Compartir
Publicidad
Publicidad

Hay gente que está alimentando a sus mascotas con comida vegana. Y para los gatos es un problema

Hay gente que está alimentando a sus mascotas con comida vegana. Y para los gatos es un problema
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La pacificación de las costumbres y la convivencia diaria cada vez más alejada de los animales, fruto de la intensa urbanización que experimenta la humanidad, está provocando que cada vez más personas se planteen cuestiones morales sobre su dieta. ¿Es ético alimentarse de animales que sufren, en ocasiones, situaciones indignas durante el proceso de producción de alimentos? Las dieta vegana es una respuesta al dilema. Y se está extendiendo más allá de los humanos. Hasta sus mascotas.

Extravagante o no, es una realidad: miles de veganos se preocupan por las consecuencias que la dieta de sus animales tiene en otros animales. Y están experimentando con dietas veganas.

La respuesta natural para el no-vegano es "esto es rizar el rizo". Y aunque hay motivos morales innegociables para un vegano, el empleo de dietas vegetarianas en animales también está relacionado con una creciente preocupación por la salud y por la comida que ingieren sus mascotas. Bienvenidos al fascinante y más-rico-de-lo-que-crees mundo de la alimentación vegana de animales domésticos.

Los gatos son carnívoros por obligación

Pero el fenómeno, como es lógico, tampoco está ausente de conflictos.

El principal: los gatos son felinos esencialmente carnívoros, por obligación. Al contrario que los perros, que pueden adaptarse con más facilidad a una dieta vegetariana al ser omnívoros, como los seres humanos, el cuerpo de los felinos y su salud alimenticia depende en gran medida de numerosas proteínas y aminoácidos que sólo obtienen ingiriendo cuerpos de otros animales. Roedores pequeños, reptiles o pájaros de diversa condición.

Gato Imagen: Pixabay.

La taurina, el ácido eicosatetraenoico y las vitraminas A y B12 son elementos químicos determinantes en el organismo felino, y es complejo encontrar sustitutivos vegetales capaces de aportarlos. Al igual que otros felinos, los gatos son animales que cazan: como bien saben en Australia, cuando un gato se convierte en feral, se alimenta de la fauna que encuentra a su alrededor, y pueden llegar a ser extremadamente disruptivos en regiones donde son exógenos.

Aunque es cierto que algunos gatos pueden alimentarse ocasionalmente de vegetales, lo hacen sólo de forma complementaria: los felinos, al ser carnívoros obligados, tienen problemas digiriendo plantas y procesando otras alternativas habituales a la carne en las dietas veganas, los carbohidratos. En líneas generales, no pueden ser veganos, aunque pueden modificar su dieta en función del alimento disponible con frecuencia. Puedes alimentar a tu amigo felino exclusivamente con vegetales y sustitutivos, pero es arriesgado.

Para los perros, sin embargo, el procedimiento es más sencillo: incluso bichos tradicionalmente alimentados con carnes, como el huskey, pueden sobrellevar sin problemas una (cuidada) dieta vegetariana (aquí tienes una tienda veggie que ha pasado estudios sobre la viabilidad de sus alimentos).

Aún así quiero que mi gato sea vegano. ¿Puedo?

Puede haber motivos para hacerlo.

Como explican en Scientific American, gran parte de los piensos con los que alimentamos diariamente a nuestros gatos no son exactamente "comida tradicional de gatos". El ejemplo arquetípico sería el atún, la prueba evidente de cómo nuestros compañeros felinos son capaces de adaptarse y de alimentarse de cosas que teóricamente no deberían comer. Además, tales piensos no son siempre saludables: muchos llevan antibióticos, grasa animal u hormonas artificiales. Y les pueden causar enfermedades.

gato ¿Que tengo que comer qué? (Imagen: Tambako The Jaguar/Flickr)

Hay algunas alternativas. En el mismo artículo se recomiendan tiendas como Evolution Diet y Harbingers of a New Age, productor de "Vegecat", productos que aspiran a complementar y sustituir la dieta altamente dependiente en proteínas de los gatos. Asociaciones como PETA apoyan este tipo de dietas, aunque no hay consenso entre los vegetarianos/veganos: Vegetarian Society o protectoras de animales, por ejemplo, recomiendan mucha cautela o lo desaconsejan.

En última instancia, como explica este veterinario británico en The Daily Telegraph, la opción más aconsejable es hablar con tu veterniario de cabecera, probar y, en caso de que el gato responda negativamente (con diversas afecciones), volver a su dieta tradicional. A falta de comida vegana para gatos que haya pasado debidos feeding trials, puedes esperar a que la industria de la comida vegana para mascotas se desarrolle plenamente. Mientras tanto, tienes algunas recomendaciones aquí.

*

Imagen | Torange

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos