Compartir
Publicidad

Por qué hay que adorar a los diez animales más feos del planeta

Por qué hay que adorar a los diez animales más feos del planeta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todo ying tiene su yang, todo Oscar tiene su Razzie, y los de los animales también. Hay especies con las cuales la naturaleza se quedó pero que muy a gusto en cuestión de diseño y bajo criterio antropológico suelen ocupar algún puesto en las listas de animales más horribles del planeta. Pero eso nos parece una designación muy injusta, sobre todo por lo que hay más allá de ese físico difícil de ver y apreciar.

Cambios de color, labios color carmesí... Si aún podemos ver (aunque algunos no quieran) estos animales por la faz de la Tierra es porque bien su aspecto o alguna de sus características han hecho que sean las elegidas por parte de la naturaleza, así que veamos qué es lo más curioso de estos bichos, se lo merecen.

Ni un pelo de tonta

Empezamos fuerte y en plan explicit con la rata topo desnuda (Heterocephalus glaber), un animal que es conocido por ser un habitual en las listas que comentábamos pero que también fue elegida por Science com el vertebrado del año 2013 (ahí es nada, con todo lo que hay). Una elección basada en la extraordinaria resistencia al cáncer del animal, por lo que puede resultar útil para estudios entorno a esta enfermedad y desarrollar fármacos.

Rata topo desnuda Como cualquier roedor, hasta la rata topo desnuda comiendo es adorable.

Resistente además al ácido y en ambientes con una muy baja concentración de oxígeno, este animal de prominente dentadura y lampiña piel es muy longevo en comparación a otras especies de roedores, pudiendo llegar a los 30 años de vida (si habéis tenido hámsters, entenderéis de qué hablamos). Y para ser un poquito más especial, la rata topo es una de las dos únicas especies de mamíferos eusociales, es decir, que como las abejas o las hormigas todos los individuos son estériles salvo una única casta.

Te cambio de color en la primera cita

Porque el camaleón y la sepia ya son mainstream demasiado tiempo, el cóndor de California (Gymnogyps californianus) viene con una cara algo peculiar y un cuello que cambia de color en su fase adulta al parecer según su estado de ánimo. ¿Qué mejor manera de mostrar lo contento que estás poniendo tu cuello de color de rosa?

Cóndor californiano No es un pavo vitaminado, es un cóndor californiano y su cuello cambia de color.

El cóndor californiando además es un ave importante en numerosas tribus de nativos americanos de su zona, formando parte de los mitos tradicionales. Llamado jeeshóóʼ por los navajos y 'see tay por los kiliwas, para ellos es el animal en el que viven los espíritus de sus ancestros, y además llevan un programa de cría en cautividad para contribuir a salvarlos de la extinción. Respect.

No a la tristeza del pez borrón

Otro famoso caso de animal poco agraciado que copó portadas por una instantánea que debió pillarlo en un momento bastante melancólico. El pez borrón o pez gota (Psychrolutes marcidus) vive en las aguas de Oceanía, concretamente a profundidades de entre 600 y 1.200 metros, soportando una presión atmosférica mucho mayor que a nivel del mar.

Pez gota El pez borrón se ha ganado una canción con esta carita.

Su piel y su aspecto en general, además, le han llevado a tener su propia canción. En 2012 el músico Michael Hearst compuso un tema llamado "Blobfish" (el nombre del pez borrón en inglés) dentro de su álbum Songs For Unusual Creatures (no podía faltar aquí), y además hizo un especial dedicado al mismo en su serie PBS Digital.

El tamaño siempre importa dos veces

Los taxónomos no se andaron con rodeos al pensar tanto el género como el nombre común de este simio, que no dejan dudas de cuál es su rasgo característico. El násico (Nasalis larvatus) se ha ganado ser también un habitual en estas listas de animales "peculiares" gracias a su preponderante apéndice nasal, el cual se asume que está relacionado con su supervivencia al ser un posible reclamo para las hembras, las cuales se sentirían atraídas por los machos de mayor nariz.

Násico El násico o mono narigudo también sabe posar.

La de los machos es bastante más grande y se hincha tornándose en rojo cuando se enfadan o cuando se excitan. Aunque, según vemos en este vídeo, no es lo único que a estos excelentes nadadores les gusta mostrar cuando están contentos.

Si Disney lo quiso, nosotros también

Así de buenas a primeras el facoquero (Phacochoerus spp.) nos lo pone difícil, y más cuando también es conocido como jabalí verrugoso. Además, se trata de un género de jabalí particularmente vago, ya que pese a tener unos enormes colmillos que le sirven para cavar en busca de comida, prefiere habitar las madrigueras que ya han sido hechas por otros animales. Es algo así como un jabalí okupa.

Facoquero Ningún problema debe hacerte sufrir, facoquero.

No obstante, lo añadimos en la lista porque se trata de un personaje Disney, nada más y nada menos que uno de los dos intérpretes del himno a la alegría y al carpe diem "Hakuna matata". Y a Pumba no lo podíamos dejar fuera.

Ha nacido una estrella, más o menos

Cuando nos enteramos de que un animal tiene un prodigioso hocico multisensorial nos salta la curiosidad, más aún si nos lo anuncian como una nariz estrellada. Pero no, el pobre Condylura cristata o topo de nariz estrellada también es uno de los habituales en las listas de animales menos agraciados, probablemente porque más que estrella su nariz está formada por tentáculos y, claro, se nos va la cabeza a Lovecraft y a sus mitos.

Topo de nariz estrellada El topo de nariz estrellada es en sí una estrella al tener una nariz con superpoderes.

Estos tentáculos están provistos de órganos de Eimer, y se cree que con ellos percibe la actividad eléctrica de sus posibles presas, dado que así hacen las veces de ojos. Al parecer, también es espectacularmente tragón, ya que este animal se caracteriza por lo rápido que ingiere a sus presas, con un descanso de tan sólo 120 milisegundos entre cada presa viva deglutida.

No eres tú, es él, que te va a mirar así siempre

Va a ser complicado convenceros de que los más destacable del aye-aye (Daubentonia madagascarensis) no son sus ojos, aunque en realidad a primera vista lo sean por esa mirada de permanentemente asustado (o sufriendo un infarto). Pero la principal característica de estos animales es su largo tercer dedo, que lejos del uso que sus parientes lejanos los humanos hacen de él, le sirve para extraer las larvas cuyo movimiento ha provocado previamente golpeando la corteza de los árboles con dicho dedo.

Aye-aye El educado aye-aye llama a la corteza del árbol con un "toc-toc" antes de entrar con su dedo.

Como ocurría con el cóndor de California, el aye-aye también es objeto de creencias místicas. En la cultura malgache se considera una criatura mágica, tanto por su rostro expresivo e inextresivo a la vez como por su nocturnidad, así como por su característico dedo. Según las creencias, si te apunta con éste morirás poco después, y de forma horrible, además. Esto, de hecho, ha provocado que se hayan tenido que proteger por ley, dado que los indígenas de Madagascar los mataban debido a las creencias.

Cuando el nombre te viene como anillo al dedo

La tortuga matamata (Chelus fimbriatus), pese a estar en esta lista, no mata del susto pero casi. Su característico aspecto le da una apariencia de roca con algas cuando permanece sumergida y estanca esperando a su presa. Con su boca crea una corriente que le permite atrapar a su presa, expulsando el agua lentamente mientras la ingiere. Porque ni mastica, directamente engulle.

Tortuga matamata Pese a ser lenta como el resto de sus primas, la tortuga matamata es muy rápida engullendo.

El mecanismo se basa en la creación de una diferencia de presión, de modo que hace que los peces (eso sí, del tamaño adecuado) se vean arrastrados en la bocanada de agua a gran velocidad que se crea. Al parecer, esta estrategia de caza se habría desarrollado al tener un sentido de la vista más bien flojo. Al contrario que su oído, que al parecer es excelente, junto a los pliegues de piel que sobresalen de la cabeza, los cuales parecen estar muy implicados en la función sensorial.

No todos los labios rojos son seductores

Hay animales nacidos para destacar y, con el permiso de la rana lluviosa de Namaqua, ése parece el único propósito de la naturaleza con el pez murciélago de labios rojos (Ogcocephalus darwini). Y si no que venga Darwin y nos lo explique, porque un pez caracterizado por no ser buen nadador sigue en nuestro planeta, y poniéndonos morritos.

Pez murciélago de labios rojos Es una lástima que el pez murciélago no sonría con esos carnosos labios rojos.

Con respecto a esto, los científicos creen que sirven como reclamo para las hembras (algo así como la nariz del násico). Para desplazarse por el mar utiliza unas aletas pectorales adaptadas a modo de patas con las que anda por el fondo del océano.

Bonus: porque no había otra parte del cuerpo para nombrarla

Hay muchas especies con la piel holgada, formando sacos o pliegues, pero a ninguna la han bautizado como a la rana "escroto" de Titicaca (Telmatobius culeus). Aunque en parte se ha ganado algunos enemigos, dado que cuando se cogen con las manos empiezan a soltar una mucosa muy pegajosa (pero ni irritante ni venenosa, sólo pringosa).

Rana escroto del Titicaca La pobre rana "escroto" del Titicaca es un manjar en Perú y Bolivia y es una especie amenazada.

No obstante, probablemente el desafortunado apodo tenga que ver con las propiedades que se le asocian en Perú, ya que se considera afrodisíaco (la "viagra peruana") y se consume en muchos restaurantes. Esto evidentemente no ha sido científicamente comprobado, lo que sí se sabe es que el exceso de piel le ayuda a obtener más oxigeno del agua.

Imágenes | Sharp Photography (Násico), Medio ambiente (pez murciélago de labios rojos)
En Magnet | ¿Te parecen cuquis estos animales? En realidad son monstruos de pesadilla

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio