Compartir
Publicidad

El verdadero tamaño de África, explicado en este sensacional mapa

El verdadero tamaño de África, explicado en este sensacional mapa
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es una historia bien conocida: durante siglos, la mayor parte de cartografías del globo terráqueo se habían basado en versiones más o menos exactas de la proyección de Gerardus Mercator, geógrafo y cosmógrafo flamenco que en 1569 había legado a la humanidad uno de los artefactos visuales más influyentes de todos los tiempos. Aquel mapa, copiado hasta la saciedad, era tremendamente útil para los navegantes post-medievales, dado que permitía establecer rutas predecibles.

Ahora bien, al mismo tiempo pagaba un altísimo precio: la distorsión total de las tierras concentradas en los polos. Como cualquier otro cartógrafo, Mercator se enfrentó al inmemorial reto de encajar un objeto tridimensional en un plano bidimensional. Era imposible que los continentes, de un modo u otro, se vieran modificados y truncados. Las particularidades de su proyección provocaron que que fueran las tierras más próximas al Ecuador las que pagaran el pato.

Y ninguna otra como África, cuya longitud continental se extiende desde las latitudes templadas del Mediterráneo hasta Sudáfrica, aún a miles de kilómetros de la Antártida. El mapa de Mercator sacrificó una representación fidedigna del continente africano para siempre, empequeñeciéndolo en comparación a las vastísimas tierras de Canadá, Rusia o Groenlandia, aquellas que se desplegaban por encima del Círculo Polar Ártico. La isla, en concreto, resultaba igual de grande que el continente.

Err, algo falla.

Google Maps lo sabía, y por ello basó su cartografía original en la proyección de Mercator. La circunstancia había provocado hasta ayer mismo que cualquier búsqueda sobre su mapamundi digital ilustrara las tremendas distorsiones tan conocidas en los libros. De forma singular, Google anunció ayer que Maps, al igual que Earth, pasaría a adoptar una forma esférica similar a la del globo terráqueo (esto es, dejaría de ser una proyección bidimensional), y que por tanto guardaría en el cajón de la Historia la proyección de Mercator. África volvería a ser lo que es: grande.

Muy grande.

¿Pero cómo de grande? Durante decenios la pregunta ha tenido poca relevancia. El intenso colonialismo que las naciones europeas impusieron en África provocó que su proyección política (y por tanto visual) hacia el resto del planeta no fuera importante. Mercator podría haber diseñado su proyección con objetivos meramente comerciales, pero el resto de la humanidad se encargó de pensar a África en términos diminutos. Fue un empequeñecimiento fruto tanto de las necesidades técnicas de la cartografía como de la ideología que se alimentó de ella.

Africa

Una forma de entender la vasta extensión que casi siempre se le ha negado a África es acudiendo a la ilustración de Kai Krause, inspirada en una de sus visitas a la Royal Geographic Society británica. En su mapa, Krause simplemente echa cuentas: África tiene 30 millones de kilómetros cuadrados, la suma combinada de un sinfín de grandes países. Estados Unidos, China, la India, Japón, Europa Occidental y Europa Oriental podrían sumar sus superficies y ser más pequeñas que África.

Para ello, Krause imaginó África como un puzzle en el que debieran encajar el resto de piezas. Y ahí es donde logró ilustrar la vasta superficie, siempre minusvalorada, del continente africano. Estados Unidos ocupaba a duras penas la superficie colonizada antaño por Francia en África Occidental; China se extendería desde la cuenca del Congo hasta la del Zambeze, ocupando también Sudáfrica; la India sería el Cuerno; y Europa se repartiría entre el Magreb y la cuenca del Nilo.

China Sur En un cuarto del continente te caben las dos terceras partes de China, Japón al completo, la punta de la India y las islas británicas.
Europa Europa es muy pequeña.

Y con todo eso (miles de años de civilización, lenguas diversas, economías boyantes y grandilocuentes, superficies inabarcables) casi lograríamos completar África. Faltaría repartir a Japón en los huecos restantes y a Reino Unido en Madagascar para tener el lienzo completo. Con todo eso en mente, la ilustración de Krause es tremendamente útil. Dibuja a África como el mastodóntico continente repleto de lenguas, cultura e historia que es, y no como el país unitario y simplificado que a menudo proyectamos desde las esferas mediáticas, eruditas y populares, de Europa o América.

Si tienes más ganas de comparar tamaños, esta aplicación te permite seleccionar cualquier país/región del mundo y trasladarla a África para otorgarle su verdadera dimensión.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio