Publicidad

Ten cuidado con la marihuana que plantas en la azotea: podría descubrirla el helicóptero de la Vuelta

Ten cuidado con la marihuana que plantas en la azotea: podría descubrirla el helicóptero de la Vuelta
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ah, la Vuelta. Prodigio de la logística, simpar espectáculo deportivo, escaparate de todos los pueblos y ciudades de España. Y también involuntario detector de plantaciones de marihuana en las azoteas de los vecinos. Sucedió hace un par de días durante el transcurso de la octava etapa, entre Valls e Igualada. Mientras el pelotón se acercaba a la línea de meta, numerosos minutos después de la escapada que habría de jugarse la victoria, el helicóptero detectó de forma fortuita un pequeño vergel verde sobre el techado de un edificio. No eran plantas decorativas. Era un frondoso patio de cannabis.

¿Cómo? Por obra y gracia de la realización televisiva. Resulta que un puñado de seguidores descubrieron la plantación mientras observaban la etapa, y que comenzaron a compartir las hilarantes imágenes en las redes sociales. Antes de que el fenómeno viral alcanzara su pico, un equipo de los Mossos D'Esquadra se hizo con la pista del patio de marihuana, y comenzó a investigar. Un simple ejercicio de deducción urbana les llevó hasta el edificio y hasta el piso donde habitaban los dueños de las plantas. 

Lo encontraron vacío, muebles incluidos. Al parecer, el enorme cultivo no había pasado desapercibido por los vecinos, y los misteriosos inquilinos del piso decidieron marcharse en previsión de lo que pudiera suceder. Dejando las plantas allí. 

Problema. Pese al difuso estatus legal de la posesión y del cultivo de marihuana en España, la posesión de varias decenas de plantas en la azotea de tu edificio genera un conflicto natural con las autoridades del Estado. Queda consagrado en el artículo 386 del Código Penal: "Los que ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas (...) o las posean con aquellos fines, serán castigados con penas de prisión de tres a seis años y multa del tanto al triple del valor de la droga".

Ahora bien, en la jurisprudencia reside el misterio.

Matices. Resulta que no existe una doctrina jurídica unificada sobre lo que constituye delito y lo que no cuando se planta marihuana en el patio de tu casa. El principal problema reside en la naturaleza inocua, sin daño grave para la salud, del consumo propio: ni la legalidad vigente ni la justicia consideran punible poseer cierta cantidad de cannabis, o plantarla, si el único consumidor futuro es uno mismo. ¿Cómo discernir entre lo que es cultivo legítimo, para uso propio, o tráfico de estupefacientes? En los muchos matices de esta pregunta reside la disparidad de sentencias sobre autocultivo. Así, hay quien ha sido condenado por 500 gramos y quien ha sido absuelto por 22 kilos.

100 gramos. Hay otros factores a tener en cuenta. Por norma general, el Tribunal Supremo no considera punibles las incautaciones por debajo de los 100 gramos, siempre y cuando vayan dedicadas a la utilización personal. La posesión y el consumo en el hogar tampoco quedan perseguidas por la ley si no están relacionadas con el comercio ilícito. El ecosistema legal español para con la marihuana es lo suficientemente complejo como para que los dueños de las plantas de Igualada hubieran quedado libres de toda culpa. Aunque ello dependería de la interpretación del juez.

Licencias. El estado, además, está abriendo la mano poco a poco. A principios de este año las autoridades concedían ocho licencias para el cultivo legal de marihuana, enmarcado dentro de los fines "educativos" y medicinales (un curioso resquicio de la legislación franquista). Es un pequeño avance que ha permitido a multinacionales del ramo, como Canopy Growth, fijar su base de operaciones en Europa en Callosa del Segura (Alicante). En ese sentido, España ha tomado cierta delantera en la acomodación de la industria de la marihuana, un sector de tremendas proporciones económicas aún en crecimiento.

Dado el cambiante clima político (Podemos ya aboga por su legalización) y los potenciales beneficios económicos de la legalización (cuyas consecuencias abordamos en su momento), no es descartable que, a medio plazo, el helicóptero de la Vuelta se tope con más plantaciones de marihuana en las azoteas. Solo que esta vez con vecinos que respondan ante ellas.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir