Un oro con 13 años, unos octavos Juegos con 47, un debut con 12: las edades extremas de Tokio 2020

Un oro con 13 años, unos octavos Juegos con 47, un debut con 12: las edades extremas de Tokio 2020
10 comentarios

En su formulación más básica, los Juegos Olímpicos son una representación de lo mejor que puede producir la humanidad en cualquier rincón del planeta y a cualquier edad. Un crisol de razas, generaciones, cuerpos, nacionalidades, especialistas y habilidades. Desfilan a lo largo del ya interminable listado de deportes y pruebas demostrando hasta dónde puede llegar el ser humano a todos los niveles, físicos y mentales. Todos caben. Siempre y cuando sean capaces de la excelencia.

Y cuando decimos todos, nos referimos a todos.

Lo hemos visto durante el primer fin de semana de competiciones, tradicional reducto de deportes no-clásicos (gimnasia y natación apenas han asomado la cabeza, el atletismo no empezará hasta la tercera semana) y de personalidades deportivas singulares. Pensemos, por ejemplo, en esa patinadora de 13 años que se ha embolsado una de las medallas olímpicas más jóvenes de todos los tiempos. O en ese tirador que ha entregado a su país su tercera medalla a los 57 años.

Tokio 2020 está plasmando como nunca antes en los JJOO las edades extremas del deporte. La capacidad de los hombres y de las mujeres de rendir tanto a una edad temprana como en la recta final de su carrera. Son estos contrastes los que elevan el perfil y el prestigio de los Juegos, un sitio donde la transversalidad y la diversidad es la norma. Aquí dejamos algunos de los casos más llamativos.

Momiji Nishiya, medalla de oro a los 13 años

El patinete (skateboarding) ha debutado en estos Juegos. La novedad ya nos ha dejado imágenes más propias de los patinódromos de barrio (ese novicio chaval que termina con sus partes nobles estrelladas contra una barandilla) pero también un hito: Momiji Nishiya, japonesa de 13 años y medalla de oro femenina en la categoría callejera (street). Es una de las cinco medalla de oro más jóvenes de siempre (el récord sigue en posesión de Marjorie Gestring, nadadora estadounidense, en Berlín 1936).

No se lleva mucho con sus dos compañeras de podio. La plata, la brasileña Rayssa Leal, también tiene 13 años. El bronce, la también japonesa Funa Nakayama, 16 años. El patinete es de la chavalada.

12 años frente a una mesa de pingpong

Con todo, Nishiya ni siquiera es la atleta más joven inscrita en estos Juegos Olímpicos. El honor corresponde a Hend Zaza, tenista de mesa siria de apenas 12 años. Jugó un partido preliminar y perdió, pero en el camino hizo historia al convertirse en la deportista más joven en acudir a unos JJOO desde Roma 1968. Su historia, como es obvio por su procedencia y edad, es a un tiempo traumática y admirable. Zaza ha vivido la totalidad de su vida (nació en 2009) bajo la guerra civil siria, uno de los conflictos más sangrientos y destructivos de siglo XXI.

12 años también tiene Kokona Hiraki, la japonesa más joven en representar a su país en unos JJOO. También patinadora, aunque en este caso sin medalla.

66 años, jubilada pero no de los JJOO

En el otro extremo de la balanza tenemos a Mary Hanna, jinete australiana que participará en tres pruebas distintas de equitación. Es su sexta participación en unos Juegos Olímpicos. Empezó en Atlanta 1996 y terminará, de momento, en Tokyo 2021. 25 años de andadura olímpica y un récord en esta edición, con 66 años (jubilada, pero no de los Juegos). Ya en Río se convirtió en la australiana y la jinete más vieja en llegar al evento. Su mejor posición fue un 6ª en la prueba por equipos.

Kuwait, reyes del tiro a los 57 años

La relación de Kuwait con los Juegos Olímpicos es peculiar. El país sólo puede presumir de tres medallas, la última obtenida por Abdullah Al-Rashidi hace unos días a la impresionante edad de 57 años. Conviene recalcar que la ha recolectado en una prueba de tiro, donde la exigencia física es menor (por decirlo finamente). Las dos anteriores pertenecen al también veteranísimo Fehaid Al-Deehani, ambas de bronce. Tres hitos, los tres ganados por señores a una provecta edad.

Sucede que serían más, una incluso de oro, de no haber mediado una sanción del COI en 2016 por "interferencias" políticas del gobierno en los asuntos deportivos. La sanción obligó a Al-Rashidi y Al-Deehani a participar bajo la bandera del Equipo Olímpico Independiente (Rusia este año tiene que pasar por el mismo trago) con la fortuna (o desgracia para Kuwait, según se mire) de cosechar un oro y otro bronce.

Adriana Cerezo, primer metal a los 17 años

El paso de España por Tokio no está siendo, de momento, el más brillante que se recuerda. Sólo se han conseguido dos medallas: el sorprendente bronce de David Valero en la prueba XCO (ciclismo de montaña) y la plata de Adriana Cerezo en taekwondo. Su caso ha sido especialmente notorio en el país por la precocidad de su talento. 17 años y ya plata en todo unos Juegos Olímpicos. Lo hizo eliminando en el camino a Wu Jingyu, doble campeona olímpica (Pekín y Londres) de 34 años. El doble.

Oksana y sus octavos Juegos Olímpicos

Como hemos visto, las edades provectas son relativamente habituales en determinadas disciplinas. Llegar a los Juegos con 46 años no debería ser motivo de demasiada sorpresa, habida cuenta de que ciclistas como Alejandro Valverde siguen ahí a sus 41 primaveras. Pero el caso de Oksana Chusovitina, uzbeka, es más particular: debutó a los 17 años en Barcelona 1992 y ha llegado a Tokio 2021 sin saltarse ni una sola Olimpiada. Ha estado en todos y cada uno de los Juegos celebrados desde entonces.

Ocho en total.

El caso de Oksana no es excepcional. El listado de atletas que supera las ocho participaciones olímpicas es abundante, destacando las diez de Ian Millar (canadiense, equitación). La mayor parte de ellos labraron su larga carrera en deportes y disciplinas de baja exigencia física (tiro, equitación, vela, etcétera). Oksana ha llegado lejísimos en un deporte de elevadísima carga física, como es la gimnasia. Se marcha de los Juegos con dos medallas en su haber (un oro olímpico en la competición por equipos de 1992, representando al Equipo Unificado post-URSS) y una plata individual en 2008 (representando a Alemania).

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio