Compartir
Publicidad

Alguien está vendiendo una Coca-Cola por 76 euros. Y está recibiendo las mejores reseñas de la historia

Alguien está vendiendo una Coca-Cola por 76 euros. Y está recibiendo las mejores reseñas de la historia
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Reseñas troll: ese pequeño entretenimiento de la comunidad de usuarios de Internet que, de tanto en cuanto, trufa las páginas de Amazon, Yelp o TripAdvisor. Exploramos brevemente el fenómeno en este post, pero hoy no hemos podido resistirnos a regresar a él gracias a un hecho altamente excepcional: la puesta a la venta de un paquete de 6 litros de Coca-Cola por la módica cantidad de 76,10 euros. Tan singular hecho ha tenido lugar en Amazon, y, como era lógico, los usuarios han optado por tomárselo con sardónico humor y escribir algunas de las reseñas más imaginativas e hilarantes que recordamos.

Veamos algunos ejemplos:

Mejor que un Vega Sicilia

1

No es la típica Coca-Cola, ¿sabes?

2

Si no la puedes pagar, vete al Dia

3

Del pozo artesano de Cincinatti

4

Es digna del Siglo de Oro

5

Pero cuidado: no es perfecta

6

Extremadamente recomendable

Babosas

Puede parecer un poco raro, pero es bueno

Raro

¿Quién no querría comprar seis litros de Coca-Cola a un precio comparable al de una digna botella de vino? El hecho es lo suficientemente estrambótico y extravagante como para que nadie en su sano juicio se lo haya tomado en serio. Pero hay una pregunta de fondo quizá tan importante (?) como los muy brillantes comentarios desplegado en Amazon cada vez que un producto de semejantes características aparece en venta: ¿por qué nadie vende una botella de Coca-Cola por tamaña millonada, en primer lugar?

¿Quién vende productos normales a ese precio?

Amazon ha tenido numerosos problemas históricos con su comunidad, tanto de vendedores como de compradores. El año pasado, por ejemplo, decidió denunciar a más de mil empresas que, de algún modo, engañaban a sus usuarios con reseñas falsas. Pagaban o incentivaban a algunos compradores a escribir comentarios muy positivos, desvirtuando la naturaleza original de Amazon: un gigantesco almacén de cosas juzgados única y exclusivamente por su calidad, en base a las opiniones de sus clientes.

Fairy

Desde sus inicios, no ha sido exactamente así. Tanto la sátira como los comentarios políticos o grandilocuentes han sido muy comunes en todos los productos de Amazon. Pero no todos los problemas asociados al sistema de puntuación de Amazon han estado relacionados con el fraude o el engaño: en 2011, por ejemplo, había libros puestos a la venta por millones de dólares. ¿Una broma? No, los vendedores eran serios y tenían otros productos a la venta a un precio razonable. Entonces se teorizó sobre las posibilidades de ello: desde el algoritmo hasta la absurda escalada de precios entre la competencia.

23 Un libro por 23 millones de dólares. Una ganga.

No es el caso de nuestra Coca-Cola, aunque su precio sí es demasiado alto para lo que podemos encontrar en el supermercado de la esquina: nada menos que 12 euros por una botella de un litro, a todas luces por encima de su valor de mercado. No es un hecho aislado para el vendedor en cuestión, Sapphire Fashions Ltd, una suerte de supermercado online del que hay escasas referencias en Google y que vende otros productos muy por encima de su precio en cualquier gran superficie (desde cajas de Calgon por 47 euros hasta una botella de Fairy por 26 euros).

¿A qué se debe, entonces, si es algo sistemático y no parece el fruto de una broma aislada ni de un algoritmo inflando precios de forma artificial? Puede que a algo que ya vislumbraron en Gizmodo, cuando analizaron un fenómeno semejante en Estados Unidos: a los descuentos. Una estrategia comercial basada en la psicología: al poner precios exorbitantes para productos comunes y corrientes, su valor real, al cambo del tiempo, parece el resultado de un generosísimo descuento. ¿Ahorrarse 11 euros en una botella de Coca-Cola? ¡Es demasiado tentador!

Calgon

Es sólo una teoría. La única certeza, por el momento, es que esa clase de productos exageradamente caros permiten a la comunidad de usuarios de Amazon pasar un buen rato. Hay ejemplos de todo tipo, tanto en inglés como en castellano: desde cortadores de plátano hasta cajitas de uranio concentrado. Pura literatura, engolada y elegante, al servicio del absurdo cotidiano.


Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio