Compartir
Publicidad

Este fin de semana es el fin del mundo. Por séptima vez en los últimos cinco años

Este fin de semana es el fin del mundo. Por séptima vez en los últimos cinco años
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Humanos, los cuatro jinetes del Apocalipsis se aproximan, el Señor de las Tinieblas cierne la oscuridad sobre nosotros, el fin del mundo se avista en el horizonte. En concreto, mañana. Es al menos lo que se puede leer en diversos medios de comunicación de todo el mundo. El motivo de tan oscura profecía, en esta ocasión, se remite a la Biblia, y en lo que posiblemente sea la predicción del Apocalipsis menos elaborada de la historia, a un vídeo de YouTube. El abanico de posibilidades es el habitual: meteoritos gigantes que destruyen el planeta, cataclismos climáticos, invasión alienígena y un largo etcétera.

Nuestra generación está de suerte: nunca en la historia los humanos vivieron y sobrevivieron a tantos fines del planeta Tierra. Durante los últimos seis años hemos contabilizado al menos una decena de predicciones y supuestos días del fin de nuestros días. El más recordado, claro, el designado por los mayas como último sopolo de la humanidad sobre su hogar planetario en 2012. Pero hay algunos más, tantos que se puede rellenar una página entera de la Wikipedia con ellos. Aquí van algunos de los más extravagantes:

1. Mañana los polos magnéticos se invertirán

Y todos moriremos.

Es al menos lo que dice el canal de YouTube End Times Prophecies en su vídeo "Why The World Will End Surely on 29 July 2016? Shocking Facts". Fue subido hace un par de semanas y ya acumula más de cuatro millones y medio de visionados, prueba de nuestra obsesión por el Apocalipsis. Su explicación a tan siniestro fenómeno es que, por motivos inextricables, los polos magnéticos se invertirán, causando toda suerte de calamidades naturales y arrasando con todo.

2. Mayo de 2011: segunda venida del Señor

Hace cinco años, el mundo asistió con vilo (?) a que el reloj marcara las seis de la tarde del 21 de mayo. En ese momento exacto y no en otro, el hijo de Dios, nuestro Señor, se aparecería otra vez entre nosotros para acabar con la corrupta humanidad. La profecía la declamó un tal Harold Camping, predicador estadounidense que, al parecer, lo había leído en la Biblia. Sus datos eran precisos, eso es innegable: el 2% de la humanidad iría inmediatamente al cielo, todos los demás quedaríamos atrapados para siempre en el infierno.

El armazón teórico de su secta religiosa era fascinante.

3. Las lunas sangrientas de 2014 y 2015

Otra producción de la enorme factoría de sectas religiosas raras de Estados Unidos. En este caso, dos predicadores, John Hagee y Mark Blitz, plantearon el fin del mundo para aproximadamente finales de 2015, coincidiendo con el fin del ciclo de eclipses y lunas llenas iniciado el año anterior. El fenómeno, que está estudiado científicamente y responde al nombre de tétrada de eclipses lunares, servía, una vez más, como anuncio del fin del mundo y castigo a los hombres y mujeres por su vida disipada y pecamonisa, en la más fiel tradición apocalíptica.

Se bautizó, originalmente, como la profecía de la luna sangrienta.

4. Agosto de 2013: Rasputín dice que esto se acaba

Rasputin ¿Qué podía salir mal, Rasputin?

Y que chapemos, porque ni siquiera la madre Rusia será capaz de sobrevivir a la gigantesca tormenta de nieve que sepultará a la humanidad por los siglos de los siglos. Lo recogió en su momento el Pravda, que, sí, sigue vivo. Como es evidente para cualquier persona que viva cerca de los Monegros o del desierto de Sonora, ninguna ola de frío mortal ha sacudido a la humanidad desde entonces, probando lo absurdo, si bien divertido, de todas las profecías malogradas de Raputin, personaje místico y extravagante donde los hubiera.

5. 2014: es el turno del Ragnarök vikingo

Su particular Apocalipsis es el Ragnarök, el destino de los dioses, un acontecimiento de carácter mitológico firmemente asentado en las religiones pre-cristianas de Escandinavia. En febrero de 2014, al parecer, el Ragnarök debía tener lugar, y arrastrarnos a todos a las cavernas de las tinieblas heladas. No sucedió nada, pero en York, Inglaterra, donde se celebraba para la ocasión un festival vikingo, se congregaron miles de nórdicos y otras miles de personas con ancestros vikingos. En esta ocasión, al menos, el fin del mundo tuvo un toque folclórico.

6. Diciembre de 2012: los mayas, siempre los mayas

Hoy ya olvidados, 2012 fue el año de los mayas. Su omnipresencia fue transversal y acaparó decenas de chistes y artículos en medios de comunicación durante el año previo a su profecía. Al parecer, la cultura maya también tenía, como todas las demás, su particular fin de los tiempos, estipulado al final de su decimotercero b'ak'tun, una medida temporal precolombina. La fecha coincidía con el 21 de diciembre de 2012, y por algún motivo, la predicción tornó en viral y en meme, alcanzando todos los grupos de WhatsApp del mundo.

Mayas Cosas arcanas, el aderezo indispensable para todo Apocalipsis.

No pasó nada, pero desde entonces, no sin sorna, "los mayas" es una sorna habitual para parodiar cualquier reacción exagerada a hechos más livianos. La idea de fondo era que una suerte de fenómeno espacial catastrófico arrasaría con la Tierra, como una Supernova o un meteorito. La insistencia fue tal que la NASA tuvo que recordar que no era posible. Lo más divertido de todo es que no existía tal profecía entre la cultura maya, y que la bola de nieve se debía más a pobres interpretaciones que a predicciones reales.

7. Todo 2016: Donald Trump, presidente

Es bastante posible que Donald Trump al frente de los Estados Unidos termine con el mundo tal y como lo conocemos, pero si además lo quieres aderezar con toda una panoplia de versículos de al Biblia que se le ajustan como anillo al dedo, Fusion te las trae. (Aquí tienes otras que, además, incluyen el Brexit. ¡Alegría, 2016!).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio