Publicidad

El proceso de destierro de Bryan Singer: el director de Bohemian Rhapsody que no estuvo en los Globos de Oro

El proceso de destierro de Bryan Singer: el director de Bohemian Rhapsody que no estuvo en los Globos de Oro
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

A 7 de enero de 2019, el MeToo sigue teniendo consecuencias. Y no por una aparición, sino por todo lo contrario. Hablamos de Bryan Singer, co-director de Bohemian Rhapsody, y su ruidosa ausencia durante la última edición de los Globos de Oro, en la que el biopic de Freddy Mercury ha arrasado y se ha llevado la estatuilla a Mejor Película en la categoría de drama.

Agradecimientos en diferido: Singer, el co-director de Bohemian Rhapsody y de multitud de blockbusters en los últimos veinte años (entre ellos la saga de X-Men casi al completo), ha dado las gracias a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood a través de su cuenta de Instagram, acompañando el mensaje con una foto suya durante el rodaje de la cinta premiada. Singer no atendió la ceremonia, y probablemente no estuviese ni invitado. Ni Rami Malek ni el productor Graham King le mencionaron ayer en sus discursos de aceptación. Se le ha hecho el vacío.

Salida precipitada de Bohemian Rhapsody: Bryan Singer se apartó del proyecto después de tres meses de rodaje y a pocas semanas del final. Despedir a un director en mitad de la película no es para nada algo habitual. La versión oficial es que Fox le despidió debido a sus “ausencias injustificadas” durante la producción. Singer dijo que solicitó tiempo a Fox para cuidar de un familiar enfermo. En cualquier caso, Fox no confirmó estos hechos, y al tiempo que le expulsaba de la película cerraba también la productora del director, Bad Hat Harry, ubicada en el edificio de 20th Century Fox. Por cómo funcionan los derechos sindicales de autoría, mantuvo su acreditación como director.

A rebufo de Harvey Weinstein: como sabemos, finales de 2017 estuvo caracterizado por las acusaciones al ya infame productor de Miramax. Pero junto con otros casos más conocidos, también Singer ha sido uno de los afectados por esta ola de acusaciones. En noviembre de ese año, y coincidiendo con el rodaje de Bohemian Rhapsody, la prensa y las redes sociales empezaron a darle más importancia a sucesos personales de la vida del director.

Veinte años de sospechas: y empezando con 1994, durante el rodaje de Sospechosos Habituales, dirigida por Singer y protagonizada por Kevin Spacey. Se suspendió la producción del filme dado el “indebido comportamiento sexual” (intento de violación) de Spacey. Singer salió en defensa del que era su amigo. En 1997 Singer estuvo envuelto en una polémica sobreseída en la que se filmó desnudos y sin su consentimiento a chicos de 14 años durante otra película.

Las fiestas del mal: el verdadero escándalo lo han provocado las distintas acusaciones y denuncias (ninguna de ella ganada ante los tribunales) del siguiente modus operandi: Singer y su troupe de hombres poderosos de la industria habrían agasajado y engañado a jóvenes, especialmente jóvenes y algunos menores, para acudir a sus fiestas, convertirse en sus protegidos y drogarse, tener sexo e incluso someterse a violaciones por parte de varios de ellos con la idea de llevar una mejor vida y, tal vez, ganar algún papel para alguna película.

Cuando salieron a la luz estos casos se conocieron en 2014 los estudios noprescindieron de sus servicios, aunque sí protegieron más sus apariciones públicas.

¿Un secreto a voces? No sabemos cuánto hay de verdad sobre muchos de estos hechos. Uno de los denunciantes de 2014 acabó en una prisión federal por cometer fraude en otro caso y la otra denuncia fue retirada por voluntad de la víctima. Un denostado documental llamado An Open Secret y exhibido en 2014 hablaba sobre la cultura de pedofilia en Hollywood, y entre líneas podían leerse las referencias a Singer. En 2011 el director Roland Emmerich sí ha hablado cómo estas fiestas “se les iban de las manos”.

La pesadilla acusatoria: en 2017 la bola ya estaba en marcha. The New York Times dedicaba renglones a este escándalo. Un tuitero y supuesta víctima inundaba Twitter con la historia de abusos y humillaciones sufrida en 2000 a manos del director. Jessica Chastain se ponía públicamente en su contra. Su publicista de toda la vida le abandonaba, y finalmente le expulsaban de Fox. El hombre que ha ayudado a Hollywood a ganar más de 1.000 millones de dólares en taquilla se convertía en un apestado.

¿Para siempre? De momento le han cerrado la puerta en los grandes estudios, pero su carrera no está acabada. En septiembre de 2018 Millennium Media (los mismos de Los Mercenarios y Objetivo: Londres) anunciaba que se iba a desempolvar un proyecto aparcado desde hacía años y que sería dirigido por Bryan Singer: Red Sonja, un spin-off del cómic de Conan el Bárbaro. La cosa tiene gracia, no sólo porque el personaje esté vinculado al empoderamiento femenino, sino también porque Megan Fox (caída en desgracia en parte gracias a Michael Bay), Amber Heard (ex mujer y víctima de maltrato por parte de Johnny Depp) y Rose McGowan (una de las víctimas más conocidas de Harvey Weinstein) han sido tanteadas para el papel protagonista.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir