Compartir
Publicidad

El veto de Chile al azúcar: 20% de productos del país más saludables y un 25% menos de consumo de refrescos

El veto de Chile al azúcar: 20% de productos del país más saludables y un 25% menos de consumo de refrescos
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“El azúcar mata a más personas que el terrorismo y los accidentes automovilísticos juntos”. Habla el senador chileno Guido Girardi, doctor, vicepresidente del senado chileno, presidente de la Comisión de Salud del país y azote de la industria alimentaria. Llevaba desde 2007 luchando por penalizar los productos ultrasaturados y especialmente al azúcar. En 2014, y gracias a Girardi, Chile aprobó la ley contra el azúcar más ambiciosa del mundo. algo prácticamente imposible en el resto del globo dado el poder lobista de la industria. La norma entró en vigor en 2016 y el país empieza a percibir las primeras consecuencias de su implantación.

Impuesto azucarado: el IVA subió del 13 al 18% para las bebidas de alto contenido azucarado, por encima de los 6 gramos por 100 ml. Para las bebidas con menos azúcar se rebajó su IVA al 10%. Era una manera de incentivar a los productores a cambiar sus fórmulas, cosa que, como sabemos ahora, ha funcionado: según PepsiCo ha rebajado o eliminado el azúcar en dos tercios de todos sus productos en el país, y el 90% de sus productos alimenticios también han reducido sodio y grasas saturadas.

Adiós a la omnipresencia infantil del azúcar: se han prohibido las mascotas de los cereales y todo tipo de productos alimenticios. Ahora las cajas de Frosties o Trix son tan sobrias como las de los cereales adultos. También se ha prohibido la inclusión de regalos y coleccionables: adiós a los tazos en las bolsas de fritos y a los juguetes de los Kinder sorpresa. También está vetada la publicidad comercial por cualquier medio en horario infantil (esto es, de 6 de la mañana a 10 de la noche), y tampoco pueden publicitarse online. Ni en los colegios ni en los alrededores puede venderse ningún tipo de chucherías.

a<azx

Las famosas etiquetas negras: el golpe maestro, según informa Barry Popkin, experto internacional en Salud Pública que ha asesorado a Chile durante este proceso, han sido los innovadores octógonos negros. El producto que lleve altos niveles de azúcar, grasas saturadas, sal o calorías tendrá que poner al frente del embalaje una etiqueta, dos o cuatro La inmensa mayoría de salsas, por ejemplo, llevan todas.

Por qué la etiqueta negra es mejor: las etiquetas GDR, las que tenemos el resto de países, no son lo suficientemente claras para la mayoría de consumidores, y el etiquetado del tipo “semáforo de colores” tampoco advierte de la peligrosidad. Chile ha optado por un código visual similar al que tiene el tabaco.

Resultados: según la Asociación de Alimentos y Bebidas de Chile, desde que la ley entró en vigor se han reformulado más de 1.500 productos, el 20% del total que se comercializa en el país. Ha afectado a todos, desde Nestlé hasta McDonalds, que ahora venden alimentos mucho más sanos a mayores y niños: en concreto, todos los productos señalados llevan entre un 20 y el 35% menos de azúcar y entre un 5 y un 10% menos de sal. El consumo de cereales azucarados ha caído un 14% y el de refrescos un 25%. Gracias a las etiquetas negras el 90% de madres dice fijarse mucho más a la hora de qué darle a sus niños de comer.

Pero no ha bajado la obesidad: la gran batalla de la industria viene por este camino. Desde 2014 cada vez más países y ciudades experimentan con penalizaciones al azúcar, pero en ningún caso se han conseguido reducciones de peso o no hay estudios que así lo indiquen. Como explica Popkin, Chile no podrá medir el impacto en la salud pública del veto hasta dentro de otros cinco años como mínimo. Son cambios de dieta estructural y donde su mayor impacto es en los más pequeños.

Y por eso la pelea continúa: sólo en 2017 y en Estados Unidos la industria alimentaria ha gastado 100 millones de dólares en estrategias lobistas. Como han reconocido las grandes empresas, ahora el principal mercado del azúcar es América Latina, donde ejercen presiones tanto legales como ilegales. Son capaces de intentar modificar el NAFTA, subvencionar a médicos para que hagan investigaciones falaces, introducir a actores en las audiencias del senado e incluso hacer amenazas directas a activistas nutricionales. La presión sobre Chile es enorme, y Sebastián Piñera, sucesor a la presidencia en dos meses, ya vetó la ley antiazúcar, durante su primer mandato.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio