Compartir
Publicidad

El MadFunFest de Madrid ha sido un fiasco. Lo fácil es echarle la culpa a los youtubers

El MadFunFest de Madrid ha sido un fiasco. Lo fácil es echarle la culpa a los youtubers
43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los 10 youtubers españoles con más suscriptores cuentan en total con 90 millones de seguidores en sus respectivos canales. Los vídeos publicados por ElrubiusOMG, VEGETTA777, TheWillyrex, iTownGamePlay o aLexBY11 se ven millones de veces, y su fama los ha convertido a todos y todas en verdaderas celebridades de nuevo cuño.

Eso no significa que el modelo tradicional para explotar ese mercado funcione bien con ellos. El evento Samsung MadFun Fest que tuvo lugar en Madrid el pasado fin de semana no fue lo que los asistentes esperaban, y una de las preguntas que surgen es evidente: ¿se puede llevar lo que hacen los youtubers a un macroevento de este tipo?

Los youtubers como estrellas de rock

La enorme cantidad de seguidores que tienen estos youtubers haría pensar que sí, pero por ahora la demostración práctica no lo deja del todo claro. Hay eventos de cierto éxito como los que Club Media Fest en diversos países de Latinoamérica o YouPlanet en España están organizando.

En YouPlanet por ejemplo los responsables prometen "espectáculos únicos donde disfrutarás de la esencia de cada youtuber", mientras que Club Media Fest indican que estos eventos permiten "que los fans trasciendan la pantalla y puedan encontrarse con sus artistas en vivo".

¿Es eso suficiente? Ver a estos creadores de todo tipo de vídeos en persona parece ser la motivación real de los asistentes a los eventos, y en el Samsung MadFun Fest había comentarios que lo dejaban claro. Una chica había pagado lo que muchos otros considerarían un dineral por una entrada "Meet&Greet", un tipo de acceso VIP que permitía a esa persona saludar en persona al YouTuber. "He pagado 70 euros por el minuto más feliz de mi vida", afirmaba llorando en una entrevista en Verne.

El problema es que en muchos casos eso no era suficiente para los asistentes. El evento Samsung MadFun Fest tuvo una asistencia mucho más baja de lo esperado: se estimaba que 20.000 personas pasaran por la Caja Mágica de Madrid el 21 y 22 de octubre, pero la cifra real se situó en apenas un millar de asistentes.

Esa reducida asistencia se intentó suplir con diversos sorteos y regalos de entradas para tratar de animar el evento. A los que estaban en las gradas se les invitó a bajar a la zona del escenario —algo para lo que hubieran tenido que pagar más— para que durante las actuaciones hubiera más ambiente, pero los asistentes que comentaban y grababan en sus redes sociales dejaban claro que aquello estaba desangelado.

La práctica de regalar entradas para animar artificialmente eventos públicos no es nueva, por supuesto. En Rio 2016 la organización regaló 240.000 entradas para diversos deportes poco populares con el objetivo de hacer que dichos eventos no parecieran estar vacíos en las retransmisiones.

Eso no fue suficiente en Samsung MadFun, y algunos comentarios en la página de Facebook del evento revelan cómo las esperas interminables de los asistentes por poder ver a las estrellas de YouTube hicieron que apareciesen las críticas a la organización.

Facebook

El problema organizativo era evidente por varias razones. La primera, que convertir a los youtubers en cantantes, bailarines o DJs no es lo que quizás esperaban los asistentes, que son fans de estos creadores de contenido por lo que hacen detrás de la pantalla, y llevar eso a un escenario puede ser complicado.

Alguien que canta o baila en YouTube podrá hacerlo bien en un escenario, pero convertir a un youtuber como ElRubius en un cantante o DJ improvisado no dio el resultado esperado. Entre otras cosas, porque los youtubers también pueden ser víctimas del pánico escénico en un evento como este, que le sitúa en un marco muy distinto al que dominan y en el que se sienten cómodos.

Ese problema se sumó al de la propia audiencia de estos youtubers: con un público claramente adolescente, organizar un evento con un coste tan elevado por persona (70 euros para el Meet & Greet), sobre todo si era un menor de 16 años al que tenía que acompañar un adulto (que también se tenía que pagar la entrada, por supuesto), era otro obstáculo. El horario, que se extendía hasta bien entrada la noche, tampoco parecía el más adecuado para los más jóvenes.

Una de las sorpresas desagradables para dichos asistentes fue que cortaron el show de los grandes protagonistas de la noche del viernes. Cuando al fin pudieron ver a ElRubius y a Mangel pinchando música electrónica y bromeando con temas que han tratado recientemente en sus canales como las descargas eléctricas controladas se encontraron con que de repente les desconectaron los micros para sorpresa no solo de los asistentes, sino de los propios youtubers, que trataban de disculparse y que acabaron publicando un GIF animado para demostrar de nuevo que no se esperaban aquello.

¿Es el fenómeno fan de los youtubers distinto al de celebridades de música o cine?

El fracaso de asistencia y organización hace que nos preguntemos si el fenómeno fan del que se nutren estos eventos es lo suficientemente importante para que sean económicamente rentables. Uno de los factores que parece hacerlos interesantes en Latinoamérica es que, aunque las mayores estrellas del panorama hispano en número de seguidores están en España, gran parte de los suscriptores están en los países latinoamericanos.

Eso puede ser la razón por la que eventos como Club Media Fest hayan tenido el impacto que han tenido, incluso cuando las entradas para ver a todas estas celebridades de YouTube se sitúa al nivel de los conciertos de grupos musicales de primer nivel. En el evento que se organizó en Bogotá en abril de este año se contaba con un presupuesto de un millón y medio de euros, y las entradas se situaban entre los 24 y los 96 euros. A pesar de ello la asistencia fue masiva, y aunque se estimaba una asistencia de unas 2.000 personas, al final fueron 34.000.

Replicar ese modelo en otros países parece factible, pero eso no quiere decir que el éxito esté garantizado, como demuestra el reciente descalabro madrileño del Samsung MadFun Fest. Esa decepción contrasta con el éxito de otros eventos en los que participan los youtubers, que se han convertido en plato fuerte para muchas agencias de comunicación y que también triunfan en otros ámbitos.

Elrubius fue uno de los grandes triunfadores de la Feria del Libro de 2014 con "El libro Troll", y ese fenómeno se ha repetido en una Feria del Libro de Madrid de 2016 que se llenaba de jóvenes que hacían cola para lograr la firma de Wismichu, AuronPlay o Dalas Review. Aún así no queda claro si ese formato de vídeo casero puede llevarse a un macroevento.

Para José Luis Massa, director de Club Media Fest, "el secreto es adaptarse". Los youtubers no están acostumbrados a estar en un escenario, y "solo necesitan que alguien los oriente" porque ese don natural para comunicarse hace el resto. Los eventos suelen mezclar charlas con entrevistas, montajes sobre videojuegos o exhibiciones musicales.

Y sin embargo, puede que ni siquiera eso importe. Los que van a estos eventos van a ver al youtuber, no lo que hace. Que es lo que al fin y al cabo hacen en la plataforma en sí: siguen a la persona, no al contenido.

Imagen | Samsung MadFun Fest

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio