romper tableros también llevó a que se instaurara una regla por la que el que rompiese más de uno en una misma temporada sufriría una suspensión y recibiría una multa de 5.000 dólares. Esta tendencia destructiva también hizo que finalmente se empezasen a utilizar aros retráctiles en las competiciones.

De un accidente a la invención del stick moderno

Bobby Hull y Stan Mikita eran dos jugadores de hockey sobre hielo militantes en los Chicago Blackhawks cuando, durante una sesión de entrenamiento en la temporada 61/62, a Mikita se le rompió la punta de su stick. Siguió jugando y cuando efectuó un lanzamiento descubrió que "la forma de plátano" que había adoptado su palo le había dado un mayor impulso al disco.

Baa8e5bf 7d79 4fc1 A2ef 9b3e27bea14e 162945640

Fue entonces cuando ambos empezaron a curvar sus sticks convirtiéndose en los atacantes más peligrosos de la ligar norteamericana. La potencia que conseguían con sus tiros también fue la responsable de que los porteros empezasen a llevar máscaras, y a día de hoy todos los palos de hockey sobre hielo tienen esta forma curvada.

Acrobacias prohibidas, pero revolucionarias

La atleta bielorrusa Olga Korbut cambió para siempre la gimnasia artística convirtiéndola en un evento televisable y mucho más atractivo gracias a sus acrobacias. De hecho, después de su participación en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 los criterios de evaluación fueron variando, e implementaron mayores técnicas acrobáticas que atraían a cada vez más público.

Dos de sus acrobacias estrella fueron un salto mortal hacia atrás sobre la barra de equilibrios al que se le llamó Salto Kórbut y el Flip Kórbut, otro salto desde una de las barras dando la vuelta en el aire antes de volver a sujetarse. Ambas técnicas son hoy ilegales ya que para realizarlas hay que pararse sobre una de las barras, algo que se ha prohibido para mantener la continuidad del movimiento.

Tiros libres... al estilo cuchara

E35jxvg

Todos lo hemos hecho alguna vez durante nuestra infancia: intentar encestar al estilo cuchara. Pero seguro que ninguno ha conseguido llevar esta técnica tan alto como lo hizo Rick Barry en sus días. Barry no sólo llamaba la atención con su peculiar manera de lanzar los tiros libres, sino que también se mostraba extremadamente eficaz.

Y con eficaz me refiero a que durante su carrera consiguió un promedio del 90% de aciertos en tiros libres, siendo el líder de la disciplina durante seis temporadas y llegando a encestar 160 de los 169 tiros que lanzó en la temporada 78/79. A ver quién se ríe ahora de tí la próxima vez que intentes emularle, porque incluso hoy en día de vez en cuando hay algún jugador que lo intenta.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio